viernes, 3 de octubre de 2014

Las primeras fiestas teresianas en Alba de Tormes

Se celebraron como consecuencia de la beatificación de Santa Teresa coincidiendo con la fecha designada por entonces para su festividad –5 de octubre¹– y se prolongaron durante los días comprendidos entre  el 3 y el 12 de octubre de 1614.
De su esplendor y desarrollo nos da cuenta un carmelita –Fray Diego de San José– en un libro publicado en 1615 –Compendio de las solemnes fiestas que en toda España se hicieron en la Beatificación de N.M.S. Teresa de Jesús, fundadora de la Reformación de Descalzos y Descalzas de N.S. del Carmen, en prosa y verso– en el que describe las solemnidades que, por ese motivo, tuvieron lugar en 47 puntos de nuestra geografía nacional y, especialmente, en Alba de Tormes, a las que dedica una singular atención y de las que destacamos la ingeniosa ampliación de la iglesia de la Anunciación mediante corredores elevados que permitieron duplicar su capacidad, los alardes pirotécnicos, tanto en la plaza del palacio ducal como en la plaza de la villa, la cabalgata de jinetes y caballos, ambos admirablemente engalanados, acompañando a una carroza o carro triunfal que apenas si podía discurrir por las estrechas calles de Alba, una artificiosa fuente que causaba el asombro de cuantos la contemplaban, la procesión de la reliquia del corazón de la Santa, toros –a pie y a caballo- en la corredera, teatro en la plaza…

Hoy recordamos esta efeméride y conmemoramos el IV Centenario del inicio de nuestras Fiestas Patronales de Octubre extractando, de esté histórico documento, las páginas relativas a las festividades albenses, que hemos tratado de adaptar a la grafía actual en un intento de paliar la dificultad que entraña su lectura en castellano antiguo.

_____________________________________________________
¹ En el año 1629 se trasladaría al 15 octubre, fecha en la que, desde entonces, se celebra esta festividad.



















Publicaciones relacionadas



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.