viernes, 20 de noviembre de 2015

Dos son multitud

Ya hablamos de un teresianismo excesivo en la entrada que en julio de 2013 titulábamos Algo más que una reliquia y ahora volvemos a sorprendernos con la reciente inauguración de una nueva escultura dedicada a Santa Teresa que recibirá a los turistas y peregrinos que lleguen a nuestra localidad por la carretera de Peñaranda.
De todos es sabida la especial devoción que el pueblo de Alba profesa a su Santa, pero… ¿Esa devoción necesita demostrarse  erigiendo efigies en su honor? ¿No es suficiente con la que se levanta junto a la Basílica? ¿Será necesario colocar estatuas teresianas en cada uno de los accesos a Alba? Espacios tenemos que podrían albergarlas… Para recibir a quienes nos visiten a través de la carretera de Piedrahita se podría asentar en el solar del antiguo centro de salud; junto al puente del regato de Terradillos  para quienes lo hagan por la carretera de Salamanca; para los de la de Fresno, frente a la Huerta de la Pacha y  a la altura de  la Huerta del Rey para los de la de Martinamor. Aunque… quizá sea mejor no dar ideas y confiar en que impere la cordura. No estoy en contra de engalanar nuestros espacios públicos con estelas o figuras que recuerden a personajes insignes, pero en Alba tenemos algunos que bien lo merecerían sin necesidad de duplicar el de otros que por su grandeza y universalidad no lo precisan.

        

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.