martes, 1 de diciembre de 2009

Olvido histórico

Sin pena ni gloria, o mejor..., con más pena que gloria, pasó el 28 de noviembre de éste 2009 y con él, el bicentenario de La Batalla de Alba de Tormes.

Solamente Ascua (Asociación Cultural Albense), en el número de otoño de su revista L’Aceña; José Antonio Bonilla, con una breve reseña publicada en la Gaceta Regional (en la que se intuye una lectura previa del artículo conmemorativo de esta página); y Miguel Ángel Martín Mas, en su blog especializado en las Guerras Napoleónicas; parecen los únicos en haberse acordado de éste histórico aniversario.

Una pena que estamentos oficiales como la Diputación Provincial o, con mayor motivo aún, el Ayuntamiento de Alba de Tormes, quien parece estar pensando ya en próximas efemérides teresianas, no se hayan hecho eco de ésta. Ocasiones para la enmienda tendrán en apenas tres años (Arapiles, Garcihérnandez, Defensa y evacuación del castillo de Alba…) Esperemos que la organización de otros centenarios (nacimiento, beatificación, canonización…) no se lo impidan.

10 comentarios:

  1. Estimado Gerardo,gracias por todo lo que puedo aprender de la historia de Alba de Tormes entrando en tú blog.
    No tengas dudas que las celebraciones relacionadas con la supuesta "santa" se efectuaran con muchisima mas notoriedad´, presupuestos ,entusiasmo......por parte del Ayuntamiento de la Villa.
    UN SALUDO Y GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. Perdona Ateo Orgulloso, Santa es porque es nomenclatura y regulación de la iglesia, por tanto, no puedes poner en duda que es santa. Otra cosa es que no creas en Dios ni todo lo que ello conlleva.
    Además, cuantas veces habeis visto que se celebre una derrota, lo que se celebran son las victorias.

    ResponderEliminar
  3. Calderón de la Barca dijo:
    "Suele decirse de aquellos
    que muy poco han estudiado,
    que en Salamanca han entrado,
    mas no Salamanca en ellos".

    ¿Cómo se puede llega a conocer, a amar a tu pueblo si se ignora o se desprecia una parte de su historia?
    Seguid, seguid fosilizados en vuestro caparazón ensalzando las bondades de un Alba de charanga y pandereta, de cerrado y sacristía.

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, La Batalla de Alba de Tormes constituyó una derrota para las tropas españolas, pero, nos guste o no nos guste, es parte de nuestra historia que, como bien atina El dómine Lucas, no podemos y no debemos despreciar.
    Aunque derrota, Anónimo, el ejemplar y heroico comportamiento de buena parte de nuestros soldados y el sacrificio de más de dos mil compatriotas que con su sangre regaron ese día nuestros campos, bien merecía, doscientos años más tarde, al menos un recuerdo.
    No sería esta la única conmemoración, celebración o recuerdo (como quieras llamarlo) de una derrota, y ya que preguntas que “cuantas veces se ha visto”, así, a vuelapluma, se me ocurre que anualmente celebramos, conmemoramos o recordamos (como prefieras denominarlo) la derrota comunera, que no la victoria imperial, en Villalar, o, algo más lejos, la caída de Barcelona, que no su conquista por Felipe V, en la Diada catalana.

    ResponderEliminar
  5. Domine Lucas directamente está muy desorientado y patina...conozco la historia de Alba como el que más y llevo a Salamanca, a su Universidad muy metida....¿charanga y padereta? a qué te refieres al Alba de los Yañez?
    Tienes razón Gerardo, alguna derrota se celebra, pero precisamente son esas celebraciones como "raras" como impregnadas de un nacionalismo barato y ciego....ya no hablo de Barcelona, hablo de Villalar...símbolo de la izquierda que ensalza a los Comuneros que si hoy vivieran serían de la derecha de toda la vida...Los comuneros defendían el interés de clase frente a la gente venida de fuera....pero eso es otra historia...Hay muchas cosas que celebrar y de las que sentirse orgulloso, debemos cuidad nuestra historia y patrimonio...que tal la casa de Lope de Vega, que tal la arquitectura del XIX en Alba que era señorial y le daba un aire de pequeña ciudad, que tal Sánchez Rojas, que tal el Obispo Manterola, que tal Curro Caro, Isidoro Alvarez...estas y otras muchas son parte de nuestra historia y memoria o desmemoria.
    No me malinterpretes, tu entrada me parece magnífica, pero me "disgusta" el aire de reproche frente a otras celebraciones como lo que rodea a la Santa, que lo queramos o no da mucho a Alba, tanto que sin ella y lo que le rodea seriamos un erial, ciudad dormitorio...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Te ciega tu altivez y tu arrogancia,
    sumo conocedor de nuestra historia,
    pues confundes la "casa" con la escoria
    y a un obispo le embutes de sustancia.

    ResponderEliminar
  7. Agradezco tu participación, Anónimo, pero tampoco yo quiero que me malinterpretes.
    En mis comentarios no hay reproches a la celebración de conmemoraciones teresianas, pero dado que Alba no es solo Santa Teresa, y que los albenses no son todos teresianos, sus regidores no pueden…, no deben circunscribirse a este aspecto, importante, si, pero no el único importante, de nuestro pasado.

    ResponderEliminar
  8. Gerardo,no te esfuerzes más,que para muchos tiene mas importancia el que una monja se muriese en Alba ,que toda la Guerra de la Independencia.
    Porque quede claro que lo unico que ocurrio con la monja es que paso por Alba y se murio(una monja muy especial y muy destacada de sus tiempos,pero de santa,todos y todas que quiere el vaticano se convierten en santo/as,).
    UN SALUDO PARA TODOS

    ResponderEliminar
  9. De cultura, lo que se dice cultura en Alba siempre hemos andado un poco escasos, empezando porque la mayor parte de los albenses no conocemos nuestra propia historia y no sabemos valorar lo que hemos tenido (y lo que ha desaparecido por culpa de otros y ya no tenemos, y no hablo sólo de la fachada de una casa que podía recordarnos a Lope de Vega y que siempre queda muy bien en las guías, sino a la cantidad de edificios que han ido desapareciendo y han convertido muchos barrios de Alba que eran pintorescos en barrios de pueblo-ciudad).
    Dicho esto, lo podemos aplicar a todos los casos. Tal vez Alba pierde una oportunidad con el centenario de la batalla. Pero no comparemos una batalla con toda la guerra. No lo hagamos. Y tampoco caigamos en la tentación de querer menospreciar al figura de alguien como Teresa de Cepeda y Ahumada, valorada no sólo a nivel religioso, sino también en otros ámbitos y conocida no sólo entre los católicos y apreciada. No lo hagamos. Porque entonces estaremos dilapidando nuestra historia y uno de los referentes que hacen de Alba lo que es, que fue el error que tuvo el psoe durante años en cuanto a política turística. No lo hagamos por favor y seamos un poco serios. Lo otro, a recordarlo, claro que sí. Pero no tiremos piedras contra nuestro propio tejado, por favor, que somos mayorcitos y tenemos que dejar nuestros anticlericalismos y antisocialismos en casa. Y lo digo por todos. Porque para defender la cultura no tiene que haber color.

    ResponderEliminar
  10. ANÓNIMO estoy de acuerdo con relacion a la cantidada de casas con historia, y que esteticamente le daban una identidad al pueblo que se ha perdido,pasear hoy por varias callles de ALBA da pena.
    Pero no estoy de acuerdo que la monja halla dado tanto al pueblo ,porque si durante toda la historia se hubiese dedicado a emprender nuevas formas de poder ganarse la vida en lugar de tanta misa rosario y rezos para que nos solucionaran la vida milagrisamente ,alomejor otra gallo nos hubiese cantado.
    UÑN SALUDO PARA TODOS

    ResponderEliminar

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.