jueves, 29 de noviembre de 2012

Diario de la defensa y evacuación del castillo de Alba de Tormes: Domingo, 29 de noviembre de 1812

«Día 29. Á las siete de la mañana se hallaba en lo alto del  Puerto del Pico cantando su victoria y descendiendo para el lugar de las Cuevas, donde hizo un largo descanso, adelantando ya itinerario que pasó á la villa de Monbeltran, para donde salió la columna, dejando el comandante encargado le avisasen toda ocurrencia de enemigos respecto á que sospechó de unos paisanos con quienes hablo antes de subir el Puerto. Como á las dos de la tarde llegó á Monbeltran, habiendo salido á recibirla el ayuntamiento y el oficial don Antonio Gómez de Arellano; que se hallaba comisionado por el general don Carlos España. La columna formó pabellones en la plaza, recibiendo sin dilación su ración de pan con un cuartillo de vino, y los vecinos gratuitamente lo hicieron á razón de una libra de higos por soldado. El comandante y oficiales en la casa consistorial fueron obsequiados con dulces y licores, brindando por el Rey y la nación, en cuyo acto pidió al ayuntamiento algunos zapatos y camisas, el cual contestó que pasándole un oficio, y descansando al siguiente día, vivía seguro de poder remediar alguna parte de tan urgente necesidad á aquellos héroes de la patria; pero el comandante ocultando sus recelos, y conociendo debía situarse mejor, manifestó precisarle pasar á la villa de Arenas, en donde descansaría dos días; que no solo les pondría el oficio, sí también dejaría al teniente don Andrés Narváez con cuatro soldados para recibir aquellos artículos, y encargando reservadamente al dicho oficial activase mucho al ayuntamiento, como el que estuviese con cuidado por si venia el enemigo, rompiendo su marcha llegó la columna a Arenas dos horas después de anochecido; y como tuviese hecho el alojamiento sin mas prevención que de al toque de llamada todos con sus armas acudiesen á formar al atrio de la iglesia, se fueron á descansar.»



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.