martes, 27 de noviembre de 2012

Diario de la defensa y evacuación del castillo de Alba de Tormes: Viernes, 27 de noviembre de 1812

«Día 27. Siguió la columna en este bosque, donde aunque muy  próxima al enemigo, su espesura y escabrosidad la ocultaba. Como á las diez del día los enemigos se reunieron en el llano de Peñaranda: los que salieron de esta villa con el rey intruso tomaron la misma dirección que los del día anterior; otros entraron en ella para acuartelarse, y los demás volvieron á sus  puestos, resultando quedar ya algunos evacuados. A todo esto un paisano que se hallaba escondido en dicho bosque con cuatro pellejos de vino, se brindó á venderlos si se le pagaban, y aunque sin medidas todos bebieron, y aquel muy  contento por el orden y hermandad que vio reinar en esta tropa. Al ponerse el sol llegó don Pedro Díez, cura del lugar de Gallegos, llamado por el comandante, y confirmando hallarse libre de enemigos aquel, al obscurecer se puso en movimiento para él la columna, donde saco guías, y continuándolo por Grajos, Martin Dominguez, Santa María del Arroyo, Maoja, y Menga, tomó una famosa posición al romper del día, haciendo llevar á ella de este último pueblo ración de pan por plaza, y cuartillo de vino del que tenia pedido el enemigo.»



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.