lunes, 10 de junio de 2013

José Sánchez Vaquero, in memoriam

Por Rosalía de Castro

Hoy se ha celebrado en la Catedral de Salamanca, de la que fue Canónigo, la misa de córpore insepulto de don José Sánchez Vaquero, sacerdote, que falleció ayer en la capital del Tormes.

Hombre muy unido a nuestra Villa, Sánchez Vaquero fue entusiasta albense y teresiano hasta las entrañas, como lo demostró durante muchos lustros con la continuación de las obras de la Basílica (nada tuvo que ver con el bodrio actual), la recaudación de donativos por todo el mundo para seguir con la magna obra que iniciase el Padre Cámara, la edición del folletín de Amigos de Santa Teresa, y un sinfín de trabajos en pro del esplendor teresiano y de Alba de Tormes.

A su enorme riqueza intelectual se unía la gran capacidad de trabajo, y prueba de ello han sido, además de infinidad de publicaciones, su labor docente, el cargo que desempeñó durante varios años como Secretario General de la Universidad Pontificia, o su liderazgo como pionero en los movimientos ecumenistas junto a Julián García Hernando…

Don José Sánchez Vaquero, hermano del también sacerdote ya fallecido don Acisclo, nació en Horcajo Medianero, y compartió sus amores teresianos con los de la Virgen de Valdejimena, convirtiendo desde de la nada la humilde ermita en un santuario y casa de retiro cuya fama se extendió durante algún tiempo por muchas naciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.