lunes, 15 de enero de 2018

Estadísticas comparativas

Aunque resulta factible examinar, en periodos menores de un año, la evolución de determinadas materias relativas a una localidad, el hecho de que la actualización del padrón de población se efectué anualmente y el INE publique sus datos en los primeros días de cada año, convierten al mes de enero en el idóneo para analizar, a nivel estadístico, el comportamiento interanual y las fluctuaciones que cada una de esas materias experimentan.
A falta de otros conceptos, que podrían resultar interesantes, incorporamos hoy a nuestra página los datos correspondientes a la población albense y a su paro registrado, una información que nos permite comprobar, por un lado, la paridad de sus habitantes (2.600 hombres / 2.598 mujeres) así como el mantenimiento del decremento demográfico iniciado ya en el 2012, y por otro, la disminución de su población activa desempleada. 



lunes, 8 de enero de 2018

Juan Carlos Martín "Buri"

Interesado desde niño por el dibujo y la pintura (disciplinas en las que se inició de manera autodidacta) es esta una afición que se vio obligado a abandonar ante la imposibilidad de acceder a una formación artística reglada y el comienzo de su actividad laboral, pero que recientemente ha retomado con renovada fuerza produciendo en los últimos cuatro años más de 350 obras en las que, además de temáticas albenses, predomina la iconografía religiosa.
Su gusto por la pintura rápida le impulsa a la utilización preferente del acrílico frente a óleo, técnica que también domina pero a la que recurre en menos ocasiones por precisar un mayor tiempo de secado y dilatar la finalización del boceto.



Alba desde el Bucarón
Acrílico sobre lienzo


        
Pescador en Alba                                   Calle Juderías
Acrílico sobre madera                                                        Acrílico sobre madera

El río de Alba de Tormes y la afición
Acrílico sobre lienzo

        
Imagen de la Santa                    Santa Teresa y la Basílica
 Acrílico sobre lienzo                                                                      Acrílico sobre lienzo

Puesta de sol desde el Molino
Acrílico sobre lienzo

        
        El Castillo                                     Las playas de Alba
        Acrílico sobre lienzo                                                        Acrílico sobre lienzo

Alba entre amapolas
Acrílico sobre lienzo

        
Vista del estanque de Alba                Paseo en el camping     
Acrílico sobre lienzo                                                                    Acrílico sobre lienzo       

Puesta de sol en Alba
Acrílico sobre lienzo

domingo, 31 de diciembre de 2017

86 aniversario de la muerte de Sánchez Rojas

HOMENAJE A UN LEONESISTA SALMANTINO: JOSÉ SÁNCHEZ ROJAS
Miguel Ángel Diego Núñez

     Un año más queremos recordar y rendir homenaje a José Sánchez Rojas en el aniversario de su muerte, el 31 de diciembre de 1931.

     José Sánchez Rojas no es solamente un  enamorado de su Alba de Tormes natal, ni de la provincia de Salamanca, sino que siente y reivindica el reino de León y el espíritu leonés que descubre en Salamanca, Zamora, León, Toro, Peñaranda o en la montaña leonesa. Así lo manifiesta en sus textos y nos lo transmite sin rodeos. Comparte con nosotros, a pesar del tiempo y la historia, sus percepciones sutiles, sus revelaciones, sus descubrimientos. Con la certeza de Antonio Machado en cuanto a cultura, entiende que lo que se guarda se pierde y lo que se da se gana. Sánchez Rojas nos regala todo cuanto tiene, todo lo que acopia en sus idas y venidas por la geografía de la región leonesa, por España y por el mundo. Y nos maravillan su sensibilidad, sus dotes perceptivas, su fidelidad a la realidad que hace suya y nos transmite directamente con sencillez y elegancia. A través de todos sus sentidos capta multitud de detalles y construye un cuadro de conjunto revelador.

     En 1918, cuando se lanza desde Burgos el ‘Mensaje de Castilla’ contrario a la autonomía de Cataluña, Sánchez Rojas publica ‘La mascarada regionalista’ donde afirma que ‘Castilla no pasa hoy de ser una mera nomenclatura geográfica, que no tiene personalidad’, y subraya ‘Ante todo, Castilla, geográficamente, no está delimitada todavía. Frente a Burgos, León sostiene a su modo, una personalidad regional, la del antiguo reino de su nombre, harto confusa y borrosa.’

     Sánchez Rojas, en multitud de artículos, se dedicará a desentrañar la personalidad leonesa de las ciudades, comarcas y provincias del reino de León. En 1919, a modo de conclusión señala las diferencias reales entre los reinos de León y Castilla: ‘Salamanca, León y Zamora participan, en su espíritu y en sus piedras, de la gracia gallega, de la sutileza astur, de la mansedumbre lusa y de la sequedad de la meseta. Estos cuatro factores integran el sentido leonés dentro de la historia nacional’.

     Resume así su experiencia vital por tierras de España. Confiesa también que ‘He advertido en Palencia un secreto recelo hacia Valladolid. De la misma dolencia padece también un poco Salamanca, y hasta León, aunque León explique su reconcomio con graves disertaciones eruditas acerca de las diferencias regionales, más profundas de lo que parece, que separan a leoneses y castellanos.’

     ¿Y qué escribe desde 1919? Leamos principiando por el Sur, por ejemplo por Peñaranda:

     ‘En Peñaranda, tierra de paso, primero mesón y luego feudo de los Bracamontes, acaba el reino leonés para comenzar la altiplanicie de la vieja Castilla. Es tierra fronteriza Peñaranda como Aldeaseca y Zorita, y bien colocada, centro de un mercado natural de granos de una comarca feracísima y rica.’

     En su cercanía, ‘Cantalapiedra, Palacios Rubios, Paradinas, pueblos ricos, iglesias de sillería, casonas labradoras anchas y sonoras de portón de roble, campanarios graciosos, espigas de piedra que recuerdan al cielo el dolor del llano… Es un oasis esta altiplanicie fronteriza del viejo reino de León.’
     La Semana Santa, en la ciudad charra, le impulsa a afirmar: ‘En la catedral vieja de Salamanca se venera estos días, encuadrado en un altar, más que barroco, churrigueresco, el Santo Cristo de las Batallas (…) este Cristo, tan viejo como el habla leonesa y como la fábrica de su primera iglesia mayor.’

     Es en la ciudad de Zamora donde encuentra concentrado el espíritu leonés, y también en su provincia, como nos describe en un artículo de 1929: ‘Recientemente he visitado Toro de nuevo, y fue tan honda la impresión que me produjo, que en estos días no sé pensar en otras cosas.
(…) Y en su Colegiata está todo León. Dejemos a un lado la riqueza de su fábrica y la maravillosa policromía de la portada de la Gloria. La Colegiata no es el palacio de Dios, sino la casa leonesa que se ha levantado a la orilla de la vega, sobre la peña ingente, para adorarle.
  (…) Conocía yo todas las ciudades leonesas, menos Toro, y al asomarme hace pocas tardes al Duero, desde el Espolón, tuve la clara visión de conjunto de estas tierras. Sin Toro, faltaba una de las facetas más características y nobles de la comarca: la del tipo de ciudad que mira a Castilla, que la vigila, que tiene que defenderse de Medina y de su Mota, y de los mercados formidables de los castellanos.
  (…) ¡Suaves tierras estas queridas tierras de León!

     De la catedral de León dirá ‘Esta iglesia tiene su perfume, su encanto, su alegría, su optimismo, su niñez perenne. No tiene paredes, no tiene muros, no tiene cimientos la catedral de León. La piedra en ella no es fruto ni flor. No es siquiera piedra. Es anhelo, gloria, ansia de eternidad y de vida.
  (...) yo me he saturado de pureza dentro de  estas naves, y mi espíritu no percibe las estridencias de la tierra y sueña despierto, con los ojos abiertos, por las calles de la vieja capital del reino de León.’

     Y en la montaña leonesa: ‘Yo creo que la diferencia fundamental que separa a un campesino castellano del gallego o del astur es que el primero es, racialmente, terrícola o labrador, y los otros, ante todo y sobre todo, ganaderos. (…) Así el labrador de Castilla es receloso y desconfiado. Lo espera todo del azar. Es siempre fatalista.
  (…) El ganadero gallego, astur o del Norte de la provincia de León ya es de otra suerte. Tiene su porvenir atado al de la vaca. Su vientre es siempre más fecundo y da más sorpresas agradables que el de la tierra.
(…) Y el amor que sentía Josué Carducci por el buey piadoso
io t’amo, oh pio bove!,
es el mismo que yace soterrado en el corazón de nuestros campesinos ganaderos.’

   En el día de Navidad de 1931, pocos días antes de su fallecimiento, aparece publicada una nueva colaboración de Sánchez Rojas, que exclama su invitación y su llamada:

     ‘¡Hacia Oriente y hacia el Portal, amigos! La noche es clara; el sendero está perfumado de flores; el lucerito de Oriente brilla sobre nuestras cabezas, curtidas en todos los temporales. Ya se parará algún día la estrella; tal vez sobre nuestra tumba, que es donde cesará nuestro sendero hacia lo desconocido. Porque la vida es eso: una senda y una estrella.’

martes, 26 de diciembre de 2017

El Instituto


Colegio Libre de Adoptado de Alba de Tormes
(Hoy Instituto de Educación Secundaria Leonardo da Vinci)
Finales de la década de 1960

jueves, 14 de diciembre de 2017

Hockey sobre patines en Alba

https://drive.google.com/open?id=0ByuRv9mgkUUbZVpLYW9nYzRmNms
A pesar de los éxitos cosechados por la selección española –actualmente ostenta 17 campeonatos mundiales– el hockey sobre patines no deja de ser un deporte minoritario en nuestro país.
No ocurría así en la Salamanca de finales de los 60 y primeros años de los 70, donde alcanzó tanto arraigo que hay quienes afirman que el pabellón de deportes de La Alamedilla se construyó para dotar a los equipos charros de un campo de juego a la altura de la expectación que este deporte despertaba.
En efecto, el antiguo pabellón Otero Aenlle se inauguró con un encuentro internacional entre las selecciones española y portuguesa, y en él disputaba sus partidos en la División de Honor (máxima categoría del hockey nacional) el salmantino Club Patín Pepsi-Cola, que llegaría a aportar alguno de sus jugadores a la selección. Asimismo existían, en aquellas fechas, otros equipos en la 2º División y una liga provincial juvenil.
En Alba también se despertó la afición por el deporte de las cuatro ruedas y las mañanas de los domingos la vetusta pista municipal (situada frente a la iglesia de Santiago) se llenaba de espectadores para presenciar las evoluciones de nuestros representantes disputando el campeonato juvenil o alguno de los torneos amistosos que se organizaban.

Alba fue la primera aportación –al margen de los equipos de la capital– al hockey provincial y nuestros deportistas se iniciarían en él con un entusiasmo tal que paliaría la precariedad de medios (patines ajustables, ruedas de madera, carencia de protecciones adecuadas…) y la ausencia de técnica (se comenta que algunos a duras penas lograban mantener el equilibrio). No obstante, poco a poco, se iría evolucionando, mejorando las equipaciones (patines de bota, guantes, rodilleras…) y adquiriendo habilidades y destreza, hasta conseguir un merecido reconocimiento a su esfuerzo y a su espíritu de superación.

      

Impulsores de aquel apogeo del patinaje en Alba de Tormes fueron, sin duda, Jesús Acevedo, omnipresente en cualesquiera de las actividades deportivas de la villa, y Amador González, integrante del equipo pionero en el hockey albense y posterior Delegado en los que surgieron a raíz de aquel, y, por supuesto, aquellos patinadores que hoy recordamos aún a riesgo de dejarnos alguno en el tintero: Lolo (Jeromito), Benito Reyes (Benitín), Tobías, Justi (Terio), Juan de Sales (El Niño de las Monjas) Isidro González (Cavi), Pepe (Macotera), Fidel (Foria), Carmelo Arribas, Félix (Cañalejas), Lucas, Pepe (El Hermoso), Toño (Torano), Manolo (Encinas), Juli Trapero, Paco (Ramonita), José Andrés Reyes, José Luis (Atleta)