viernes, 5 de noviembre de 2010

Cornezuelo nº 4

Curioso e interesante resulta el articulo que en el año 1991 publicaba el número 4 de la revista Cornezuelo bajo el titulo «La Lotería del río Rafa» en el que su autor, Fernando Jiménez echa mano de sus recuerdos y nos describe al detalle como nuestros antepasados entretenían las tarde-noche de domingos y festivos jugándose las “perras” a una singular lotería (actualmente conocida como bingo) en el antiguo Juego de Pelota al que se accedía por la cuesta del Toro y que, además de dos frontones disponía de un cobertizo destinado a este menester.
Merecedor de reseña también nos resulta el extracto del capitulo «Estigma español y teresiano» que Antonio Álamo dedica a la inacabada Basílica en su libro Senda Emocional de Alba de Tormes (Libro del que ya hemos adaptado una copia para incluir en nuestra sección Biblioteca digital albense tan pronto como contemos con la oportuna autorización).
Y Además, una somera biografía de Luis Bello, y un artículo de Manuel Iglesias “Garalo” sesenta años después de Rojas, y la reproducción de alguno de los escritos del periodista albense, y la particular visión de José Sánchez Sánchez sobre la vecina Meseta de Carpio, y colaboraciones de Pepe Rueda, Ana Francisco Herrero, Fátima y Rebeca Ruiz, Fernando y Diego Patrocinio, Florentino Gutiérrez, Nacho Cotobal, Pepita Robles, Ángel Ortiz, Jesús Mª García, Manuel Diego, Mª Rosa del Olmo; Florencio E. Hernández, Julia E. García Manzano... que conforman el ejemplar de esta revista que hoy reeditamos en formato digital y cuya lectura recomendamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.