sábado, 13 de septiembre de 2008

Ha salido EL TRECE

Tal y como estaba anunciado hoy, 13 de septiembre, ponemos a disposición de todos nuestros visitantes la edición digital correspondiente al número 1 de la revista EL TRECE, que vio la luz tal día como hoy hace 37 años.

EL TRECE, nacido de la inquietud de unos jóvenes comprometidos con su tierra, estuvo saliendo a la calle, de forma ininterrumpida, el día 13 de cada mes durante dos años (septiembre de 1971 – septiembre de de 1973) editándose un total de 25 números; pero quizás la mejor forma de presentar esta publicación sea transcribir las reflexiones que sobre ella realizaba quien fuera su director, Jesús María García, en otra revista albense, Puerta del Rio (de la que también se pretenden ofrecer ediciones digitales), en octubre del año 1983

“[...] EL TRECE
Después vino la República, la Guerra y dura postguerra. Dos organizaciones antagónicas se disputan el protagonismo de la Villa: el Frente de Juventudes y la Acción Católica. Tenemos inciertas noticias sobre publicaciones de ambas instituciones juveniles, pero no obra en nuestras manos ningún ejemplar de ellas.

El Frente de Juventudes se convirtió pronto en una Organización Juvenil Española (OJE). La crisis del franquismo, ya entrados los setenta, encuentra dirigentes de dicha organi­zación que promueven una OJE despolitizada. Pretendieron que en ella tuvieran cabida todos los jóvenes españoles, que se desterrara de ella la propaganda política, que se ocupara sólo y exclusivamente de temas de juventud. Alentados por esta iniciativa un gru­po de jóvenes albenses comenzamos a trabajar en este proyecto. Se consiguió un lugar de reunión, una serie de actividades juveniles y una revista: EL TRECE que se publicaba el día 13 de cada mes a multicopista. Los bruscos vaivenes del tardofranquismo dieron al traste en breve tiempo con la idea despolitizadora de la OJE, aunque nuestra revista hizo oídos sordos a las nuevas consignas, no sin una pequeña transformación: el anagrama de la OJE aparecía cada vez más relegado y diminuto. Y los temas relativos a la organiza­ción juvenil se le encargaron al Delegado de la Juventud. Nuestros esfuerzos se encaminaron, a realizar una revista totalmente albense parapetados en unas siglas para asegurar la supervivencia.

LA CENSURA ATACA

Sin embargo, el TRECE no estaba seguro ni siquiera con tales padrinos. El número 13, como bien es sabido tiene connotaciones "gafes" y fue elegido intencionadamente para la revista. “Nuestro mensaje y nuestro desafío va dirigido a los que dicen que el número 13 es fatídico, a los que piensan que en Alba nada, bueno puede crecer", decíamos en el editorial del nº 1. Y este desafío llegaba hasta atrevernos a publicar el día 13 que coincidía en martes un número extraordinario.


Ya en el número 1 se tuvo el primer encontronazo que es­tuvo a punto de añadir un caso más a las desgracias que augura el malhadado número. Se realizó una entrevista al P. Raimundo a propósito de la gira que años atrás había realizado por toda España el Brazo de Santa Teresa, des­tinado, según nos dijo el entrevistado, "única y exclusivamente a levantar la Basílica". Los rumores de la Villa eran que se habían recolectado ingentes cantidades de dinero y nada se había hecho por la continuación de las obras del templo teresiano. Nuestra imprudencia juvenil terminó la entrevista con un comentario de alto voltaje:"Sin embargo, se rumorea que los carmelitas en cuestión económica se han fortalecido desde entonces a estas fechas. Así por lo menos lo atestiguan sus nuevos conventos, restauración de iglesias… "¡Dinamita pura! La noticia llegó hasta el General de la Orden Carmelitana y se amenazó con llevar el caso a los tribunales. La buena mano izquierda del entonces alcalde, D. Eduardo Acevedo, paró el golpe y se zanjó con una carta de desagravio en el número siguiente. Aunque veladamente seguíamos sobre el asunto con afortunadas frases cortas como "¿Se esconde bajo el brazo la parte de más cosquillas del cuerpo?”

Los problemas de censura no terminaron ahí. Unos números más darán pié al alcalde de la Villa para llamar de nuevo la atención de los redactores de EL TRECE. La secci6n "¿Es Esta la cuestión?", cuyas frases ocurrentes para leer entre líneas eran las deli­cias de los lectores será la causa. En ellas se arremete a diestro y siniestro contra todo, naturalmente sugiriendo, más que diciendo. Las que más dolieron al alcalde fueron entre otras las siguientes: “La UNICEF es una organización para la ayuda de pueblos y naciones. La DESUNICEF es lo que hay en nuestro pueblo”, “Si Lope de Vega hubiese permanecido más tiempo en Alba contaría con obras como estas: Rimas Humanas y de Vinos, Fuentecabruna, La Perfecta Gansada y cien mil más por el estilo", o aquella otra, “Frase para poner en los coches: Alba de Tormes, no solo los cangrejos caminan para atrás". Tras estos incidentes la revista salió todos los meses después de una censura previa.


OTRA DE PROYECTOS

Durante la existencia de EL TRECE, desde agosto de 1971 hasta setiembre de 1973, un total de 25 números, Alba se embarcó, como en otras épocas, en diversos proyectos en los que la revista volcó todo su entusiasmo. La verdad es que estos dos años no fueron malos para la Villa. En ellos se pavimentaron las calles, se hizo del Hospital de Santiago una residencia de ancianos, con su consiguien­te arreglo, las fiestas tomaron un cariz más popular y variado, incluso desde EL TRECE se propusieran una fiestas en agosto, cosa que prosperó. Sin embargo, son dos los temas qua más páginas ocuparon en la revista: la Sociedad de Amigos de Alba y el Monumento a Santa Teresa.

D. Andrés García lanzó la idea en EL TRECE de crear una sociedad que velara por los intereses de la Villa, que mostrara la amistad entre los albenses, que se preocupara de problemas y soluciones. La revista machaconamente repitió en sus números la idea, hasta que un grupo de albenses fundó la que se llamaría Sociedad de Amigos de Alba. En breve tiempo realizaron unos magníficos Festivales del Tormes, se hicieron cargo del teatro, a punto de desaparecer, y promovieron los concursos literarios Pluma de Santa Teresa -para adultos- y José Sánchez Rojas -para niños-. Su actividad en aquellos primeros años fue envidiable, aunque no exenta de problemas.


(Pinchar sobre la portada para descargar)
Más páginas dedicó EL TRECE aún a la erección del Monumento de Santa Teresa, que resultó altamen­te problemático desde sus inicios. La idea surgió de la Hermandad de Santa Teresa, por boca de Diego Sánchez y Jaime Briz. El entusiasmo albense por los temas teresianos no la dejó enfriar y se pusie­ron manos a la obra. Se pretendía abrir un concurso de artistas para elegir la mejor obra. Sin embargo, ciertos malentendidos dieron lugar a que al es­cultor Jaime Perelló presentara una maqueta y pro­yecto en inmejorables condiciones. La disensión en­tró en el seno de la Hermandad: unos aceptaban el proyecto Perelló mientras que otros se mostraban disconformes con la adjudicación de la obra sin un previo concurso. La maqueta presentada tampoco satisfacía a estos últimos. La idea de Perelló era colocar el monumento en el torreón de la puerta del río, presidiendo la entrada del pueblo. Al final, prospero la idea de desechar este proyecto, no antes sin que la Hermandad tuviera que abonar el coste de la maqueta al escultor, requerido por vía judicial. Habría que esperar cinco años más para tener un monumento, pero sin concurso. Se llamó al afamado escultor Pablo Serrano cuya propuesta no cuajó por excesivamente cara. Y se optó por el proyecto más modesto del escultor salmantino Venan­cio Blanco, cuya obra se levanta hoy en las proxi­midades de la Basílica. Lo que EL TRECE pensaba que sería una nueva Basílica se hizo realidad para satisfacci6n de los albenses. Sin embargo, EL TRECE no tuvo la misma suerte. Los jóvenes que sustentaban su redacción emigraron de Alba, buscando acomodo en otras provincias. Y la soledad terminó con la revista el mes de setiem­bre de 1973, cuando cumplía su número 25. [...]”
 
En este pueblo hubo otros periódicos
Puerta del Río Revista nº 4 Octubre 1983


Para no romper con la tradición seguiremos la costumbre de EL TRECE, y trataremos de tener disponible, cada día 13, el número correspondiente a ese mes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.