martes, 1 de septiembre de 2009

Alba salió adelante gracias a los obreros y la clase media

Una vez más, y ya son varias, al destacar los contenidos de los ejemplares de Puerta del Río que incorporamos a este espacio, me inclino por una de las entrevistas a personajes señeros de Alba de Tormes que habitualmente incluía entre sus páginas esta revista. En este caso, el del número 15, lo hago con la realizada por Julián Moreiro y Ricardo Nieto a D. Esteban Rodríguez, maestro de varias generaciones de albenses y alcalde de la villa entre los años 1966 y 1969, entrevista en la, al margen de la proximidad afectiva con Ángel Galán a quien se cita en alguna ocasión, resulta sumamente interesante comprobar como a medida que se desgranan los recuerdos del protagonista vislumbramos un amplio periodo del devenir de nuestra localidad, nos sorprendemos con la descripción de alguna situación surrealista: «Según entrabas al salón (del antiguo Casino), encontrabas a los obreros a la derecha y a los señoritos a la izquierda. Nosotros, los funcionarios, nos colocábamos en el centro», y respaldamos alguna de sus afirmaciones rotundas: «Mal que bien, Alba de Tormes comenzó a sacudirse el hambre y la tristeza. Con esfuerzo. Con dolor. Sin la ayuda que hubiera podido esperarse de los sectores más pudientes». «Este pueblo ha salido adelante gracias a los obreros y la clase media»

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.