domingo, 24 de mayo de 2009

El Tormes. Número 7

«Ha llegado el momento de que todos los albenses pongamos bien de manifiesto nuestros sentimientos y nuestro altruismo; hagamos una obra de caridad contribuyendo cada uno con lo que buenamente podamos para aliviar la triste situación del Hospital de Santiago. La ocasión es propicia para ello. Se avecinan unos días que todos nos permitimos el lujo de hacer algunos extraordinarios. ¿No podríamos hacer uno más en obsequio de los enfermos del Hospital? Será un bello gesto muy filantrópico.»

Así se exhortaba a los albenses del año 1929 desde las páginas del número 7 de El Tormes a participar en una suscripción popular, en beneficio del Hospital de Santiago, promovida por este semanario e iniciada por su redacción con una aportación de 25 pesetas de la época, esto es, el equivalente a la venta de 250 ejemplares del periódico, cantidad posiblemente superior a su tirada habitual.
En números sucesivos se publicarían los nombres de las personas contribuyentes con esta causa (alguna de las cuales aún se pasea por Alba) junto a las cantidades donadas que a la fecha de publicación del número 17 (último ejemplar de los que disponemos) alcanzaba un montante de 3.657 pesetas y 65 céntimos.

En otro orden de cosas, y a titulo de curiosidad, este ejemplar, que salió a la luz pública el 22 de diciembre de 1929, lo hizo con una errata de imprenta indicando en su primera página que se trataba del número 6 cuando en realidad se correspondía con su séptima edición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.