viernes, 14 de junio de 2013

Senda Emocional de Alba de Tormes

Tú que fuiste poeta de cadencias,
de la Madre Teresa cancionero
y de Alba de Tormes su vocero,
¿por qué calló tu lira, tus ausencias?

Quebrarán el silencio de vivencias
de tu amor Teresiano tan sincero
y el lema de “Morir porque no muero”
será el crisol que aflore tus esencias.

Álamo Salazar, ¿porqué te fuiste
sin coronar el Cuarto Centenario
de la Santa más grande del Carmelo?

Me parece que, tú, ya lo dijiste:
Para ser de Teresa es necesario
subir con ella hasta su mismo cielo.


Marcelo Ángel Galán Pérez.
Diciembre de 1981

No podía faltar en un espacio como este, en el que intentamos aglutinar las inquietudes culturales relacionadas con Alba de Tormes, una reseña dedicada a Antonio Álamo Salazar (1921 – 1981), ni estaría completa nuestra biblioteca si no contase entre sus fondos con una obra de este periodista, escritor y poeta cuya dimensión intelectual y literaria marcó una época en Alba de Tormes.

Tampoco pretendemos aquí un exhaustivo análisis de su persona o de su obra -ambas ya suficientemente estudiadas por José Carlos Briñón en su libro Solo en ti yo bebo poesía (Diputación de Palencia, 2008) al que remitimos para un conocimiento más pormenorizado-, sino trazar unos breves apuntes biográficos de este albense nacido en Pozaldez (Valladolid) que supo compaginar su labor pedagógica como maestro nacional con su pasión por la poesía y el periodismo participando, y obteniendo importantes galardones, en múltiples certámenes literarios y colaborando asiduamente con distintas publicaciones (El Diario Palentino -del que llegaría a ser Director-, ABC, El Adelanto de Salamanca…) y emisoras de radio (La Voz de Palencia, Radio Nacional de España…).
Cronista Oficial de Palencia y de la Villa de Alba de Tormes -de donde fue nombrado hijo adoptivo (16-10-1954)-, participó en el grupo de trabajo de educación de la UNESCO en España así como en la Institución Tello Téllez de Meneses de Palencia, como académico de número, y en la Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción de Valladolid, como académico correspondiente, dejándonos, tras su fallecimiento, un legado literario -en gran parte inédito- del que aquí rescatamos  la que posiblemente fuese su obra más querida, Senda emocional de Alba de Tormes, guía sentimental y poética editada en 1952 y nacida de una pluma que conocía, sentía y amaba a su pueblo y a sus gentes.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.