miércoles, 31 de diciembre de 2008

Sánchez Rojas. Aniversario

Para conmemorar el aniversario del fallecimiento de José Sánchez Rojas acaecido tal día como hoy hace 77 años (31/12/1931) reproducimos una semblanza que, firmada por su compañero José Montero Alonso, se publicaba unos días después en la revista semanal Nuevo Mundo, que en tantas ocasiones albergó crónicas, artículos y escritos de este albense singular.


EN LA HORA DE LA MUERTE PERFILES DE LA VIDA Y DE LA OBRA DE UN ESCRITOR DE CASTILLA

José Sánchez Rojas, hombre bueno, escritor admirable, muerto en Salamanca la mañana última del año. Lo mejor de la labor periodística del gran escritor queda en las páginas de nuestras publicaciones. Prensa Gráfica era hoy el hogar literario de José Sánchez Rojas. La muerte del autor del bellísimo “Tratado de la perfecta novia” deja en nosotros un eco de verdadero dolor, por encima de palabras y de literatura.

Es verdad. Y sin embargo, hay en el corazón la rebeldía de siempre: la resistencia a creer que se haya extinguido la voz que hasta hace unos días fue pasión y vivacidad. Primero, dos palabras: “Está agonizando”. Más tarde, otras dos: “Ha muerto.” Un estupor doloroso, un nudo en la garganta, algo que se ha roto en nosotros mismos. Y a lo largo de todo el día final del año, de todo el día primero del año –soledad, mudez entre el jubilo de la fiesta-, el pensamiento abrazado a su recuerdo, obstinado en su recuerdo, llorando ante su recuerdo. El pensamiento queriendo asir sus últimas palabras, sus gestos últimos. El pensamiento empañado en renovar la escena última, la escena del adiós que no le dimos.
“Está agonizando.” “Ha muerto.” Es verdad. Así, sin más palabras, sin literatura. Ha muerto. Y sin embargo...

Vida recta por su espíritu, vida en zigzag por sus accidentes, por sus desniveles Prodigioso talento natural, que chocaba, no obstante, con el mundo de las realidades inmediatas. ¿No parecía que nuestro José Sánchez Rojas, con su aire distraído, con su mirada perdida en no se que punto lejano, pensaba y se movía en otro mundo? La vida no fue buena con él; no correspondió a todo lo que de sencillez, de fe y de nobleza había en su ancho corazón. Hubo palabras que él no conoció y que no imaginaba que pudieran existir: traición, deslealtad, envidia. Tenía un espíritu niño, y nadie que lo trató de cerca, que vio lo que de humildad y de capacidad había en él, dejó de sentir del deseo de mejorar su viada áspera, su vida solitaria y a trompicones.

Uno de nuestros mejores prosistas de hoy. De prosa más rica, más viva y mas tersa. Buena estirpe azoriniana. Ritmo, claridad, sencillez. Las glosas a Santa Teresa, las sensaciones de Castilla, las evocaciones de Italia tenían en su pluma calidades espléndidas. La serenidad, la luminosidad se hermanaban en su prosa, de magnifico sabor castellano.
Y un gran escritor político también. Nervio y dardo bajo un prosa fina, noble. Su magnifica galería de “Figuras de las Constituyentes” que venía publicando en Mundo Gráfico es lo mejor que literariamente ha salido de las Cortes. Los rostros más interesantes y más populares del retablo parlamentario están allí, recogidos en una serie de limpias y certeras estampas. El escritor se proponía reunir luego aquellas páginas en un libro. ¿Por que los que fueron sus amigos en el Congreso –Prieto, Teodomiro, Albornoz, Marcelino, Palomo, Besteiro...- no hacen carne de realidad aquel propósito del escritor y convierten en un libro, editado por la Cámara, aquel admirable desfile de siluetas parlamentarias? ¿No sería esta la forma de homenaje mejor, sentimental y oficial a la vez, en memoria del amigo muerto?

Era difícil imaginar, por esa fuerza inevitable de lo paradójico, que Sánchez Rojas, con su aire extraño, con su perfil bohemio, con su rostro gesticulante, fuese el autor de Tratado de la perfecta novia, de ese libro jugoso y humanísimo que un día será clásico. Ese caso frecuente de la diversidad –de la aparente y material diversidad- entre el hombre y el escritor se acusaba extraordinariamente en José Sánchez Rojas y en su Tratado de la perfecta novia. Libro de ternura y de luminosidad, breviario de humano amor, misal fragante y pagano. Libro hondo y claro, palpitante de fe, henchido de esperanza y de generosidad. Todos los ensueños, todas las emociones que en lo recóndito del pobre corazón de Sánchez Rojas había asoman a estas páginas. Todo lo que no logró tener su vida áspera y solitaria, su vida de golpes y de escaramuzas, afluye como por una válvula sentimental de escape, a este libro, que hizo y hará soñar y llorar a muchas mujeres. Tratado de la perfecta novia; su autor quería, algún día escribir el Tratado del perfecto amor.

Gran callejero, gran nocheriego, gran caminante. La medida del tiempo no existía para él. Hablaba, hablaba, sin acordarse de que tenía que comer o dormir o asistir a una cita. Y escribía con la misma pasmosa facilidad que hablaba. Hacer un artículo era para el como escribir una carta.
Su vida enfilaba ahora el puerto de la seguridad, de la serenidad. Tenía el escritor el encargo oficial –cumplido ya- de hacer la crónica de las fiestas presidenciales. “Probablemente –decía- se irán haciendo nuevas crónicas de los actos de la republica. Y me las encargarán a mi.”
Su actividad periodística, dispersa, despilfarrada, prodiga, tomaba ahora un cauce firme, tranquilo. En estos últimos tiempos su casa era esta casa de Prensa Grafica a la que él venia diariamente, y en la que se hallaba la cordialidad que merecían su gran talento, su hombría de bien, su culto apasionado de la amistad. En todas nuestras publicaciones quedan trabajos suyos que son verdaderas páginas de antología. El último día suyo en Madrid estuvo aquí, entre nosotros, comentando temas del panorama político, tejiendo proyectos, hablando de artículos que se proponía enviar desde Salamanca. Todo ello se extinguió al extinguirse su vida trabajosa, solitaria y alegre a pesar de todo; la vida de cuyo paso sobre la tierra no quedó la huella más leve de rencor.

Pudo haber sido mucho, en el orden de las vanidades y de los triunfos, y prefirió siempre no ser nada. Cuartillas en el bolsillo, un libro bajo del brazo, y ya era feliz. Ha muerto sin conocer la ambición. Lo suyo era de todos: su dinero –su poco dinero-, sus cuartillas, sus libros. Lo que a él le regalaban lo regalaba después. Fue una autentica cigarra, y todo lo que estuviese fuera de sus puros menesteres de escritor, y de escritor del instante –previsión, ambición, medida-, le tenia sin cuidado.
Vida al día, desparramada, desvencijada, sin brújula, sin timón, sin titulo. Vida entrega al afán de cada día, al dolor o a la inquietud o al júbilo de cada día. De pronto –una de esas llamadas misteriosas y simbólicas que la tierra hace-. Salamanca le llama. Es la Salamanca de su juventud, de sus amores de muchacho y sus estudios de Universidad. Y allí, en la ciudad dorada y señora, bajo el puro esmalte de un cielo de invierno, cae para siempre, la última mañana del año. Año nuevo, vida nueva. Triste verdad par él. Para nosotros, para los que aquí quedamos en esta selva de esfuerzos, de melancolías y de desencantos, un final de año equivale siempre a un “la vida empieza mañana”. Ese mañana, tan distinto, empezó ya para él, bajo la tierra madre de Alba de Tormes.
JOSE MONTERO ALONSO
NUEVO MUNDO 08/01/1932


domingo, 28 de diciembre de 2008

Puerta del Río. Números 5 y 6

--......--
Del contenido de los números 5 y 6 (noviembre – diciembre 1983) de la Revista Puerta del Río, que a partir de hoy ya se pueden consultar en la sección de Hemeroteca, nos ha llamado la atención un curioso articulo de Jesús María García sobre las “Coplas del perro de Alba”, así como la primera entrega, de una serie de 8, de "Nuestras riberas del Tormes en tiempos prehistóricos", que firmada por el Padre Belda se publicaría mensualmente, y de forma ininterrumpida, entre los números 6 y 13 de esta revista.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Un patíbulo a la sombra del castillo

Coincidiendo con su 111 aniversario publicamos hoy una crónica del último ajusticiamiento que tuvo lugar en Alba de Tormes y de los hechos que lo motivaron, basado, en su totalidad, en datos e informaciones recogidas de distintos medios de comunicación de la época.
------


El día amanecía frío, nublado... desapacible. A pesar de ello, Alba despertaba presa de una frenética actividad.
Sus fondas y pensiones se encontraban completamente ocupadas desde el día anterior, el tren el mixto de la línea del oeste, procedente de Salamanca, llegó de madrugada repleto de viajeros y antes de despuntar el día ya confluían hacia ella, por todas las veredas y caminos, una riada de personas que, apresuradas, se dirigían hacia la parte más elevada de la villa donde aquel viernes 10 de diciembre de 1897, en las inmediaciones de su arruinado castillo, se pondría fin a una historia que comenzó dos años antes en la vecina localidad de Galisancho.


EL CRIMEN
Se le conoció como “El Crimen de Galisancho”, y con ese nombre ha llegado hasta nosotros. Tuvo una gran repercusión social, no solo por la condición de sacerdote de la victima (cura párroco de aquella población), sino también por el seguimiento sensacionalista realizado por la prensa salmantina de la época que aprovechó el especial interés que despertó esta noticia para refrescar sus vetustas rotativas cansadas de imprimir crónicas de revueltas e insurrecciones independentistas en Cuba y Filipinas.

Los hechos, detallados en el sumario y que a la postre se considerarían probados, se iniciaron en la noche del viernes 20 de diciembre de 1895, en la que tres vecinos de Garcihernandez, apodados Riscas, Capolo y Tapiero, montando a la grupa de tres caballerías tomadas prestadas de la finca de La Granja, se dirigían a Galisancho con la intención de robar en la casa de D. Santiago Santero, párroco de la localidad.

En el camino se encontraron con Cabero, natural de La Lurda y vecino de Aldeaseca que regresaba a su domicilio desde el caserío de Martín Vicente, donde había trabajado todo el día, y al que, ante el temor de ser reconocidos, hicieron conocedor de sus planes y le invitaron a ser un participe más de los mismos. Rechazada la invitación y pensando que involucrándole en la comisión del delito evitarían ser delatados, le amenazaron con una navaja para que de buen grado o por la fuerza se uniera a ellos y de este modo, montando a las ancas de la cabalgadura de Riscas, los cuatro se encaminaron a su destino para ejecutar el robo proyectado.
Alrededor de las doce de la noche llegaron a la casa y tras saltar la tapia del corral y practicar un boquete en una de sus paredes de adobe y otro en la bóveda del horno accedieron a la cocina donde, en un escaño, dormía el domestico de 13 años Pedro Antonio Criado, a quien amenazaron y golpearon para que permaneciera quieto y callado.
De la cocina pasaron a la habitación del sacerdote, a quien también sorprendieron durmiendo, amordazándole fuertemente con un pañuelo impidiéndole, así, que gritara; a continuación le ataron de pies y manos con las cuerdas y alambre de la campanilla de la alcoba y le cubrieron completamente con las ropas de la cama.
Seguidamente penetraron en el dormitorio del ama de gobierno, Ángela García, de 73 años y única sirvienta (junto al muchacho ya mencionado) del señor cura, a quien también golpearon e intimidaron.
Asegurada, de este modo, cualquier tipo de resistencia, procedieron a efectuar un registro de la casa y de su mobiliario no encontrando más dinero que setenta y ocho reales en metálico, de los que se apoderaron para repartirlos con posterioridad. Después de comer unas longanizas que encontraron en la cocina y amenazar a los sirvientes para que no hicieran ningún movimiento hasta después del amanecer, a eso de las tres la madrugada, abandonaron la vivienda llevándose, además del dinero, una escopeta (que días más tarde sería encontrada en el río por unos pescadores, a la altura de la aceña de Oviedo), un reloj de bolsillo de plata y una longaniza, resto de las que antes habían comido.
D. Santiago Santero fallecería como consecuencia de asfixia por sofocación provocada tanto por la mordaza como por las ropas de cama con que se hallaba cubierto, sin que pudiera determinarse con exactitud si el óbito se produjo durante la permanencia de los ladrones en su domicilio o con posterioridad a su salida.


EL SUMARIO

Instruido por D. Alejandro Gutiérrez Barrios, titular del Juzgado de Alba, constaba de 3 piezas, con mas de 900 folios y se incoó en el mediodía del mismo día 21, momento en que acompañado por del médico de la villa, D. Antonio Escudero, se personó el juez en la localidad de Galisancho para realizar la primera inspección ocular, levantamiento del cadáver y diligencia de autopsia.
El resto de las dos primeras piezas estaba compuesto por infinidad de declaraciones y multitud de diligencias e indagaciones sin que éstas ofrecieran resultado alguno en cuanto al esclarecimiento de la autoría del crimen.
La tercera y última pieza comienza el día 3 de junio de 1896 con un atestado de la Guardia Civil en la que ya aparecen los cuatro individuos que posteriormente serían procesados: Blas Vicente Gomez (alias Riscas), labrador, soltero, de 33 años de edad, con instrucción y en regular posición; Antonio Polo Vicente (alias Capolo), zapatero, soltero, de 23 años, con instrucción y de mediana posición; Angel Sierra Flores (alias Tapiero), albañil, soltero de 23 años, con instrucción, en mediana posición, procesado con anterioridad; y Bernardino Martín García (alias Cabero), jornalero, de 31 años, casado con dos hijos, carente de instrucción y de mediana posición.

Tanto Riscas como Tapiero y Capolo niegan rotundamente su autoría, mientras que Cabero presta declaración inculpatoria el día 19 de junio, si bien, ya con anterioridad, en Matarrala, había relatado espontáneamente el modo en que se desarrollaron los hechos ante el alcalde pedáneo de La Lurda, en presencia de dos testigos y de algunos miembros de la Guardia Civil. A partir de este momento el juez instructor ordena la realización de diversos careos, ruedas de reconocimiento y diligencias de reconstrucción de los hechos en distintos lugares relacionados con el crimen, obteniendo como resultado el reconocimiento de Cabero y Tapiero por parte del domestico del párroco, Pero Antonio Criado, y finalmente la confesión de la totalidad de los inculpados.



LA VISTA ORAL

Se desarrolla entre los días 5 y 14 de abril del año 1897 ante la Sala primera de la Audiencia provincial de Salamanca, con sede en el antiguo Palacio de Justicia situado en la plaza de la Lonja, y es objeto de una enorme expectación que en determinados momentos requiere la adopción de medidas especiales para el mantenimiento del orden en sus inmediaciones.
Asisten como espectadores gran número de abogados con toga, numerosos estudiantes de derecho, y público en general que, a diario, completa la totalidad del aforo.

El Tribunal de Derecho lo componen el Presidente D. Tomás Zumalacárregui y los Magistrados señores Heras y Sánchez Cabo. La acusación pública corresponde al Fiscal D. Antonio Medina, y defienden a los procesados D. Nicasio Sánchez Mata (abogado de Blas Vicente), D. Andrés Martín López (abogado de Bernardino Martín), D. José García Revillo (abogado de Ángel Sierra) y D. Manuel Cuesta Perez (abogado de Antonio Polo); ejercen como Procuradores, los del Colegio de Salamanca D. Joaquín Estal Hernández en representación de Riscas, D. Julián Rodriguez Hernández en representación de Cabero y D. Jenaro Duran Cabo en representación de Capolo y Tapiero. Actúa como Secretario de la Sala D. Cayetano Mesa


Liberados los procesados de las ligaduras utilizadas en su traslado, se inicia la primera sesión realizando el oportuno sorteo para determinar la composición del Tribunal Popular del Jurado que habría de entender del caso, y tras los correspondientes juramentos y lectura de las conclusiones provisionales del Fiscal y de los Abogados defensores, se procede al interrogatorio de los reos.

Excepto Cabero, que se ratifica en sus anteriores declaraciones, el resto de procesados se desdice de las suyas alegando haber sido obtenidas bajo torturas de la Guardia Civil y del carcelero de Alba, y se declaran inocentes de los hechos que se les imputan.
Tras ellos comparece en el estrado el muchacho Pedro Antonio Criado quien corrobora sus anteriores declaraciones y vuelve a reconocer (como ya hiciera en la reconstrucción de los hechos y en rueda de presos en la cárcel de Alba) a Cabero y Tapiero como dos de las personas que estuvieron en la cocina de la casa de Galisancho en la noche de autos.
Continuó la vista con la declaración del ama del cura, Ángela García, y del resto de testigos propuestos tanto por le ministerio fiscal como por las distintas defensas (fueron citados 87), así como la de los médicos que, en calidad de expertos, participaron en la realización de la prueba pericial solicitada por los abogados de Riscas, Capolo y Tapiero para determinar una posible enajenación mental de Cabero.
Se llevaron a cabo numerosos careos entre acusados, testigos, guardias civiles… sin que de ninguno de ellos se obtuviera conclusión alguna. En cuanto a las declaraciones de testigos, las más venían a confirmar los hechos detallados en el sumario, si bien, hubo otras exculpatorias que afirmaban haber visto o haber estado con alguno de los procesados en lugares y horas que le imposibilitarían haber perpetrado el crimen del que se le acusaba. Algunos testigos, que compartieron prisión con los acusados durante la fase de instrucción, manifestaron haber escuchado en sus celdas lamentos y quejidos de dolor, avalando así las alegaciones realizadas por las defensas de que las declaraciones realizadas durante esta fase fueron obtenidas bajo tortura; e incluso hubo quien llegó a testificar que un miembro de la guardia civil había dicho, en su presencia, que la comandancia de Alba había dado dinero a Cabero para que declarara quienes eran los autores del crimen.

Concluida esta fase, fiscal y abogados defensores proceden a redactar sus conclusiones definitivas, y a realizar los exordios de acusación, por un lado y de defensa por los otros. Finalizados estos, y no teniendo los procesados nada que manifestar, el Presidente de la Sala realiza un completo resumen de lo acontecido en el juicio y se da lectura a las preguntas a las que el Jurado ha responder para emitir su Veredicto.

Tras cuatro horas de deliberación D. Isidoro Iglesias García en su nombre y en el del resto de los miembros del Jurado procede a dar lectura al Veredicto acordado, contestando a todas las preguntas que se les formularon, y que resulta de inculpabilidad para Cabero y de culpabilidad para el resto de los acusados.
En base al veredicto emitido el Fiscal solicita la imposición de la pena de muerte para Riscas, Capolo y Tapiero y la absolución para Cabero; los abogados de Riscas y Capolo, apreciando circunstancias atenuantes, solicitan para sus defendidos la pena de cadena perpetua; el de Tapiero la de diez y siete años, cuatro meses y un día de prisión, por considerarle únicamente como cómplice, y el de Cabero, de acuerdo con la petición del fiscal, su libre absolución.

A las doce y cuarto de la madruga del ya jueves 15 de abril el Magistrado Ponente Sr. Sánchez Cabo da lectura pública de la sentencia dictada:

“Fallamos que debemos condenar y condenamos a los procesados Blas Vicente, alias Riscas, Ángel Sierra Flores, alias Tapiero y Antonio Polo Vicente, alias Capolo, a la pena de muerte en garrote que sufrirán con arreglo a las prescripciones legales, en la villa de Alba de Tormes y caso de que fuesen indultados de dicha pena, a la accesoria de inhabilitación absoluta perpetua…
Declaramos exento de toda responsabilidad criminal al Bernardino Martín García, alias Cabero y en su consecuencia le absolvemos libremente […]”


PETICIONES DE INDULTO

Tras haberle sido conmutada a Tapiero la pena de muerte por la inmediata anterior de cadena perpetua, con fecha 10 de noviembre de 1897 se traslada a Madrid una comisión formada por el Alcalde del Ayuntamiento de Alba de Tormes, D. Juan Escudero, los concejales Martín Ávila y Villapecellín y el diputado provincial Sr. Pascua con el fin de gestionar una solicitud de indulto para los reos. Los comisionados, acompañados por todos los representantes en Cortes de la provincia de Salamanca, se dirigieron al Ministerio de Gracia y Justicia para interesar al Ministro y exponerle sus razones de equidad al entender que, en ningún momento, los reos pretendieron causar un mal tan grande como el realizado. En ausencia del Ministro fueron recibidos por el Subsecretario quien se comprometió a dar traslado de su solicitud y de las razones aducidas.
Estas gestiones resultaron infructuosas y la víspera de la fecha fijada para el ajusticiamiento se produce un último y desesperado intento mediante telegrama dirigido por el nuevo alcalde de Alba, D. Natalio Martín Ávila, a S. M. la Reina Regente, del tenor siguiente:

“Excelentísimo Sr. Mayordomo mayor del Palacio Real.- Madrid

A su Majestad la Reina.
SEÑORA
El pueblo de Alba de Tormes, las autoridades civiles y eclesiásticas, las comunidades de Padres y Madres Carmelitas, Isabeles y Benitas y todas las demás asociaciones piadosas; suplican a Vuestra Majestad conceda la gracia de indulto a los infortunados reos del crimen de Galisancho que acaban de ponerse en Capilla.
La villa en la que reposan los restos de la ínclita Doctora Santa Teresa de Jesús y a cuya honra se esta levantando en ésta una Basílica, no duda un momento que, dados los sentimientos magnánimos de misericordia de V.M., accederá si es posible a lo que con gran deseo solicita, librándola de un día de luto.- A.L.R.P. de V.M.
El Alcalde”

En esa misma se recibiría contestación mediante telegrama de la Mayordomía mayor de Palacio indicando que S.M. la Reina Regente había acordado que el telegrama dirigido por el alcalde de Alba pasase al Consejo de Ministros para que conociese de el.



EL VERDUGO

Salustiano León, verdugo de la Audiencia territorial de Cáceres y encargado de ejecutar la sentencia, llegó a la estación de ferrocarril de Alba de Tormes a las siete de la noche del día 8 de diciembre, acompañado por el alguacil de la Audiencia provincial de Salamanca, que portaba la sentencia, y por una pareja de la Guardia Civil, a la que se unieron, al llegar al puente, otros ocho números de ese Instituto y un buen número de curiosos que esperaban su llegada.
Durante su estancia fue objeto de la habitual antipatía que entre el publico en general despertaba el ejercicio de su profesión, así, y a modo de ejemplo, podemos citar que los tres kilómetros de trayecto que separan el pueblo de su estación de ferrocarril hubo de realizarlos a pie por negarse los propietarios de los carruajes de alquiler a transportarlo en ellos, o también que, ya el día 11 y en Salamanca, después de tomar un café en el popular Pasaje, su propietario, y a instancias de los parroquianos, tuvo que destruir el servicio por él utilizado.


LOS REOS

Llegaron en la madrugada del ya 9 de diciembre custodiados por 3 parejas de la Guardia Civil y fueron conducidos a los mismos calabozos de la cárcel de Alba que habían ocupado durante la instrucción del sumario. Al estar estos recién blanqueados el carcelero preguntó si los reconocían a lo que Riscas adujo: “Cuando estuve mucho tiempo en él no le arreglaron y ahora que solo voy a pasar unas horas lo han puesto como nuevo”.
A las ocho de la mañana ingresaron en la capilla para dar cumplimiento a la ley que por entonces requería la permanencia en ella de 24 horas. La habitación que se habilitó para ello medía 8,5 metros de larga por 4,5 de ancha, su mobiliario consistía en una mesa con cuatro sillas y dos camas, y en su frente se levantó el altar. El auxilio espiritual corrió a cargo de los Padres de la Compañía de Jesús Reyero y Segura, y los frailes de la comunidad carmelitana de la villa.
A mediodía se les sirvió la comida, consistente en merluza, cabrito y natillas; una vez finalizada escucharon la lectura de su sentencia que firmaron, con pulso firme, tras manifestar nuevamente su inocencia. Posteriormente solicitaron útiles de escribir para despedirse de sus familias, a cuyo efecto se les facilitó papel, tinta y plumas de ave.Tras cenar con buen apetito y dormir durante algún tiempo, a las cuatro y media de la madrugada oyeron misa, confesaron y comulgaron con gran fervor. Después desayunaron chocolate con bizcochos.
Perdida ya toda esperanza de indulto, y a medida que se acercaba la fatídica hora, la serenidad de los reos aumentaba por momentos, especialmente en el caso de Riscas quien daba muestras de gran resignación y firmeza.


EL PATIBULO

Fue levantado por los carpinteros albenses Manuel y Faustino Gonzalez en la explanada del Teso, inmediato a la Plaza de Toros, muy próximo al castillo, en terrenos donde posteriormente se construirían las escuelas nuevas. Medía siete metros de largo por cinco de ancho por uno y medio de altura y estaba provisto de una escalera de acceso de siete peldaños. Desde él se dominaba toda a la vega del Tormes, y allá, en la lejanía, el pueblo de Galisancho donde se adivinaba la casa en que se cometió el crimen.
Desde primeras horas de la mañana de aquel 10 de diciembre de 1897 un inmenso gentío se agrupaba en torno a él. (Los medios de la época no se ponen de acuerdo al valorar este dato que varía de 3.000 a 10.000 almas en función de la fuente consultada.) Velaban por el mantenimiento del orden un escuadrón de caballería del regimiento de Almansa, desplazado a este efecto desde Salamanca, y fuerzas de la comandancia de de Alba de la Guardia Civil, reforzadas para ésta ocasión con cincuenta efectivos.

Entretanto, desde los aledaños de la plaza, a las ocho en punto del reloj de la villa se ponía en marcha la comitiva que se dirigiría hacia el cadalso a través de las calles Pasaje de Noe, Pescadores, Espolón, Carlos III, plazuela de San Miguel, Benitas y del Teso. Abrían paso 5 números del regimiento de caballería Almansa seguidos por la hermandad de la Santa Vera Cruz. Los reos, vestidos con túnica negra y portando al cuello un escapulario, eran conducidos en dos carros-galera tirados por mulas.


A las 8:20 llegó Capolo al patíbulo acompañado por el Rvdo. Padre Segura, el Arcipreste de Alba y dos carmelitas. En el momento de colocarle la hopa le comentó al verdugo: “No le pido a usted más que me de buena muerte; no tiemble, parece que tiene miedo.” Lamentablemente, la torpeza de éste demoró la ejecución en más de cinco minutos, lo que provocó la unánime protesta de la concurrencia.


A los pocos momentos llegó el carro que conducía a Riscas, quien subió a saltos las escaleras que le separaban del banquillo. Mirando en dirección a Garcihernandez dijo “Adiós para siempre” y a continuación exclamó: “Santa Teresa me valga”. Instantes después expió su pena.


El Padre Reyero, confesor y acompañante del Riscas hasta el patíbulo, dirigió la palabra al público asistente pidiendo oraciones para los que acaban de morir y encargando a los padres de familia especial esmero en la educación de sus hijos. Mientras, doblaban las campanas de San Pedro donde se celebraron funerales por el eterno descanso de las almas de los reos.


Fueron muchos los curiosos que, durante todo el día se acercaron al cadalso a contemplar los cadáveres que en él permanecieron expuestos hasta las cuatro de la tarde, momento en que el verdugo los entregó a la hermandad de Santa Vera Cruz para su traslado, en cajas parroquiales y por las afueras, al cementerio de la villa donde, sin caja, se les dio tierra en sepulturas separadas, momento en que por el actuario del juzgado, Sr. Lafuente, extendió la última diligencia, de enterramiento, en la causa.


BIBLIOGRAFÍA

  • El Adelanto
  • El Clarín
  • El Fomento de Salamanca
  • El Imparcial
  • El Lábaro
  • La Clave
  • La Iberia
  • La Información de Salamanca
  • La Opinión
  • La Voz de Peñaranda

lunes, 1 de diciembre de 2008

Dificultades transitorias

Se han detectado problemas en el hosting donde residen los archivos externos al blog por lo que, de forma transitoria, es posible que se produzcan dificultades, e incluso imposibilidad, para su descarga.
Se está trabajando sobre ello y en breve quedará solucionado.

Puerta del Rio. Números 3 y 4

De nuevo volvemos la vista atrás, nos acercamos al año 1983 y recuperamos los números 3 y 4 de la revista Puerta del Rio correspondientes a sus meses de Septiembre y Octubre, de los que, entre sus distintos artículos de interés, destacamos:
  • Una entrevista, realizada en la edición correspondiente al mes de octubre, al pregonero de las fiestas de aquel año, Demetrio Madrid, primer Presidente de la Junta de Castilla y León y uno de los políticos más coherentes y más injustamente tratados de nuestra democracia.
  • En el número 3, en la sección Asignaturas Pendientes, una oportuna pregunta que por entonces se formulaba: “¿Cuando se acordará erigir un busto en memoria de Sánchez Rojas?” Hoy, 25 años después, la asignatura sigue pendiente y la pregunta sin contestar.
---....--

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Plaza Mayor de Salamanca

Hoy nos acercamos a Salamanca para presentar un nuevo álbum formado por instantáneas que algunos de sus más prestigiosos fotógrafos: Gombáu, Ansede, Cortes… realizaron de su Plaza Mayor en el pasado y que nos permiten conocer, no solo su evolución ornamental, sino también circunstancias y acontecimientos inusuales que en ella tuvieron lugar.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Proyectos del Blog

Hemeroteca.
Avanza a buen ritmo el actual proceso de recuperación de algunas de las antiguas publicaciones albenses.
  • Puerta del Río.- Ya se ha completado toda la colección. Un total de 19 números que se irán poniendo a disposición de nuestros visitantes de forma escalonada.
  • El Trece.- Su digitalización está resultando algo más laboriosa debido a su edición original en tamaño folio (ligeramente superior al hoy extendido Din A4) lo que obliga a la realización de pequeñas “composturas”. Por otro lado el estado de algunos originales, como consecuencia de su impresión mediante multicopista, conlleva que en algunos casos los documentos resultantes no alcancen la calidad deseada. Aún nos faltan por conseguir algunos números; no obstante gracias a distintas colaboraciones en breve contaremos con la totalidad de los publicados.
  • El Tormes.- Creemos estar en disposición de conseguir algunos de sus originales que, tras su acondicionamiento informático, incorporaríamos a la Hemeroteca.
  • Otras publicaciones.- (La Cámara Agrícola, El Teresiano…). De momento no hemos encontrado ninguno de sus ejemplares y no tenemos expectativas de conseguirlos, por lo que cualquier colaboración en este sentido sería de agradecer.
Nuevos proyectos.
Actualmente estamos inmersos en un proceso de búsqueda de artículos periodísticos firmados por el escritor albense José Sánchez Rojas. Ya hemos recopilado algunos de sus escritos, publicados en diversos medios de comunicación de su época, que próximamente se integrarán esta nueva sección.

Tanto para estos proyectos, como para otras ideas que estamos madurando se precisa de un tiempo del que no estamos sobrados, razón esta por la que su incorporación al blog se realizará de forma paulatina a medida que vayamos consiguiendo la oportuna documentación.

jueves, 13 de noviembre de 2008

Un análisis de las pasadas fiestas

Un pormenorizado análisis de las pasadas fiestas de octubre, interesantes propuestas de mejora y una entrevista que sobre el mismo tema se realizó a D. José Luis Hernández Moro, por entonces teniente-alcalde, y posteriormente primer edil de Alba de Tormes, podemos ver publicado en la edición correspondiente al mes de Noviembre de 1971.
De lectura recomendable resulta también el artículo “El día soñado” que firmado por Florentino Gutiérrez fue publicado en esta misma edición (y años más tarde en el número 3 de Puerta del Río).
Todo esto, junto a otros interesantes contenidos, podemos encontrar en el número 3 de la revista El Trece que hoy, 13 de noviembre, incorporamos a nuestra hemeroteca digital.

miércoles, 29 de octubre de 2008

Puerta del Rio. Nuevas entregas

----------
Ya estan disponibles las versiones digitalizadas de los números 1 y 2 de la revista Puerta del Río, correspondientes a los meses de julio y agosto de 1983.

Entre el contenido de estas ediciones nos han resultado especialmente interesantes los artículos Una mañana en la puerta del río y Un paseo por la villa, en los que, mediante un relato sencillo pero con una indudable fuerza narrativa, su autor nos presenta situaciones, lugares y personajes del pasado de Alba.
Igualmente interesante resulta la primera parte del reportaje En este pueblo hubo otros periódicos firmado por Jesús María García y con el que pretende "... apuntar una posible historia de la prensa en Alba de Tormes".

domingo, 26 de octubre de 2008

Firmas en piedra. Nuevo álbum de fotos

Atendiendo alguna sugerencia que se nos ha realizado hemos procedido a confeccionar un nuevo álbum de fotografías que conteniendo las mismas imágenes que las presentadas en el montaje videográfico “Firmas en piedras” permite visionarlas con un mayor detenimiento.

domingo, 19 de octubre de 2008

Firmas en piedra

Con el titulo Firmas en piedra editamos hoy un montaje videográfico basado en imágenes de blasones que, situados en el exterior de diversos edificios, han podio ser captados por el objetivo de nuestra cámara.
Musgosos, desgastados, modernas reproducciones.... desaparecidos unos, otros en su primitiva ubicación o recuperados en recientes construcciones tras la ruina la casa solariega a la que originariamente se adosaban, todos ellos son mudos testigos de la historia de Alba.



lunes, 13 de octubre de 2008

El Trece.- Número 2


Aquí está, fiel a su cita, el número 2, correspondiente al mes de octubre de 1971, de El Trece.

Además de una obligada referencia a las fiestas patronales de aquel año (con una pequeña encuesta y algunas entrevistas), en este número podemos encontrar, entre otros, un interesante artículo, firmado por Antonio Álamo Salazar, sobre los viajes realizados por Santa Teresa; y en la sección “Noticiero Local” una reseña sobre la ordenación sacerdotal del albense Florentino Gutiérrez, hoy Vicario General de la Diócesis de Salamanca.


domingo, 28 de septiembre de 2008

Puerta del Río

Continuando el proyecto de recuperación de antiguas publicaciones de Alba de Tormes hoy ponemos a disposición de nuestros visitantes la versión digitalizada del número 0 de la revista “Puerta del Río”.


Esta revista, que vino a recoger el testigo del desaparecido El Trece, salió a la calle, con una periodicidad mensual, entre los meses de junio de 1983 y febrero de 1985, editándose un total de 19 números donde se plasmaron aquellos temas que por entonces resultaban de candente actualidad en Alba, así como un buen número de colaboraciones literarias, históricas, artísticas…

Al igual que en la presentación de “El Trece, también es en esta ocasión Jesús María García, alma mater no solo de esta revista sino de buen número de cuantas iniciativas culturales se desarrollaron en la villa, quien nos ofrece una visión global de lo que fue “Puerta del Río”.
Con este objeto, ha sido el propio “Chuchi” quien nos ha proporcionado una copia integra de la reseña que sobre esta revista publicó en su libro “Alba de Tormes. Páginas sueltas de su Historia”, y también el documento fotográfico del momento de su presentación publica.

PUERTA DEL RÍO

Fecha del primer número: junio de 1983.
Fecha del último número: enero-febrero de 1985. Periodicidad: mensual y cada dos meses al final.
Imprenta: A offset en la imprenta Varona (Salamanca)



Cuatro de los antiguos redactores de «El Trece» (Julián Moreiro, Ricar­do Nieto, Luis Briñón y yo) en un momento de nostalgia en que rememorábmos nuestras antiguas andanzas periodísticas nos vimos impelidos a resu­citar una nueva revista, si no aquélla que tantas satisfacciones nos había procurado. Puesto que ninguno de nosotros residía en Alba y nos hubiera re­sultado imposible hacernos cargo de ella, fue nuestra intención ponerla en marcha y dejarla después en manos de quien considerara útil la idea. Y así dimos a la luz el número 0, a modo de prospecto, en cuyo editorial dejába­mos clara nuestra idea:


«Y lo ofrecemos sin más compromiso que el de seguir colaborando en estas páginas mientras se nos necesite, pero a la espera de que algún grupo cultural se haga cargo de ellas, y las dé continuidad: Ayuntamiento, Sociedad de Ami­gos de Alba, Parroquia, Asociaciones de Padres de Alumnos, etc. O todos jun­tos. Sin que llegue a ser órgano de propaganda de nadie, sino simplemente la voz del pueblo, que ningún artículo pueda ser vetado, que todos los albenses puedan acceder a él para exponer sus ideas, para aportar sus informaciones o sus estudios sobre la villa, para que nada se pueda hacer a espaldas del pue­blo o en secreto».


No fue, sin embargo, ninguna institución ni asociación quien se hiciera cargo de ella al mes siguiente, sino un grupo de jóvenes entusiastas que la soportaron durante dos años.
No tuvo, creo yo, la garra e ímpetu de «El Trece» por varias razones. Sería la primera la época que le tocó vivir. Si «El Trece» se caracterizó por las medias palabras, por el leer entre líneas, por el atrevimiento en tiempo en que el silencio o los plácemes al régimen eran lo habitual, «Puerta del
Río» nació en plena democracia sin el morbo de los ataques velados. En segundo lugar, mi primer artículo sobre los «Mágicos años 60», juego literario de evocadora nostalgia, despertó en nuestros co­laboradores el ansia de narrar sus melancólicos recuerdos de infancia, cargándose la revista de artículos de la misma índole. Por último, los que procedíamos de «El Trece», ahogamos la gracia y chispa irresponsable que pudieran haberle dado los más jóvenes. La idea de lo que debía ser la revista chocaba también entre unos y otros. Los más jóvenes pretendían atacar a las instituciones (sobre todo a la corporación municipal) con mano dura, mientras nosotros les conteníamos; pretendían convertir la revista en expresión de sus creaciones artísticas, mientras nosotros nos queríamos acercar más a un periodismo informativo. Estos pequeños roces y el mismo virus de cansancio que atacó a «El Trece» acabaron con la revista al llegar su número 18 de enero-febrero de 1985. Ya estos dos números salieron con retraso de un mes, obligándonos a darle el carácter de bimensual.
No obstante, tuvo aportaciones históricas de interés sobre Carpio, la francesada, los duques ... Se adentró en polémicos asuntos de la villa como el caso de las graveras, los acuartelamientos que pretendían construirse en las inmedia­ciones de Alba, el Club deportivo Albense y sus cuentas ... Julián Moreiro tuvo el acierto de entrevistar a célebres personajes de nuestra villa como María la Diógenas, Toribio, el Señor Pepe, el espolonero, Tinín, el cura, y otros de grato interés para los albenses. Un acierto fueron también las «Historias d'Alba», di­bujos cómicos de Marcelino García, quien supo captar en nota de humor los más relevantes acontecimientos de la villa.”

sábado, 13 de septiembre de 2008

Ha salido EL TRECE

Tal y como estaba anunciado hoy, 13 de septiembre, ponemos a disposición de todos nuestros visitantes la edición digital correspondiente al número 1 de la revista EL TRECE, que vio la luz tal día como hoy hace 37 años.

EL TRECE, nacido de la inquietud de unos jóvenes comprometidos con su tierra, estuvo saliendo a la calle, de forma ininterrumpida, el día 13 de cada mes durante dos años (septiembre de 1971 – septiembre de de 1973) editándose un total de 25 números; pero quizás la mejor forma de presentar esta publicación sea transcribir las reflexiones que sobre ella realizaba quien fuera su director, Jesús María García, en otra revista albense, Puerta del Rio (de la que también se pretenden ofrecer ediciones digitales), en octubre del año 1983

“[...] EL TRECE
Después vino la República, la Guerra y dura postguerra. Dos organizaciones antagónicas se disputan el protagonismo de la Villa: el Frente de Juventudes y la Acción Católica. Tenemos inciertas noticias sobre publicaciones de ambas instituciones juveniles, pero no obra en nuestras manos ningún ejemplar de ellas.

El Frente de Juventudes se convirtió pronto en una Organización Juvenil Española (OJE). La crisis del franquismo, ya entrados los setenta, encuentra dirigentes de dicha organi­zación que promueven una OJE despolitizada. Pretendieron que en ella tuvieran cabida todos los jóvenes españoles, que se desterrara de ella la propaganda política, que se ocupara sólo y exclusivamente de temas de juventud. Alentados por esta iniciativa un gru­po de jóvenes albenses comenzamos a trabajar en este proyecto. Se consiguió un lugar de reunión, una serie de actividades juveniles y una revista: EL TRECE que se publicaba el día 13 de cada mes a multicopista. Los bruscos vaivenes del tardofranquismo dieron al traste en breve tiempo con la idea despolitizadora de la OJE, aunque nuestra revista hizo oídos sordos a las nuevas consignas, no sin una pequeña transformación: el anagrama de la OJE aparecía cada vez más relegado y diminuto. Y los temas relativos a la organiza­ción juvenil se le encargaron al Delegado de la Juventud. Nuestros esfuerzos se encaminaron, a realizar una revista totalmente albense parapetados en unas siglas para asegurar la supervivencia.

LA CENSURA ATACA

Sin embargo, el TRECE no estaba seguro ni siquiera con tales padrinos. El número 13, como bien es sabido tiene connotaciones "gafes" y fue elegido intencionadamente para la revista. “Nuestro mensaje y nuestro desafío va dirigido a los que dicen que el número 13 es fatídico, a los que piensan que en Alba nada, bueno puede crecer", decíamos en el editorial del nº 1. Y este desafío llegaba hasta atrevernos a publicar el día 13 que coincidía en martes un número extraordinario.


Ya en el número 1 se tuvo el primer encontronazo que es­tuvo a punto de añadir un caso más a las desgracias que augura el malhadado número. Se realizó una entrevista al P. Raimundo a propósito de la gira que años atrás había realizado por toda España el Brazo de Santa Teresa, des­tinado, según nos dijo el entrevistado, "única y exclusivamente a levantar la Basílica". Los rumores de la Villa eran que se habían recolectado ingentes cantidades de dinero y nada se había hecho por la continuación de las obras del templo teresiano. Nuestra imprudencia juvenil terminó la entrevista con un comentario de alto voltaje:"Sin embargo, se rumorea que los carmelitas en cuestión económica se han fortalecido desde entonces a estas fechas. Así por lo menos lo atestiguan sus nuevos conventos, restauración de iglesias… "¡Dinamita pura! La noticia llegó hasta el General de la Orden Carmelitana y se amenazó con llevar el caso a los tribunales. La buena mano izquierda del entonces alcalde, D. Eduardo Acevedo, paró el golpe y se zanjó con una carta de desagravio en el número siguiente. Aunque veladamente seguíamos sobre el asunto con afortunadas frases cortas como "¿Se esconde bajo el brazo la parte de más cosquillas del cuerpo?”

Los problemas de censura no terminaron ahí. Unos números más darán pié al alcalde de la Villa para llamar de nuevo la atención de los redactores de EL TRECE. La secci6n "¿Es Esta la cuestión?", cuyas frases ocurrentes para leer entre líneas eran las deli­cias de los lectores será la causa. En ellas se arremete a diestro y siniestro contra todo, naturalmente sugiriendo, más que diciendo. Las que más dolieron al alcalde fueron entre otras las siguientes: “La UNICEF es una organización para la ayuda de pueblos y naciones. La DESUNICEF es lo que hay en nuestro pueblo”, “Si Lope de Vega hubiese permanecido más tiempo en Alba contaría con obras como estas: Rimas Humanas y de Vinos, Fuentecabruna, La Perfecta Gansada y cien mil más por el estilo", o aquella otra, “Frase para poner en los coches: Alba de Tormes, no solo los cangrejos caminan para atrás". Tras estos incidentes la revista salió todos los meses después de una censura previa.


OTRA DE PROYECTOS

Durante la existencia de EL TRECE, desde agosto de 1971 hasta setiembre de 1973, un total de 25 números, Alba se embarcó, como en otras épocas, en diversos proyectos en los que la revista volcó todo su entusiasmo. La verdad es que estos dos años no fueron malos para la Villa. En ellos se pavimentaron las calles, se hizo del Hospital de Santiago una residencia de ancianos, con su consiguien­te arreglo, las fiestas tomaron un cariz más popular y variado, incluso desde EL TRECE se propusieran una fiestas en agosto, cosa que prosperó. Sin embargo, son dos los temas qua más páginas ocuparon en la revista: la Sociedad de Amigos de Alba y el Monumento a Santa Teresa.

D. Andrés García lanzó la idea en EL TRECE de crear una sociedad que velara por los intereses de la Villa, que mostrara la amistad entre los albenses, que se preocupara de problemas y soluciones. La revista machaconamente repitió en sus números la idea, hasta que un grupo de albenses fundó la que se llamaría Sociedad de Amigos de Alba. En breve tiempo realizaron unos magníficos Festivales del Tormes, se hicieron cargo del teatro, a punto de desaparecer, y promovieron los concursos literarios Pluma de Santa Teresa -para adultos- y José Sánchez Rojas -para niños-. Su actividad en aquellos primeros años fue envidiable, aunque no exenta de problemas.



Más páginas dedicó EL TRECE aún a la erección del Monumento de Santa Teresa, que resultó altamen­te problemático desde sus inicios. La idea surgió de la Hermandad de Santa Teresa, por boca de Diego Sánchez y Jaime Briz. El entusiasmo albense por los temas teresianos no la dejó enfriar y se pusie­ron manos a la obra. Se pretendía abrir un concurso de artistas para elegir la mejor obra. Sin embargo, ciertos malentendidos dieron lugar a que al es­cultor Jaime Perelló presentara una maqueta y pro­yecto en inmejorables condiciones. La disensión en­tró en el seno de la Hermandad: unos aceptaban el proyecto Perelló mientras que otros se mostraban disconformes con la adjudicación de la obra sin un previo concurso. La maqueta presentada tampoco satisfacía a estos últimos. La idea de Perelló era colocar el monumento en el torreón de la puerta del río, presidiendo la entrada del pueblo. Al final, prospero la idea de desechar este proyecto, no antes sin que la Hermandad tuviera que abonar el coste de la maqueta al escultor, requerido por vía judicial.
Habría que esperar cinco años más para tener un monumento, pero sin concurso. Se llamó al afamado escultor Pablo Serrano cuya propuesta no cuajó por excesivamente cara. Y se optó por el proyecto más modesto del escultor salmantino Venan­cio Blanco, cuya obra se levanta hoy en las proxi­midades de la Basílica. Lo que EL TRECE pensaba que sería una nueva Basílica se hizo realidad para satisfacci6n de los albenses. Sin embargo, EL TRECE no tuvo la misma suerte. Los jóvenes que sustentaban su redacción emigraron de Alba, buscando acomodo en otras provincias. Y la soledad terminó con la revista el mes de setiem­bre de 1973, cuando cumplía su número 25. [...]”
 
En este pueblo hubo otros periódicos
Puerta del Río Revista nº 4 Octubre 1983


Para no romper con la tradición seguiremos la costumbre de EL TRECE, y trataremos de tener disponible, cada día 13, el número correspondiente a ese mes.


martes, 9 de septiembre de 2008

Hemeroteca albense

Recientemente el Ministerio de Cultura del gobierno de España ha venido realizando un proyecto de digitalización de viejas publicaciones periódicas del que ha resultado la formación de un portal informático denominado “Biblioteca Virtual de Prensa Histórica”.

Entre los numerosos fondos de esta biblioteca se pueden encontrar tres antiguas publicaciones albenses: “La Basílica Teresiana”, “Alba Teresiana” y “La Estrella de Alba”, a las que se puede acceder desde la sección “Hemeroteca Albense” que desde hoy se habilita en la columna lateral.

La intención de este espacio no es únicamente facilitar los enlaces de acceso a estas revistas teresianas, sino también la de recuperar y ofrecer a sus visitantes otras publicaciones que en su día surgieron en Alba de Tormes y a las que no alcanzó el mencionado proyecto.

Gracias a la cesión de originales realizada por Perri y Carmen Alemáñ, ya se dispone de varios números que actualmente se encuentran en proceso de digitalización y cuyos enlaces poco a poco se irán incluyendo en nuestra particular hemeroteca que hoy estrenamos.

jueves, 4 de septiembre de 2008

Así no fue la pelicula.

Curiosa fotografía ésta que recoge un momento del rodaje en Alba de la película El Fotogénico (año 1957), y que fue publicada, de esta guisa, en el libro programa de fiestas del pasado mes de octubre.

Al primer golpe de vista produce una extraña sensación, hay algo raro en ella que llama la atención sin que sepamos muy bien de que se trata.

No obstante, al observarla con detenimiento, se logra desvelar el pequeño “misterio” que encierra.



viernes, 1 de agosto de 2008

Do you speak english?

"Desde que las insignias se llaman pins, los maricones gays, las comidas frías lunchs, los repartos de cine castings, este país no es el mismo: ahora es mucho, muchísimo, más moderno.

Antaño los niños leían tebeos en vez de comics, los estudiantes pegaban posters creyendo que eran carteles, los empresarios hacían negocios en vez de business, y los obreros, tan ordinarios ellos, sacaban la fiambrera al mediodía en vez del tupper-ware.

Yo, en el colegio, hice aeróbic muchas veces, pero, tonta de mí, creía que hacía gimnasia. Nadie es realmente moderno si no dice cada día cien palabras en inglés. Las cosas, en otro idioma, nos suenan mucho mejor.

Evidentemente, no es lo mismo decir bacon que panceta, aunque tengan la misma grasa, ni vestíbulo que hall, ni inconveniente que handicap... Desde ese punto de vista, los españoles somos modernísimos. Ya no decimos bizcocho, sino plum-cake, ni tenemos sentimientos, sino fellings. Sacamos tickets, compramos compacts, comemos sandwiches, vamos al pub, practicamos el rappel y el raffting, en lugar de acampar, hacemos camping y, cuando vienen los fríos, nos limpiamos los mocos con kleenex.

Esos cambios de lenguaje han influido en nuestras costumbres y han mejorado mucho nuestro aspecto. Las mujeres no usan medias, sino panties y los hombres no utilizan calzoncillos, sino slips, y después de afeitarse se echan after shave, que deja la cara mucho más fresca que el tónico.

El español moderno ya no corre, porque correr es de cobardes, pero hace footing; no estudia, pero hace masters y nunca consigue aparcar pero siempre encuentra un parking.

El mercado ahora es el marketing; el autoservicio, el self-service; el escalafón, el ranking y el representante, el manager.

Los importantes son vips, los auriculares walkman, los puestos de venta stands, los ejecutivos yuppies; las niñeras baby-sitters, y hasta nannies, cuando el hablante moderno es, además, un pijo irredento.

En la oficina, el jefe está siempre en meetings o brain storms, casi siempre con la public-relations, mientras la assistant envía mailings y organiza trainings; luego se irá al gimnasio a hacer gim-jazz y se encontrará con todas las de la jet, que vienen de hacerse liftings, y con alguna top-model amante del yoghurt light y el body-fitness.

El arcaico aperitivo ha dado paso a los cocktails, donde se jartan a bitter y a roast-beef que, aunque parezca lo mismo, engorda mucho menos que la carne.

Ustedes, sin ir más lejos trabajan en un magazine, no en un programa.

En la tele, cuando el presentador dice varias veces la palabra O.K. y baila como un trompo por el escenario la cosa se llama show, bien distinto, como saben ustedes, del anticuado espectáculo. Si el show es heavy es que contiene carnaza y si es reality parece el difunto diario El Caso, pero en moderno. Entre medias, por supuesto, ya no ponen anuncios, sino spots que, aparte de ser mejores, te permiten hacer zapping.

Estas cosas enriquecen mucho. Para ser ricos del todo, y quitarnos el complejo tercermundista que tuvimos en otros tiempos, sólo nos queda decir con acento americano la única palabra que el español ha exportado al mundo: la palabra SIESTA."


(Escrito remitido hace unos años por una señora a un programa radiofónico con el ruego de que se leyera en directo.)

miércoles, 30 de julio de 2008

Nuevas fotografías

Actualización de los distintos álbumes temáticos con la inclusión de nuevas fotografías que, para una más fácil visualización, también se incluyen en este que aquí se publica.

lunes, 7 de julio de 2008

Saleri II

Vistió de luces por primera vez y estrenó nombre en Alba de Tormes

Julián Saiz Martínez, Saleri II, (Romanones [Guadalajara] 19/06/1892 – Madrid 7/10/1958).

Destacó, sobremanera, en la suerte de banderillas, lle
gando a ser considerado el mejor banderillero de su época. Torero completo, compartió terna en múltiples ocasiones con Joselito y Belmonte, y pasó, por meritos propios, a formar parte de la historia grande del toreo.

Tomó la alternativa en Madrid el 13 de septiembre de 1914 y parece que realizó su último "paseillo" el 25 de agosto de 1935 en Almagro.

Participó, junto a Joselito y Francisco Posada en la reinauguración de la Monumental de Barcelona el 27 de febrero de 1916 con toros de la ganadería de Pablo Benjumea. También lo hizo, compartiendo cartel con Gaona y Joselito, en la primera corrida celebrada de la Plaza de Toros de Albacete ante astados de Fernando Villalón el 9 de septiembre de 1917, así como en la inaugural de la de Pamplona en día de San Fermín de 1922 junto a Juan Luis de la Rosa y Marcial Lalanda, y encierro de Vicente Martínez.

Como novillero debutó “vestido de luces” en la Plaza de Toros de Alba de Tormes y en ella “estreno” su nombre, tal y como se relata en el artículo publica
do el 14 de febrero de 1916 en la revista “La Lidia Taurina” que, como curiosidad, se trascribe a continuación .


"Aniceto Ajo, alias Cuchareta es la ninfa Egeria de Julián Saiz, en cuya vida torera ha ejercido notoria influencia.
Durante sus primeras correrías taurinas usaba Julián el apodo de Posadero, y con él llegó á Salamanca cuando marchó de Madrid después de haber cerrado por ausencia su establecimiento de carnicería.
Aniceto es un tipo original: pequeño, regordete, de ojos vivos de labios gruesos, y de fisonomía simpática.
Sus aficiones taurinas diéronle, andando el tiempo, en proteger a los torerillos que, errantes por esos pueblos, llegaban á Salamanca á hospedarse en la modesta fonda que allí tiene Cuchareta.


Un día llegó allá Julián.

  • Aquí vengo decidido a torear lo que salga, díjole a Aniceto. Y a parar en su casa todo el tiempo posible.
  • ¿Quieres torear el domingo en Alba de Tormes?
  • ¿Qué si quiero? Eso no se pregunta. Usted manda y yo toreo donde sea y como sea.
  • Bueno; pues quedas contratado. ¿Tienes traje de luces?
  • De luces… apagadas. ¿No es bueno este?, dijo señalando su chaquetilla de diario, que presentaba alguna que otra pieza por los trozos de tela que se fueron enganchados en los pitones de los bueyes.
  • Entonces yo te alquilaré un traje… un traje que fue mío.
  • ¿Pero usted es torero también?
  • También lo soy, pero muy desgraciado. Figúrate que un toro me dio un día una corná y ya ves como me dejo la lengua. Y sacando de ella medio palmo, vio Julián que á su protector le había suprimido el cuerno la mitad de la sin hueso.
  • ¿Se quedaría usted sin habla?
  • Primero así me quede, pero después que los médicos me curaron, me volvió la mitad de ella.
  • Pues si que el torito tiraba á dar.
  • ¿Si le hubiera dado esa cornada á algún político? …¡Pero a mí! ¿Y que apodo llevas?
  • Me llaman Posadero.
Dos días después Cuchareta y su protegido se marchaban á Alba de Tormes, separándose, porque mientras el muchachillo se iba a ver el pueblo y a saludar a sus compañeros, Cereceda, el amigo Aniceto se dedicaba á ultimar los preparativos.

Julián vio en una esquina el cartel anunciador y se fue derecho a él como una tromba. Quería ver su nombre en letras de molde, que para los toreros como para todos los demás artistas, sea el que sea su arte, el primer encanto, el primer triunfo, es verse anunciados en los carteles. Llegó allí y… se quedó de una pieza. Su nombre no figuraba en él. Sin decir una palabra, jadeante se fue en busca de Cuchareta con el que dio al fin.
  • ¿Que te pasa, muchacho? Díjole al verle tan azorado.
  • Que… que… no… fi… fi… fi… guro…
  • ¡Acaba de tartamudear! ¿O es que á ti también te ha partido la lengua un buró?
  • Que no toreo… que no toreo, decía el chiquillo casi llorando.
  • Que si toreas, hombre. Ya lo veras. Y déjame ahora, que tengo mucho que hacer.
  • Pero… dígame usted: ¿Quién es ese Saleri II?
Al día siguiente se celebró la fiesta y cuando ya estaban las cuadrillas para hacer el paseíllo, acercósele Cuchareta y le dijo:
  • Anda, ponte ahí, en tu sitio, y le empujo al lado del otro matador.
  • Pero, ¿y el otro? ¿El Saleri?
  • Ese Saleri II eres tú, á quien he cambiado el apodo, porque el otro no me gustaba.
Sonaron los clarines; la banda del pueblo entonó un pasacalle; el charloteo de los espectadores, sobre el que salía la palmada de un impaciente, retumbaron en los oídos del novel matador, que por primera vez pisaba un ruedo vistiendo el traje de alamares dorados sobre sedas de colores.

Desde entonces Julián Saiz viene apodándose Saleri II."


La Lidia Taurina - Núm. 2 - Madrid 14 de febrero de 1916
Biblioteca Nacional de España

domingo, 6 de julio de 2008

Aquel otro Madrid

Nuevo álbum con una recopilación de antiguas fotografías que posibilitan un paseo virtual por un Madrid muy diferente del actual.

sábado, 28 de junio de 2008

Museo Padre Belda

Acontecimiento importante para Alba de Tormes que con la inauguración del nuevo Museo arqueológico Padre Belda no solo incrementa su oferta turística y cultural, sino que también ve como se consolidan y rehabilitan las ruinas de la antigua iglesia -y panteón ducal- del monasterio de los Jerónimos que parecían avocadas a una completa desaparición.

       

domingo, 8 de junio de 2008

En Forma (Los Junkos)

Con este ritmo sonaba, interpretada por Los Junkos, la mitica "In the Mood" de Glenn Miller, traducida al castellano con el titulo de En forma.


Para facilitar su localización, desde hoy se habilita en la columna lateral un espacio denominado > Recordando a los Junkos donde se incluirán las barras de reprodución de distintos temas musicales que ellos interpretaban.


miércoles, 28 de mayo de 2008

Así vieron el Castillo

Visión retrospectiva del Castillo-Palacio de la Casa de Alba a través de las obras de distintos artistas en distintas épocas.

sábado, 24 de mayo de 2008

Fotografías del blog

Después de algunos intentos y de utilizar distintos sistemas, por fin se han organizado las fotografías aportadas al blog en 5 presentaciones interactivas en las que se engloban las dos colecciones disponibles hasta el momento:
  • Con otro color
    • Fotografías del antiguo Leganés
  • Piedras centenarias (Por su extensión se ha dividido en 4 bloques temáticos)
    • Construcción de la Basílica: Evolución de las obras desde su inicio hasta 1923
    • Alba religiosa: Procesiones, iglesias…
    • Alba desde distintos ángulos: Vistas generales y parciales
    • Rincones albenses: Calles, edificios, parajes singulares…
Para acceder a ellos basta con pinchar en el apartado Fotografía de la sección > Accesos directos situada en la barra lateral.

viernes, 16 de mayo de 2008

Los Junkos

Los Stones de Alba
En los 60 Los Junkos osaban tocar Rhythm & Blues en la villa ducal.

A mediados de los 60, la fiebre del rock and roll se había extendido ya desde la capital a los pueblos de la provincia de Salamanca. A Los Abejas de Bejar – de los que ya hemos hablado- se fueron añadiendo otros conjuntos, muchos de gran calidad. Entre ellos destacan Los Junkos, de Alba de Tormes. Su historia es representativa de las “difíciles” relaciones que existían entre los jóvenes músicos pop y la autoridad competente, por más que esta organizara concursos anuales en el Pabellón de Deportes.


En 1965 cuatro amigos se reunían por las tardes a tocar sus guitarras españolas. Sus nombres eran Paco García Arnés, alias Capone (punteo), Jesús Nieto, apodado La Fiera (rítmica), Isidro González Cavi (batería) Y Manolo Patrocinio Moreno (bajo).


Tras un año de rascar y rascar, Cavi, que hasta entonces marcaba el ritmo sobre mesas y sillas, consiguió que su padre le comprara una batería Twister, casi de juguete, mientras que sus compañeros adquirieron a José Luis Ingelmo, dos guitarras y un bajo Jomadi, procedentes de Los Escorpiones. Los amplificadores eran caseros y construidos por un hermano marista. Afortunadamente, gracias a las facilidades del tío Manolo, pudieron enseguida cambiar estos trastos por un Music Son de bajos y un magnífico Fender por el que salían las guitarras de Paco y Jesús, así como por una batería Sonor, de mucho mejor sonido que la “sartén” anterior.

De los Beatles a los Stones


El grupo se formó bajo la influencia de los Beatles y Los Brincos, cuyas canciones les enseñaba Ángel Chin, organista de Los Vanadiors hermano de Paco, su punteo. Sin embargo, pronto evolucionaron hacia una línea más dura, más stoniana. “Se nos daba bien el Rhythm & Blues, por lo que nos especializamos en temas de los Rolling Stones y de un grupo alemán llamado Los Vampiros”, afirma Cavi.


Gracias a su buen sonido y a los oficios de Pedro Nieto, Perry, manager del grupo y hermano de su otro guitarrista, les fue fácil actuar en el Hotel Colón de Béjar, en Plasencia, en otros pueblos de la provincia de Cáceres y en Peñaranda junto a sus amigos Los Penbrac.

"Nuestros únicos rivales era eran Los Crashers”, afirma Perry. “Su estilo era similar al nuestro, pero en muchos lugares nos preferían porque a diferencia de ellos, no hacíamos ascos a tocar cumbias, pasodobles, jotas y otra música de baile”. Por ello el conjunto gozó desde el principio de una excelente acogida allá donde actuaba. Sin embargo, fueron frecuentes sus colisiones con la autoridad competente. Y no hay que olvidar que la autoridad competente tenía mucha autoridad en la España de Franco.
El primero de estos choques tuvo lugar en Fermoselle, localidad zamorana junto a Portugal. Según Cavi, “el mando de la Guardia Civil correspondía a un capitán. Como estábamos en un pueblo fronterizo, éste utilizaba una gorra de plato, distinta al habitual tricornio. Recuerdo que me crucé con él a las cuatro de la mañana, tras la actuación. Yo estaba muy alegre por la ingestión etílica y la perspectiva de pillar la pasta. Así que, no se me ocurrió otra cosa que gritar a mis compañeros ¡qué viene el sereno!”. El resultado fue que, aquella noche durmieron en la casa cuartel, y que solamente la abandonaron tras abonar la multa correspondiente.


Más grave fueron sus diferencias con algún cacique de su pueblo. “Teníamos un contrato para tocar en carnavales en Guijuelo y nos iban a pagar 18.000 pesetas” asegura Perry. “Pero nos dejamos convencer por nuestros padres para actuar en El Casino de Alba por 17.000. Se daba la circunstancia de que el presidente del casino y el alcalde de la villa ducal era la misma persona. Como no estaba allí, firmamos el contrato con el vicepresidente. Al regresar, el señor alcalde (y jefe local del Movimiento) estimó que no quería vernos allí y que de lo firmado nada. Tras varios rifirrafes en los juzgados, se instó a nuestro abogado a retirar la demanda porque nunca íbamos a ganar. Además, el secretario del gobernador civil en persona, nos aconsejó que dejáramos la música puesto, decía, no se nos iba a permitir extender el comunismo por los pueblos en que tocábamos”. Y así, a solo dos años de comenzar, acabó para siempre la carrera musical de los Junkos.


El destino posterior de los miembros del grupo ha sido muy diverso. Manolo Patrocinio trabaja actualmente en una oficina bancaria de Sevilla, Paco, de relaciones públicas en Ibiza, Isidro González es funcionario del Ayuntamiento de Santa Marta, mientras que Jesús Nieto falleció.


ooooOoooo

Hasta aquí el reportaje que firmado por Víctor G. Villarroel y publicado el 3 de enero de 2007 en El Adelanto de Salamanca reavivó el recuerdo de unos y despertó la curiosidad de otros.

Hasta aquí su historia, pero... ¿y su música? ¿Qué pasó con su música? ¿Como recordarla?

Alguna vez pudimos oírla en la Perdiz donde en ocasiones Daniel reproducía una cassette; pero fundamentalmente ha llegado hasta nosotros gracias a Cavi quien hace algún tiempo me facilitó una copia en formato CD.


Para nostálgicos y curiosos hoy iniciamos aquí una serie de entregas con diversos temas musicales que ellos interpretaban. Activa el sonido de tu equipo, pincha en la flecha de la barra del reproductor y disfruta del sonido de Los Junkos, emblemático grupo musical albense de los años 60.