lunes, 10 de junio de 2013

Un plano del siglo XIX

Levantado por acuerdo del consistorio albense del año 1891 y firmado en Salamanca por el arquitecto Joaquín de Vargas Aguirre¹ (02-10-1891), es conocido como el plano de Vargas (en contraposición al plano de Coello, del que nos ocuperamos en breve) y en él puede observarse la distribución urbanística que en aquellas fechas presentaba nuestra localidad.


Realizado a escala 1:1000 contiene una cartela que informa sobre 25 puntos de interés², en la que se advierte una confusión en la identificación de los conventos de las Isabeles y las Benitas y en donde se observan algunos errores ortográficos impropios de un arquitecto del prestigio de Vargas. También se aprecia una inusual orientación del mapa que sitúa el norte en el lado izquierdo de la imagen en lugar de hacerlo en su parte superior, como suele ser habitual, lo que obliga a una poco ortodoxa indicación de éste punto cardinal mediante una flecha que sustituye a la tradicional rosa de los vientos utilizada en cartografía.


Sea como fuere, a pesar de errores, erratas y su orientación arbitraria, nos ofrece una muy interesante imagen de la trama urbana del momento que, salvo las modificaciones derivadas de la construcción de la Basílica³, no ha experimentando transformaciones de importancia y nos permite conocer el emplazamiento que ocupaban las sedes de algunos de los servicios públicos existentes.


En este sentido, localizamos el Registro de la Propiedad -24- en la calle Condado (actualmente Lope de Vega), las escuelas -15- (de niños, niñas y párvulos) en la calle del Hospital,  La oficina de Correos -25- y el Cuartel de la Guardia Civil -17-  en los números 39 y 49-51 de la calle Corona (ahora Álamo Salazar), los frontones -22-, o el juego de pelota, como por entonces se conocía, en la calle de Toro…


También encontramos modificaciones en la denominación de determinados viales -algunos ya apuntados- como calle Condado por Lope de Vega, Corona por Sánchez Llevot y Álamo Salazar, Viento por Escritor Sánchez Rojas, Ninfas por Manterola, Cuchicheo por Bulevar… e incluso descubrimos la representación de edificios y lugares singulares  tales como el Espolón, el Torreón, el jardín del Casino, la fabrica de salitre, aceñas, pesqueras… que no tuvieron cabida entre los 25 que se identificaron como más importantes.


Pero al margen de estos aspectos que despiertan nuestra curiosidad, lo que realmente llama la atención es la minuciosidad alcanzada en la elaboración del plano que incluye la numeración de las calles principales y traza la planta de algunos edificios y el alzado de otros (fabrica de salitre), destacando, desde nuestro punto de vista, el detalle en la representación del teatro -20- en el que se aprecia con claridad el escenario, el patio de butacas, el anfiteatro y los palcos que  antaño tenía.


___________________________________

Para una mejor localización en las imágenes, que pueden ampliarse haciendo clic sobre ellas, nos hemos permitido la licencia de colorear en rojo la numeración con la que se identifican los 25 puntos destacados.

¹ Jerez de la Frontera 1855 – Salamanca 1935. Autor de la Casa Lis, la iglesia de San Juan de Sahagún y el Mercado Central de Abastos de Salamanca. Ejerció como arquitecto municipal de Leganés de 1885 a 1886, y como arquitecto provincial de Salamanca desde 1890.

² «Esplicación: 1. Casa Ayuntamiento – 2. Convento de Madres Carmelitas – 3. Id. de Padres Carmelitas – 4. Id. de las Isabeles – 5. Id. de las Benitas – 6. Id- de S. Francisco (ruinas) – 7. Iglesia de S. Juan – 8. Id. de S. Pedro – 9. Id. de S.  Miguel – 10. Id. de Santiago – 11. Hermita de la Cruz – 12. Id. del puente – 13. Cementerio – 14. Hospital – 15. Escuela de ambos sexos – 16. Cárcel – 17. Cuartel del la Guardia Civil – 18. Alhondiga – 19. Castillo – 20. Teatro – 21. Plaza de Toros – 22. Frontones – 23. Material de incendios – 24. Registro de la propiedad – 25. Casa Correo.»

³ Ver artículo Un barrio en el olvido, publicado en esta página con fecha 01-11-2009 y en el número 33 de la  revista L’Aceña (Verano 2009)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.