lunes, 12 de septiembre de 2011

L'Aceña nº 11

Si Fernando Jiménez descubrió el tesoro parroquial (Cornezuelo nº 5), Pepe Rueda no se quedó a la zaga, salvando de la destrucción por el trapero los libros de cuentas, actas y fundación del Patronato de Santiago y San Marcos, y así nos lo relata en este nº 11 de L'Aceña en el que también se recoge un reportaje sobre la entrega del Premio Ascua en Defensa del Patrimonio y la Cultura a Jerónimo Cotobal y donde, además, encontramos un articulo de Hilario Almeida sobre ermitas y ermitaños en el que nos da noticia de la existencia, en tiempos pasados, de una plaza de toros, un corral de comedias y una ermita dedicada al culto de Nuestra Señora de San Pelayo en el Alto que con ese mismo nombre se levanta en las inmediaciones de Alba y donde tenia lugar una popular romería que ya nos describió en otra de nuestras publicaciones (Cornezuelo nº 8).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.