domingo, 27 de enero de 2013

Las Mansiones de la Raza


«De lo que algún día fuera
alta cuna y noble asiento
de uno de los más ilustres
y preciados abolengos
que decoro han dado y fama
a la tizona y al cetro,
hoy queda en pie solamente
una torre, triste ejemplo
que a toda humana grandeza
brinda, inexorable, el tiempo.
…»
Así, con ésta estrofa y éste estilo un tanto ampuloso, iniciaba Marciano Zurita un nuevo poema de su serie Las Mansiones de la Raza, dedicado, en este caso, al Castillo de Alba de Tormes.

Marciano Zurita (Palencia, 1887 – Madrid, 1929), uno de los mejores representantes de la última etapa del Modernismo español, dedicó buen número de sus poemas a la exaltación de Castilla y de la literatura del Siglo e Oro español.
Buena muestra de ello es este poema, publicado en la revista Blanco y Negro en su edición del 1 de febrero de 1920, que desde hace tiempo manteníamos entre nuestros fondos documentales a la espera del momento más adecuado para su publicación y que ahora nos recuerda Ángel González, habitual colaborador de esta pagina, a la que hoy lo incorporamos agradeciéndole su contribución.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.