lunes, 7 de mayo de 2012

Museo Carmelitano “Teresa de Jesús en Alba”

No nos ha pasado desapercibida, ni mucho menos, la reciente apertura en Alba de Tormes del nuevo Museo Carmelitano que, apenas inaugurado, ya se ha embarcado en el proyecto de ampliar a 900 los 170 m2 actuales y dotarle de una nueva escalera que permita un recorrido más fluido, acceso para personas con movilidad limitada, audioguías individuales, salas de restauración y almacenaje de seguridad, entrada independiente de la iglesia… y que pretende estar finalizada antes del comienzo de los próximos centenarios teresianos, culminando de ésta manera un largo e ilusionado periodo dedicado a la restauración de la iglesia, convento y obras de arte.


Situado tras el retablo del altar mayor de la iglesia, el nuevo museo expone en sus dos Camarines –alto y bajo– y algunas salas anexas diversos objetos históricos y obras de arte celosamente conservadas por la comunidad carmelitana, al tiempo que permite, y este es su principal atractivo, el acceso hasta la urna de Jacques Marquet en la que reposan los restos de Teresa de Jesús, lo que constituye la esencia y epicentro de este espacio museístico al que confiere un intangible valor espiritual y que, a buen seguro, actuará como reclamo de primer orden para fieles, devotos y turistas que podrán experimentar, en la misma cabecera del sepulcro, un contacto más cercano con la Santa.
Paralelo a esta connotación espiritual, la cantidad y calidad del material expuesto representa una importantísima aportación a la oferta cultural de Alba de Tormes que, unida a la que hasta ahora disfrutábamos (Museo Arqueológico "Padre Belda", Iglesias, Castillo y otros edificios históricos), revitaliza el atractivo turístico de nuestra localidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.