jueves, 20 de noviembre de 2014

Relevo en el ducado de Alba

María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, XVIII duquesa de Alba, ha fallecido en Sevilla en la mañana hoy a los 88 años de edad
Nacida en Madrid el 28 de marzo de 1926, poseía los títulos -algunos de ellos cedidos a sus hijos- de Duquesa de Alba, de Berwick, de Huéscar, de Arjona, de Híjar, de Liria y Jérica, de Montoro, de Almazán; Condesa-duquesa de Olivares; Marquesa de El Carpio, de San Vicente del Barco, de La Algaba, de Almenara, de Barcarrota, de Castañeda, de Coria, de Eliche, de Mirallo, de la Mota, de Moya, de Orani, de Osera, de San Leonardo, de Sarria, de Tarazona, de Valdunquillo, de Villanueva del Fresno, de Villanueva del Río; Condesa de Aranda, de Lemos, de Lerín, de Miranda del Castañar, de Monterrey, de Palma del Río, de Osorno, de Siruela, de Salvatierra, de Villalba, de San Esteban de Gormaz, de Santa Cruz de la Sierra, de Andrade, de Ayala, de Casarrubios del Monte, de Fuentes de Valdepero, de Fuentidueña, de Galve, de Gelves, de Guimerá, de Ribadeo, de Módica, Vizcondesa de La Calzada; Condestablesa de Navarra y de Eibar; y ostentaba la jefatura de la Casa de Alba desde el año 1953.
Madre de seis hijos (todos ellos de su primer matrimonio), estuvo casada en primeras nupcias con Luis Martínez de Irujo, en segundas con  Jesús Aguirre y Ortiz de Zarate, y en terceras con Alfonso Díez Carabantes.
La sucede, como XIX Duque de Alba, su primogénito Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo.


La duquesa de Alba, acompañada por el alcalde de la villa (Esteban
Rodríguez Mellado) y el gobernador civil de Salamanca (Enrique Otero
Aenlle) durante los actos de clausura del Año Santo Teresiano (25-08-1963).
(Fotografía cedida por Manuel Cojo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.