lunes, 16 de julio de 2012

L'Espagne

Jean Charles Davillier y Gustave Doré, corresponsales itinerantes de Le tour du Monde realizarían, entre los años 1862 y 1873, un largo viaje por España recogiendo las impresiones del primero y las ilustraciones del segundo sobre nuestros lugares, nuestras gentes, nuestras costumbres, nuestro folclore... Estos artículos, además de publicarse por entregas en la citada revista francesa, se aglutinarían posteriormente en un libro que bajo el titulo de L’Espagne se editaría en París en el año 1874.
Su capítulo 24, que hoy incorporamos a nuestra biblioteca digital,  está dedicado a las provincias castellanas de Ávila, Salamanca, Zamora y Valladolid, y  en él se describe la visita que ambos realizaron a Alba de Tormes  con un grabado de los restos de su castillo y un breve texto que, desde su francés original, hemos traducido tratando de respetar su literalidad e intentando adaptarlo al castellano de hoy:

«El castillo de Alba de Tormes no está a más de cuatro o cinco leguas de Salamanca lo que nos permitió hacer una excursión a la pequeña ciudad que da nombre a una de las familias más ilustres de España. Fernando Álvarez de Toledo, duque de Alba, fue el señor del castillo que vemos en la cima de una colina. El castillo y el palacio se encuentran en un estado deplorable; altas torres almenadas que amenazan ruina, y unas paredes y arcos soportados por elegantes columnas, testigos en  el siglo XVI de espléndidas fiestas, parecen a punto del colapso, y sirven  hoy de asilo a búhos, a cuervos y a  innumerables lagartos. Desde lo alto de la plataforma se descubre una vasta llanura, que todavía pertenece a la familia de Alba, en medio de cuyos fértiles campos serpentea el Tormes, río de limpias aguas que desemboca en el Duero. Después de que Doré obtuviese los bocetos de su álbum del Castillo de Alba, visitamos el convento de Carmelitas Descalzas fundado por santa Teresa que, como sabemos, perteneció a la Orden de las Carmelitas Descalzas, y que murió en Alba de Tormes en 1582.»


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.