martes, 19 de julio de 2011

L'Aceña nº 12

«Por sus páginas ha pasado la historia y la intrahistoria, la antropología y la etnografía el arte y el folklore, el ensayo y la creación literaria, la opinión y la crítica… En definitiva, el ser, el sentir y el vivir de los hombres de nuestras tierras.»

Con este análisis retrospectivo que desde el editorial de L’Aceña se realizaba cuando en el primer trimestre del 2004 se cumplían tres años del inicio de esta publicación, iniciamos la presentación de su número 12 que ilustraba su portada con la imagen del sepulcro del caballero Anton de Ledesma, cuya antigüedad se remonta al primer cuarto del siglo XV y que podemos encontrar en la iglesia románico-mudéjar de Santiago, iglesia a la que también en este ejemplar se le dedica un detallado reportaje al igual que se hace con la “Catacumba” de Peñarandilla ya descrita, en marzo de 1926, por Luis Bello, insigne albense, aunque con escasa relación con la tierra que le vio nacer de la que no conservaba «raíces familiares, ni otro bien, ni otra tierra que la de alguna tumba.»

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.