lunes, 8 de diciembre de 2014

Programa de fiestas 1984

Treinta años han pasado ya desde aquellas fiestas de octubre de 1984 que ahora recordamos al recuperar, en formato digital, el programa que las anunciaba en el que encontramos una interesante colaboración de Jesús Mª García que nos hablaba de idiosincrasia albense, de nuestro modo de ser, de nuestras peculiaridades y características más notables, de nuestra forma de hablar, de nuestros dichos y redichos…, y también una referencia al pregón de las pasadas fiestas de agosto en el que, entre otras cosas, Julián Moreiro recordaba carencias de las que, por entonces,  adolecía nuestra  localidad, alguna de las cuales o no se solucionaron o han vuelto a relumbrar.

«Lo que si necesitamos – es un entusiasmo nuevo – para sacar, entre todos, – nuestras castañas del fuego. – (Mirándonos el ombligo, – no nos va a lucir el pelo). – Permitidme recordar – que, por ejemplo, tenemos – un río que no nos deja – remojar a gusto el cuero – y en peligro de diarrea – nos pone cuando bebemos; – una biblioteca llena – de vacíos y agujeros; – una casa de cultura – para cuatro aventureros; – un tufillo intermitente – que nos manda el basurero; – un duque que no nos trata – desde hace siglos enteros – y que solo de visita – con el Papa viene a vernos; – un terreno sin sembrar – de trigo ni de centeno, – que nos pretenden llenar – de tanques y de morteros – (que no florezcan espadas – donde plumas florecieron) – y docenas de personas – en la oficina de empleo…»

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.