jueves, 25 de junio de 2009

El Tormes: Diciembre 1929 - Enero 1930

--------
Con esta fecha añadimos a nuestra hemeroteca, los números 8 y 9 del antiguo dominical albense El Tormes (último número del año 1929 y primero de 1930). En ellos se continúa informando sobre las nuevas aportaciones realizadas a la suscripción en favor del Hospital de Santiago promovida por ese periódico, al tiempo que se publica un artículo de José Sánchez Rojas recordando la celebración de las fiestas navideñas en Alba de Tormes (articulo que ya fue recogido, en su día, en otro apartado de este espacio) y se da cuenta de la aprobación por parte de la Diputación Provincial de Salamanca de una subvención de 5.000 Ptas. para las obras de la Basílica Teresiana, así como la noticia de la próxima celebración, también a beneficio del Hospital, de un festival taurino con reses cedidas por Emilio Clavijo para ser lidiadas por el polémico y por entonces número uno del escalafón de novilleros Saturio Torón.
Del resto de contenidos destacamos por su curiosidad la publicación (de inserción obligatoria) de la Real orden de la Presidencia del Consejo de Ministros estableciendo una cuota anual de 5 Ptas. por la licencia de uso de cada aparato receptor de radio en domicilio particular y de 50 Ptas. en lugar público (Bares, cafés, hoteles...), y también la felicitación que, a través de los Gobernadores Civiles, hacía llegar a todos los Ayuntamientos, y por extensión a toda la población, Miguel Primo de Rivera, apenas un mes antes de su dimisión como Presidente del Gobierno y posterior exilio en Paris.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.