martes, 27 de abril de 2010

¿Alba de Teresa?


"En Alba de Tormes parece haberse instalado un teresianismo fatuo y exagerado, propio de unas épocas que muchos y muchas creíamos olvidadas. Un ejemplo de hasta donde se está dispuesto a llegar ha sido al bautizar la Villa Ducal como “Alba de Teresa” en carteles institucionales, que además de fusilar el título de una obra de un conocido albense, supone un despropósito turístico para propios y extraños, al ver aparecer a la señora corregidora ante los medios de comunicación con dicho nombre como fondo. Lo de rendir homenaje a Santa Teresa está bien, pero no debe hacerse so capa de cualquier pretexto y a todas horas, porque se nota demasiado lo impostado y falso del montaje, que además de descubrir a quienes lo perpetran, puede provocar un alejamiento y un hastío cada día mayor hacia la Santa."
.

Esta que nos precede es la reflexión final de Kassandra Bioy en su habitual sección In Albis de Tormes que publicaba la revista sociocultural L’Aceña en su edición correspondiente al trimestre octubre-diciembre del año 2008, y que, a pesar de que últimamente parece un lema un tanto olvidado, como olvidados también resultan aquellos vuelos directos con El Vaticano que se auguraban, no nos resistimos a reproducir al incorporar a nuestra hemeroteca este su número 31, del que también destacamos el articulo firmado por Miguel Manuel Martín en el que nos presenta varios de los documentos que conforman el expediente abierto en su día por la Real Academia de la Historia relativo a la venta de piedras procedentes de las murallas y castillo de Alba.

1 comentario:

  1. Ese fatuo ¿será el caballero de la negra figura?

    ResponderEliminar

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.