lunes, 9 de julio de 2018

Gente de Alba

No están todos los que son, aunque si son todos los que están, personajes que de una u otra manera han dejado su importa en la memoria colectiva de Alba de Tormes. A ellos dedicó su quinto volumen la Biblioteca de Temas Albenses en este recopilatorio de emotivas semblanzas, nacidas del recuerdo que subsiste en algunos de sus familiares o amigos, que fue publicado en junio del pasado año –y ahora en formato digital– y del que esperamos nuevas ediciones protagonizadas por más gente de Alba que, por razones de espacio, no tuvo cabida en esta.

lunes, 2 de julio de 2018

Verano Cultural 2018

Un año más Alba se llena de actividades durante los meses de verano y lo hace, como  viene siendo habitual, de la mano de la Concejalía de Cultura de nuestro Ayuntamiento quien, bajo el titulo Noches Tormesinas, ha diseñado una atractiva programación que pretende satisfacer las inquietudes culturales de todos los albenses.

viernes, 29 de junio de 2018

Bajada de San Juan

(Hoy calle Sor Mariana de San José)

La bajada de la iglesia de San Juan

     Es eterna la marcha del tiempo, dejando con frecuencia muestras indelebles. La iglesia de San Juan es uno de los mejores testimonios. Desde hace siglos ahí sigue…impertérrita, eterna, constatando el sentir de los albenses y el paso de sus vidas, a veces tan sencillas. En la imagen, los humildes obreros son modelos de un sentir verdaderamente humano. A lo lejos, las casas de la plaza muestran, casi en el horizonte, su perfil, ambiguo y lejano. Una palmera de la plaza, en mínima lontananza, manifiesta el símbolo de lo mediterráneo. Cosas del ayer próximo.  

     Rodeando a la iglesia, el grupo de trabajo, con la presencia de ese encargado que, en mangas de camisa y tirantes lustrosos, contempla la escena de los hombres. Cada obrero tiene su rostro, su mirada y su  función. Pero entre todos muestran sonrientes la laboriosa faceta albense. Cerca del objetivo, tres se afanan por lavarle la cara a los adoquines con la fuerza del agua. Qué pena, podían ser al menos, rollos desnudos acarreados de los Rolladales de Amatos. O, a lo mejor se dio el milagro de su procedencia. Es igual, la juventud, (fresca, entusiasta, de brazos amplios y limpios) sonríe. Tal vez nunca han salido en una foto.

     El agua seguirá su cuerpo por el badén que la conduce a las proximidades de la Basílica. Y hacia el sur, hacia las aguas garcilasianas del Tormes. Hacia Terradillos y la ermita de Otero y Palomares; la Mesa de Carpio y su castillo. Hacia Occidente se esconde Salamanca, la ciudad del saber y de las Letras.

José Luis Miñambres

jueves, 21 de junio de 2018

Programa de fiestas 1959

Retomamos hoy, tras un impasse de más de un año, la recuperación de programas históricos de nuestras fiestas de octubre, y lo hacemos gracias al aviso de un amigo de esta web quien, hace unos días, nos alertó de la existencia, en el catálogo de la Biblioteca General de la Universidad de Salamanca, de algunos ejemplares que nosotros no habíamos logrado localizar. Así pues, y gracias también al servicio de reproducción de fondos de la USAL que nos ha facilitado la obtención de sus copias digitales, disponemos de 6 nuevos programas que, como hemos hecho hasta ahora, pondremos al alcance de nuestros seguidores en una publicación secuenciada que iniciamos hoy con el del año 1959.



miércoles, 13 de junio de 2018

Alba a comienzos del siglo XVIII (2)

ORGANIZACIÓN Y FUNCIONAMIENTO DEL MUNICIPIO DE ALBA DE TORMES A COMIENZOS DEL SIGLO XVIII
Jesús Gómez Criado

I.-RELACIONES ENTRE EL MUNICIPIO DE ALBA Y LA MONARQUÍA. (Leer)

II.- RELACIONES ENTRE EL MUNICIPIO Y EL DUQUE DE ALBA.
Se hacen patentes las relaciones de señorío y vasallaje entre el Duque y la Villa y Tierra en la toma de posesión de un nuevo Duque a la muerte de su antecesor. Esta toma de posesión la realiza el nuevo Duque a través de un podatario, que, normalmente, es el contador y administrador principal del Duque en Alba, quien se presenta ante el Ayuntamiento, reunido en pleno, con dicho poder otorgado por el Duque. El Concejo lo reconoce y acepta como duque y señor, recorriendo seguidamente las dependencias de los distintos edificios públicos en señal de posesión.

1.- Toma de posesión del nuevo duque:
A finales del año 1701 muere el Duque D. Antonio Álvarez de Toledo. Le sucede D. Antonio Martín Álvarez de Toledo, quien en 1703 es nombrado embajador en Francia por el rey Felipe V. Al marchar a París, nombra a D. Antonio de Castro, residente en Madrid, “gobernador y administrador de sus estados, con plena jurisdicción, mano y autoridad para conferir y amober qualesquier puestos y oficios seculares y presentar los eclesiásticos, despachar jueces de visitas y residencias y generalmente para todas las dependencias, casos, causas, negocios y estados de dicho excmo. sr.” El Ayuntamiento recibe dos copias de este nombramiento, reconoce a D. Antonio de Castro por gobernador de los estados del Duque y “prometen obedecer, cumplir y guardar y hacer poner en debida ejecución en todo lo que conforme a derecho fueren sus órdenes y mandamientos, sin excusación ni contravención alguna”.
En 1711 llegan noticias a Alba de que la salud del Duque en París se halla quebrantada. El Ayuntamiento nombra una comisión entre sus miembros para que se haga una rogativa, sacando en procesión al Santo Cristo de san Jerónimo, para pedir por la salud del Duque. Sin embargo, el 27 de mayo de dicho año muere en París D. Antonio Martín Álvarez de Toledo sin dejar descendencia. Se nombra una nueva comisión para adoptar medidas de duelo. Se acuerda dar el pésame a D. Francisco Álvarez de Toledo, marqués del Carpio, tío del Duque fallecido, sucesor legítimo en la Casa, estados y mayorazgos, de Alba.
El nuevo Duque toma posesión de sus “estados” a través de un podatario, el contador principal del estado de Alba, D. Diego Núñez de Gamarra, que reside en Alba y que ha sido nombrado para dicho cargo por el nuevo Duque unos días antes.
Dicho podatario se presenta ante el Ayuntamiento, reunido en pleno, con el poder otorgado por el nuevo Duque. Los señores consistoriales acordaron y resolvieron “que debían reconocer según reconocen a dicho Excmo. Señor Marqués del Carpio por legítimo sucesor de la casa y estados, vacantes por muerte y falta de sucesión de dicho Excmo. Señor Duque, mi señor”. Le dan posesión del señorío y vasallaje de la Villa y su Tierra, obligándose a “contribuir y pagar todos aquellos derechos, pedidos y tributos que por fuero, estilo, costumbres y por otros qualesquier títulos acostumbraron pagar a sus excmos. progenitores”.
En el acta de posesión se describe pormenorizadamente la fórmula de dicha posesión: se hace entrar a la Sala Consistorial al podatario, se le da asiento en el lugar prominente “que corresponde al señor excmo. en silla con estrado”. Después se le acompaña a recorrer las distintas dependencias del Ayuntamiento, de la Audiencia y de la cárcel y “a todos los demás actos de posesión que desde aquí se continuaren y que se le restituya al Palacio donde tiene su quarto dicho podatario, observándose con él, mediante su representación, lo que con su Exca. se debiera hallándose personalmente presente”.

2.- Funciones del Duque en relación con el municipio:
a) Nombramiento de los oficios concejiles más importantes: corregidor, regidores, mayordomo de propios y depositario general de la Villa, alguacil mayor, escribano del Ayuntamiento, escribano de la Audiencia, ministro numerario de la Audiencia, padre y defensor de menores, procurador de causas (lo nombraba indirectamente, ya que el oficio se arrendaba y al procurador de causas lo nombraba directamente el arrendador, pero a éste lo elegía el Duque), fieles (de entre los propuestos anualmente por el Ayuntamiento). Aunque el procurador del común era elegido democráticamente por los vecinos de la Villa, en una ocasión tiene el Duque que ratificar la elección, pues el elegido había sido un noble y no era, por ello, aceptado por el Ayuntamiento.
b) Nombramiento de los oficios de la Contaduría: contador principal y el de depositario de los sexmos de la Tierra.
c) Resuelve los conflictos que surgen entre los sexmos y la Villa.
Así sucede cuando los sexmeros solicitan reiteradamente al Ayuntamiento la separación en la Alhóndiga de los granos que aportan la Tierra y la Villa y su administración por los sexmeros. El Ayuntamiento se niega siempre a dichas peticiones. Ante ello, los sexmeros se dirigen al Duque, quien accede a todas sus peticiones.
d) Resuelve los conflictos entre el gremio de cosecheros y el de ganaderos. 
Así ocurre cuando el gremio de cosecheros escribe al Duque quejándose de que algunos ganaderos (uno de ellos era el contador principal de la Contaduría del Duque en Alba y otro era regidor) intentan despojarlos de la posesión en que se encuentran de los pastos de las viñas en virtud de privilegios reales y de los duques. El Duque contesta mandando que sigan guardándose dichos privilegios del gremio de cosecheros.

3.- Tributos que pagan la Villa y Tierra al Duque.
A la Contaduría del Duque en Alba se pagaban las alcabalas por la venta del vino, la carne y el tocino. Todos los años se sacaban a subasta para su arrendamiento.
Generalmente se recaudaban cada dos años, arrendando su recaudación con el 6% como salario. Si nadie lo arrendaba, se comisionaba a dos miembros del Ayuntamiento, con el mismo salario. 
En alguna ocasión no se cobran las alcabalas para facilitar la venta de alguno de estos productos, como ocurre con el vino vendido a cántaros en 1714. A veces se tardaban varios años en recaudarlas. Una vez son embargados los tributos reales por el contador principal del Duque por el retraso que existía en el pago de las alcabalas. En otra ocasión el Duque no accede a la petición que le hace el Ayuntamiento de una merced de 10.000 mrs. cada año sobre las alcabalas en la venta del pan, merced otorgada por el Duque D. García. Remite el Duque a su contador, “por quien se os dirán los motivos que hay en contra”.

Próximamente
III.- CARGOS DE GOBIERNO DEL MUNICIPIO

martes, 5 de junio de 2018

La BTA publica el séptimo volumen de su colección.

Alba en postales, una obra que recoge buena parte de las tarjetas editadas entre los años 1900-1962 con ilustraciones relativas a Alba de Tormes, es el séptimo volumen que publica la Biblioteca de Temas Albenses, quien sigue cumpliendo puntualmente con los objetivos marcados, hace ahora 3 años, cuando inició su exitosa andadura.
La presentación del libro tendrá lugar a las 20:00 horas del próximo viernes  8 de junio en el Salón de Plenos del Ayuntamiento  y estará a cargo de su autor: Miguel Manuel Martín.

martes, 29 de mayo de 2018

Casa de Lope de Vega


Supuesta casa de Lope de Vega en la plaza del Barrio  Nuevo
(Foto Cojo)


ALBA FUE MI TIERNA NOCHE, / MURIÓSEME EN ALBA EL DÍA…

No creo que haya muchos versos más bellos en la literatura española que estos de Lope, con esa humana polisemia de alba y las oposiciones semánticas entre “tierna noche y alba el día”. Otra cosa es que el Fénix de los Ingenios lo dijera con el corazón… o fueran escritos con su milagrosa facilidad poética. Sabemos la historia: habiendo difamado a Elena Osorio…Lope es desterrado a Alba y en la villa llega la muerte de Isabel de Urbina, su mujer; quién sabe si Dios se la arrebató a Lope de su desasosegado e inquieto corazón. 

Nunca sabremos dónde descansaba el sacrificado cuerpo de Lope en tierras de Alba. Tal vez, paseando por las riberas del Tormes; o charlando con los monjes del benemérito monasterio de San Jerónimo, comentando sus poemas. O, acaso… contemplando la villa desde el recio altozano del Castillo de los Duques, con el Torreón a sus pies. Quién lo sabe. Pero las aguas del río Tormes fluían con la misma belleza. Tampoco sería extraño que dedicara parte de su tiempo a crear el paisaje de Las Batuecas del Duque de Alba. Pero es leyenda actual que Lope vivió por el Barrio Nuevo, en la Casa de Manolo, el viejo hojalatero, que tuvo su taller adosado a la iglesia de San Juan, en la Plaza Mayor.

No hay documentos fehacientes, pero fue un enorme dolor que, en 2004, la casa fuera destruida. Se conservan en el edificio nuevo el dintel de la puerta y el viejo balcón. Pero nadie está en posesión de la verdad, ni en el convencimiento de que lo fueron de la casa de Lope. Que siga la leyenda popular; acabará siendo un símbolo del pasado para las nuevas generaciones. En el fondo, el espíritu lopesco, a buen seguro, flota aún sobre Alba, en su cielo azul, en sus pizarras, en las torres de sus iglesias. Y quién sabe si Lope de Vega no se acercó, por la ribera del Tormes, hasta las tierras de los Arapiles, en la alquería de Amatos. Desde allí, en el castillo de Bernardo de Carpio, podía descubrir inspiración para sus poemas y, hacia poniente, soñar e imaginar el perfil de las torres salmantinas.

José Luis Miñambres

lunes, 21 de mayo de 2018

En busca del patrimonio perdido

Aún no se han apagado los ecos de la polémica surgida tras la devolución a las autoridades aragonesas de los fondos del conocido como Tesoro de Sijena depositados de forma irregular –según la justicia– en el Museo Diocesano de Lleida, cuando hemos recordado la existencia en el prestigioso Museo Frederic Marés de Barcelona de una importante pieza patrimonial de origen albense.

Inaugurado en 1946 y situado en el Barrio Gótico barcelonés, este museo alberga, entre otras, una extensa colección de esculturas que logró reunir su fundador, el escultor Frederic Marès (1893-1991) que le da nombre, en la cual predomina la talla policromada religiosa y entre las que se encuentra, desde 1963, el sepulcro del caballero Juan de Vargas procedente de la iglesia de las RR.MM Isabeles de Alba de Tormes.


«Nos encontramos –nos dice el museo en su web delante de una obra de estilo renacentista esculpida en alabastro, material dúctil que permite un trabajo delicado y un acabado brillante. El yacente es Juan de Vargas, fallecido en 1525 y enterrado en el convento de Santa Isabel de Alba de Tormes, en Salamanca. El personaje se identifica gracias al epígrafe grabado en la parte superior de la caja. Originalmente estaba cobijado bajo un arcosolio decorado con heráldica y motivos ornamentales vegetales y con pinturas sobre tablas en el fondo. El difunto es joven y sus facciones hermosas manifiestan un gusto naturalista, posee una cabeza bien modelada que posiblemente tenga el carácter de retrato. Va vestido con la armadura propia de un caballero de principios del siglo XVI. A sus pies ha sido esculpido un perro, símbolo de la fidelidad, que se encarga de vigilar el reposo de su amo. En el frente del sepulcro está representado el emblema heráldico de la familia flanqueado por motivos vegetales. Destaca a la izquierda la papaver somniferum o flor de opio, símbolo funerario de tradición clásica.
Juan de Vargas pertenecía a una familia de nobles, precisamente las que promovieron este tipo de escultura funeraria para dejar un recuerdo de la importancia de sus linajes.
La inscripción en el listón a la derecha del marco de la caja ha sido interpretada como la del posible autor del sarcófago, un escultor hasta hoy desconocido llamado Ruiz.»

De su emplazamiento original, en el lado del Evangelio, junto a la plateresca capilla de Gaitán, de la iglesia del convento de Santa Isabel tenemos referencias, escritas y fotográficas, en muchas de las obras que se ocupan de nuestro patrimonio artístico y monumental (Recuerdos y bellezas de España, Recuerdos y bellezas de Alba de Tormes, Cartilla excursionista Tormo VIII,…). Así, en el volumen dedicado a la provincia de Salamanca del Catálogo Monumental de España de Manuel Gómez Moreno (Salamanca, 1967) encontramos una fotografía, tomada en 1903, de este mausoleo que, unos años antes, Fernando Araujo describía en su Guía histórico-descriptiva de Alba de Tormes (Salamanca, 1882) de la siguiente forma:

«Junto a la capilla existe un hermoso y rico sepulcro de alabastro, con estatua yacente de armado caballero cubierta la cabeza con un caso y abrazado a su espada y cuyo eterno sueño guarda un mastín echado a sus pies. Mide el conjunto de este enterramiento 2,59 metros de alto por 1,86 de ancho, y la urna tiene 1,47 de alto por 0,70 de fondo. En la delantera de la urna se ve el escudo del caballero entre follajes y al pié se observan las figuras de un cerdo y otros dos animales bastante mutiladas representando una escena que no acertamos a descifrar. En el fondo del nicho sepulcral se descubren antiquísimas pinturas de estilo purista y restos de la gótica arquería que las cobijaba. La inscripción, repartida en dos líneas harto desiguales, dice así:
AQUI YAZE JUAN DE VARGAS, FIJO DE FERRAN MARTINEZ DEL RIO.: MURIO EN EL AÑO DXXV EN EL MES DE ENERO DEJÓ POR HE-REDERO A PEDRO RODRIGUEZ DEL RIO»

Años más tarde, en 1952, Antonio Álamo nos da una pista sobre devenir de este enterramiento al afirmar en su Senda emocional de Alba de Tormes:

«Inmediatamente a esta capilla, y en el mismo muro, existe un altar limpio, desnudo, en el que se observan inmediatamente las huellas de mampostería de nuestros días; en la actualidad allí se venera una imagen de San Pancracio. Fue el sepulcro de Juan de Vargas, “fijo de Ferrán Martínez del Río”; riquísimo, en alabastro y con un trabajo de depurado arte; fue adquirido no hace muchos años por un particular, a la Comunidad de Franciscanas.»

Efectivamente, según parece, este conjunto escultórico fue adquirido en 1949 por Raimundo Ruiz, coleccionista, marchante, anticuario y hombre bien conocido –junto a su hermano Luis– por sus escasos escrúpulos ante cualquier oportunidad de lucrarse en pingües negocios relacionados con las antigüedades y por su destacado protagonismo en el expolio y saqueo sufrido por multitud de diócesis y obispados durante la primera mitad del siglo XX. 

       

La siguiente referencia que encontramos nos sitúa en ese mismo año –1949– en que el mausoleo pasa a ser propiedad del empresario y político Lluís Plandiura (Barcelona, 1882-1956) quien es considerado como uno de los mayores coleccionistas catalanes del pasado siglo y en cuya colección de La Garriga (Barcelona) permanecería, al menos, hasta 1956 y desde donde creemos que, cedido o adquirido por el Ayuntamiento de Barcelona y, a su vez donado por este, fue trasladado a su primera ubicación en la cripta del ya citado Museo Frederic Mares y desde allí a su sala 12 donde se puede admirar en la actualidad.

En definitiva, un sugestivo periplo que nos traslada desde Alba de Tormes hasta Barcelona de la mano de una pieza patrimonial que, a buen seguro, no es la única que hemos perdido.

lunes, 14 de mayo de 2018

Un pregón innovador

Desde el Teatro de la Villa, desde la balaustrada de la iglesia de los frailes, o desde el balcón del ayuntamiento, periodistas, toreros, aristócratas, políticos, artistas, religiosos, deportistas, profesionales de prestigio, gentes de Alba… protagonizan, año tras año, el pistoletazo de salida de nuestras fiestas patronales con el ya tradicional Pregón de Fiestas que se viene proclamando, de forma ininterrumpida, desde la década de los 70.
Multitudinarios unos, como el del periodista deportivo José María García en 1991, o controvertidos y crispados otros, como el de 2016 a cargo de Sor Lucia Carám, pregones ha habido para todos los gustos y de todos los colores en estos, casi, cincuenta años; sin embargo de ninguno de ellos nos ocupamos en esta ocasión, sino que nos remontamos a 1975 en búsqueda de aquel que, en un original formato, distinto a la tradicional alocución del pregonero, y con el título Alba y su historia, diseñaron Jesús María Garcia y Julian Moreiro. Un pregón innovador que se representó en el salón de actos del colegio de las Isables el día 27 de agosto y en la antigua Casa de la Cultura –hoy teatro municipal– en la tarde del 14 de octubre, al que sus autores definieron como «una cita sentimental con la vida de nuestro pueblo», que hoy recordamos para todos los seguidores de este cuaderno electrónico.

lunes, 7 de mayo de 2018

Certamen "Pluma de Santa Teresa"


El Ayuntamiento de Alba de Tormes, a través de su Concejalía de Cultura, convoca un Concurso Nacional de Poesía con el que pretende ensalzar la figura de Santa Teresa a través de este género literario.
Este certamen, dotado con 1.200 € y cuyo plazo de presentación de obras finaliza el próximo 15 de septiembre, se enmarca dentro de los actos conmemorativos del Año Jubilar Teresiano y viene a entroncar con el antiguo Premio Pluma de Santa Teresa (primero periodístico y más tarde literario) al que, esperemos, de continuidad en futuras ediciones y no vuelva a quedar relegado al olvido.

viernes, 4 de mayo de 2018

Inauguración del claustro del convento de Los Frailes

Sin prisa, pero también sin pausa, avanzan los trabajos de mantenimiento y restauración de diferentes estancias del convento de los RR.PP. Carmelitas de Alba de Tormes. Como consecuencia de ello, hace unos meses, su remozada Sacristía Mayor acogía una conferencia de la Cátedra de Santa Teresa de la Universidad Pontificia de Salamanca; en breve, creemos, finalizará la rehabilitación del antiguo refectorio y este primer sábado de mayo un rejuvenecido claustro abrirá sus puertas al público con un concierto inaugural del quinteto de clarinetes albense Évano.

      

      


lunes, 30 de abril de 2018

La plaza de "Las Madres"

      


CONVENTO DE LA ANUNCIACIÓN
José Luis Miñambres

Pocos monumentos albenses son símbolo tan gráfico, evocador  y certero del espíritu, el estilo y el mundo de la villa, como el Convento de la Anunciación. Son, en esencia, patria espiritual, cuna eterna y recuerdo imborrable de Santa Teresa. Ahí está, cerrando por la orientación del mediodía, la Plaza de las Madres, con ese trío de viejecitos paseando por ella. ¿O… serían dos parejas que luchan por la vida? El día, por la luz artificial, parece oscuro, pero tuvo para Santa Teresa en su tiempo luz casi divina: “…tengo una ermita, que se ve el río, y también adonde duermo, que estando en la cama puedo gozar de él, que es harta recreación para mí…”  Aun considerando su personalidad, se explica su tono admirativo. Desde la Plaza, enmarcada con regios e históricos paredones, se aprecia un extraño aroma de la villa, como si la Plaza de Las Madres fuera una especie de corazón.

Con el sol de octubre (y con la turbamulta humana de la procesión de la Santa, la música, las velas y los hachones encendidos) el mundo albense revive con ardor en la plaza. Un murmullo de gentes, presurosas y hablantes, transforma el espacio, simbolizado en ese rincón albense, con vida nueva y fervor que alegra los muros pétreos de la Plaza. Por las cuatro calles desembocan presurosos los hombres, desde la Plaza Mayor y desde el río, desde su Puerta, ahora tan lejana. A la izquierda de la mirada fotográfica, en el rincón de los Frailes, el mundo es otra cosa; tal vez el silencio que nos llama desde lejos, próximo a la vida que bulle dentro del monasterio. 

Si queremos salir de la Plaza, la callecita de Pepe Sánchez Rojas nos lleva al corazón modernista de la villa, a su Plaza mayor, a sus edificaciones eternas, con la Casa Consistorial y la Iglesia de San Juan, haciendo de espalda histórica por occidente… Y a esas palmeras que siempre mantuvieron su verdor, aun en contra del viento del Norte, siguen recordando la vida diaria. Es la vida que pasa sin ruido.


miércoles, 25 de abril de 2018

Más vale tarde que nunca

Por fin ha sido retirada la placa que recordaba al infausto general Queipo del Llano desde una de las esquinas de nuestra Plaza del Grano.

     
  •  Lástima que para ello hayan tenido que transcurrir más de diez años desde la aprobación de la conocida como Ley de Memoria Histórica (Ley 52/2007 de 26 de diciembre), periodo en el que nuestro ayuntamiento ha estado incumpliendo de manera flagrante la legislación vigente.
  • Lástima que las diferentes corporaciones municipales que se han sucedido durante este intervalo de tiempo hayan desoído las advertencias que desde este cuaderno electrónico y también –me consta– desde otros foros, se han venido realizando relativas a la irregularidad de esta rotulación.
  • Lástima que hayan tenido que ponernos coloraos para que finalmente el ayuntamiento, a instancias de Carles Mulet García, portavoz de Coalició Compromís en la Comisión de Peticiones del Senado, se haya puesto en marcha y subsanado esta anomalía.
¡Con lo fácil que habría sido retirar la placa sin tener que esperar a denuncias externas!

En fin, más vale tarde que nunca, aunque, ojo, habrá que estar atento no vaya a ser que nos queden por ahí otras placas por las que nos tengan que volver a llamar la atención.

Publicaciones relacionadas


lunes, 23 de abril de 2018

Nuevos artículos de Sánchez Rojas

A 1.639 –distribuidos en 114 publicaciones– ascienden ya los fondos hemerográficos que componen nuestra sección dedicada a la obra de José Sánchez Rojas a la que hoy incorporamos 7 nuevas cabeceras de prensa –con escasas colaboraciones de nuestro escritor– y 124 artículos que hemos encontrado después de efectuar un ajuste fino en una nueva búsqueda realizada sobre periódicos y revistas que ya habíamos consultado con anterioridad.
Tanto a unos como a otras –artículos y cabeceras– les destacamos en color rojo para indicar las nuevas incorporaciones, y en color azul para facilitar la localización de aquellas publicaciones que se hayan actualizado con la incorporado nuevos artículos.

lunes, 16 de abril de 2018

Catálogo Monumental de Salamanca

El Catálogo Monumental de España surgió en 1900 como una iniciativa conjunta de la Real Academia de la Historia y el Ministerio de Fomento con la que se pretendía promover la publicación de un inventario sistemático que reuniese por provincias cuantas obras de interés artístico o histórico se hallaban dispersas por todo el territorio nacional.
Para llevarlo a cabo se designó al arqueólogo e historiador Manuel Gómez Moreno (Granada, 1870 – Madrid, 1970) quien elaboraría los catálogos de Ávila (1901), Salamanca (1903), Zamora (1904) y León (1906-1908).
El cambio de titularidad en la dirección de la Academia y del Ministerio daría al traste con el desarrollo de aquel proyecto –posteriormente retomado, aunque de forma incompleta– y retrasaría hasta 1925 y 1927 la publicación de los catálogos de León y Zamora y a 1967 el de la provincia de Salamanca, que lo haría en dos tomos, uno con textos descriptivos de las obras catalogadas y un segundo con fotografías de algunas de ellas.
De este último catálogo –el de Salamanca– hemos extractado los textos e imágenes correspondientes a Alba de Tormes refundiéndolos en un único archivo que, en formato pdf, incorporamos a nuestra Biblioteca digital.


lunes, 9 de abril de 2018

Alba de Tormes en "Aquí la Tierra"

Aquí la Tierra es un programa de Rtve presentado por Jacob Petrus, de lunes a viernes, y por Quico Taronjí e Isabel Moreno, los domingos, que desde el 14 de mayo de 2014 se emite en La 1 en horario de 20:30 a 21 horas.
Su labor divulgativa ha sido reconocida con la concesión de diversos premios entre los que destacamos el Premio Ondas al mejor programa de entretenimiento 2017.
Recientemente uno de sus reporteros -Koldo Arrastia- se desplazó hasta Alba de Tormes para interesarse por la alfarería albense en un reportaje protagonizado por Tomás y Pepe Pérez que se emitió el pasado viernes, 06-04-2018, y que hoy replicamos.



miércoles, 4 de abril de 2018

Alba a comienzos del siglo XVIII (1)

Presentamos hoy un minucioso trabajo realizado por Jesús Gómez Criado, un maestro –ya jubilado– que, guiado por su afición a la historia, encontró en el archivo del consistorio albense un verdadero tesoro repleto de valiosos documentos entre los que pudo localizar las actas de multitud de reuniones del Concejo de Alba en las que investigar sobre diversos aspectos relacionados con su sistema de gobierno.

Con esta intención, durante uno de los veranos del inicio de la década de los 80, se desplazó a diario hasta Alba de Tormes para rebuscar en los viejos legajos de su archivo municipal y, desatando balduques y tomando apuntes, indagar en la documentación correspondiente a los primeros años del siglo XVIII –fecha elegida por representar un cambio de dinastía en la monarquía española– y obtener una riquísima información que quedaría depositada en una carpeta en la que, aunque nunca olvidada, ha permanecido hasta estos días en los que ha decidido compartirla con todos nosotros.

La extensión del estudio no aconseja su exposición en una única entrada, por lo que hemos acordado una publicación secuenciada a la que iremos incorporando nuevos capítulos –con fácil acceso a consultar los precedentes– para, finalmente, insertar el documento completo en nuestras secciones de Historia y Biblioteca digital albense.

Iniciamos, pues, la publicación de este interesantísimo estudio que viene a enriquecer el acervo cultural de Alba de Tormes, no sin antes agradecer a su autor la deferencia que ha tenido al darlo a conocer a través de este cuaderno electrónico.



ORGANIZACIÓN Y FUNCIONAMIENTO DEL MUNICIPIO DE ALBA DE TORMES A COMIENZOS DEL SIGLO XVIII
Jesús Gómez Criado


               “Soñé que un día la justicia fluirá como el agua y la rectitud como un río torrencial.
               Soñé aún hoy día que en todas las mansiones del Estado y en todas las municipalidades entrarán ciudadanos elegidos que harán justicia, amarán la piedad y avanzarán humildemente por los senderos de su Dios”.
               (Martin Luther King)

El conocimiento histórico de los municipios del Antiguo Régimen y, en concreto, del siglo XVIII antes de las reformas del rey Carlos III, además de satisfacer la curiosidad histórica, quizás también debería tenerse en cuenta, o al menos algunos de sus aspectos, como en el caso de Alba la figura del Procurador General del Común, a la hora de regular la organización municipal.
Leyendo las actas de las reuniones del Ayuntamiento de Alba a comienzos del siglo XVIII, podemos llegar a conocer la organización y funcionamiento del municipio de Alba de Tormes, que ofrece, además de las peculiaridades que tenía como cualquier otro de dicha época, la de ser el municipio de una villa de señorío. De esta manera se puede comprobar la interrelación existente entre la monarquía, el gobierno señorial y el régimen municipal.

I.-RELACIONES ENTRE EL MUNICIPIO DE ALBA Y LA MONARQUÍA
1.- Pago de los tributos reales.
a) Uno de los cinco (posteriormente serían sólo tres) regidores, el Diputado de Millones, recibía cada año el encargo de recaudar los “reales derechos de sisas y millones”, cobrando por dicho trabajo el 6% de todo lo recaudado. Para ello debía prestar, previamente, una importante fianza (“para lo cual, para ayuda de desempeños del lo que se debe de dichos tributos ha de anticipar seis mil reales”).
A veces se administraban conjuntamente por dicho Diputado, el Procurador General del Común y el Escribano. Cada uno tenía una llave del arca donde se depositaba lo recaudado.
El clero estaba exento de este impuesto de millones, tal como consta en un comunicado del Obispo de Salamanca al Concejo.
b) Los impuestos de “utensilios y donativos” para las tropas reales:
El impuesto de utensilios se recaudaba mensualmente, lo que suponía una verdadera sangría económica para la Villa y Tierra, sobre todo en los años de la Guerra de Sucesión, viéndose el Concejo obligado a recurrir a las más diversas vías para poder recaudarlo. En una ocasión se vende el trigo de la Alhóndiga, para que con lo que se recaude pueda atenderse al pago de los 60 reales por vecino, correspondientes al impuesto de utensilios del mes de octubre de 1711. En otra ocasión se paga con los fondos de las arcas municipales y en otro momento se solicita un préstamo.
El impuesto de donativos era pagado por todos los vecinos. No así el de utensilios, mucho más importante, del que estaban exentos los del estado noble.
En esta época de comienzos del XVIII son frecuentes también las recaudaciones de contribuciones reales extraordinarias para las tropas o para gastos y previsiones de la Corona.
c) Un impuesto que ofrece verdaderas peculiaridades en Alba es el llamado “tributo real sobre el derecho de el chapín de las serenísimas reinas y infantas”. Es un tributo accidental que se exige en caso de casamiento de personas reales.
Surge un conflicto entre el Duque y el Concejo a raíz del descubrimiento por uno de los Regidores en aquellos años, “en un hueco del Ayuntamiento”, de antiguos documentos, conteniendo privilegios de los reyes Alfonso VI, Juan II y su hijo D. Enrique, confirmados por D. Gutierre Álvarez de Toledo en 1443, que eximían al municipio del pago de dicho tributo, haciéndolo en su lugar la Casa de Alba. Sin embargo, estos privilegios habían sido olvidados y la Villa había pagado “por ignorancia” más de 60.000 reales por este tributo. Se le envía toda la documentación al Duque en 1720, quien contesta favorablemente para la Villa “atendiendo a lo que estimo a tan buenos vasallos”. Por tanto, en adelante será la Casa de Alba, y no los vecinos de Alba, quien lo pagará, según la contestación del Duque a la petición del Concejo.

2.- Servicio Militar.
Es el otro servicio, además del fiscal, que se presta a la Corona. La prestación del servicio militar es un deber general para los súbditos. Los vecinos acuden a la prestación de dicho servicio mediante el llamamiento concreto del Monarca al Concejo.
Así, a comienzos del año 1703 se recibió una Orden Real disponiendo que se elaborase el censo de milicias. El Ayuntamiento acordó elaborar las dos listas, la de los nobles y la de los innobles. El Procurador General del Común protesta para que las listas se hagan de forma que “sea declarado por noble y por tal asentado y en dichas listas puesto y declarado el que no estuviere antes de ahora admitido, conocido y declarado por tal”. Esta protesta del Procurador General, único representante del estado llano en el Ayuntamiento, se produce siempre que han de elegirse personas por ambos estados. Es de suponer que no siempre estaría muy claro el linaje de los vecinos.
Una vez hechas las listas, tenía lugar el sorteo de los soldados, para que se cumpliera la orden de un soldado por cada pueblo de cien vecinos.
El procedimiento del sorteo era decidido por los asistentes al mismo, previa deliberación, siendo diferente en cada caso y teniendo lugar con toda clase de formalidades y rigor (“para que sea manifiesto el que en materia tan reparable y de tanta importancia se procedió con debido arreglamento y que conste al público haberse en ello procedido sin pasión, fraude ni agravio”).
En cuanto al capitán de milicias que debía enviar la Villa y Tierra, la orden era que se propusieran tres nombres de nobles a la Junta de Guerra de Salamanca, a fin de que ésta eligiera a uno para “el empleo y plaza de capitán de la tal Compañía Nacional”, la que correspondía a la Villa y Tierra de Alba. Proponen, en este caso, a un noble de la Villa y dos de la Tierra (uno de Garcihernández y otro de Valdecarros) En el acta se destaca que la propuesta no fue por unanimidad, puesto que uno de los Regidores dio su voto a su hijo.
Hay que reseñar, por tanto, que el Concejo no nombra directamente al capitán de milicias, sino que lo hace el rey de entre la terna propuesta por el Concejo. Una vez nombrado por el rey, el capitán se presenta en el Ayuntamiento y acepta el cargo. El Concejo le admite al ejercicio de dicho cargo y le entregan las insignias militares.
En el mes de septiembre del mismo año tiene lugar otro sorteo de soldados, del que salen ocho soldados. El procedimiento es diferente del que había tenido lugar en abril.
El reclutamiento de soldados no se hacía de una manera periódica y homogénea, sino que dependía de las necesidades de cada momento, según la marcha de la guerra. En 1704 no tiene lugar sorteo alguno, si bien los ocho soldados del sorteo de septiembre del año anterior no se incorporaron hasta febrero del año 1704. Al año siguiente, en agosto de 1705, se reclutan 20 soldados (4 de la Villa y arrabales y 16 de la Tierra), según una orden de D. Francisco Ronquillo sobre las milicias. Al año siguiente se recibe una nueva orden sobre sorteo de soldados y lista de nobles del Marqués de Sobreville. En 1707 se realiza el alistamiento de 150 soldados de socorro, para los que se van a buscar a Madrid cien fusiles. Al año siguiente se realiza nuevo sorteo, con la peculiaridad de que ahora el sorteo no se hace por quintas, como en anteriores ocasiones, sino por décimas. El siguiente sorteo tiene lugar en 1710, ya que algunos soldados habían muerto y otros habían desertado. La orden viene del Marqués de Bay, capitán general de los ejércitos reales en Castilla. Estos soldados marcharán a la guarnición de Ciudad Rodrigo. En los últimos años de la guerra se reclutan otros ocho soldados de la Villa y Tierra a finales de 1711 y otros tres, en 1713. Posteriormente se reclutan los soldados de entre los desertores y vagabundos, procedimiento que no debió dar buen resultado, ya que en 1718 se hace de nuevo el sorteo de entre los 10 mozos solteros que había en la Villa y arrabales, disponiendo en la orden real que ya no se recluten desertores y vagabundos. El sorteo que se realiza en 1720 para el reclutamiento de dos soldados se hace con toda serie de formalidades y rigor.

3.- Repercusión económica de la Guerra de Sucesión en Alba.
Además de la cada vez más apremiante presión fiscal debida a los impuestos de utensilios y donativos, como consecuencia de dicha guerra, hay que tener en cuenta los gastos de alojamiento y tránsito de las tropas. Existía la costumbre de repartir estos gastos entre la Villa y Tierra por terceras partes, de la misma manera que se hacía para cualquier otro tipo de gastos: la Villa aportaba una tercera parte y la Tierra, las dos restantes (“se reparta su importe en la forma ordinaria por terzeras partes, conforme es estilo, para que por esta forma participando todos de el daño, coste y empresas, sea más soportable a los que por entonces las toleraron y soportaron, conforme se ha observado en semejantes otras ocasiones en los tiempos pasados”).
Así, en 1703 la Villa y Tierra de Alba tienen que aportar 150 camas para los cuarteles de Salamanca, donde hay 4.200 soldados. Al año siguiente, 1704, por orden del rey tiene lugar un repartimiento de paja para los ejércitos. La Villa y Tierra tienen que aportar 18.000 arrobas de paja, de 28 libras cada arroba, que serán llevadas a Ciudad Rodrigo en carros. En este caso la Villa no aporta una tercera parte, pues solamente llevará a Ciudad Rodrigo 80 carros de 30 arrobas cada uno.
En 1708 se recibe una orden de D. Francisco Ronquillo para que se envíen 18 obreros, durante un mes o más, a aderezar y reparar las murallas de Ciudad Rodrigo. Estos 18 obreros fueron también repartidos entre la Villa y Tierra. Se les pagaba un real al día, gasto con el que debía correr el pueblo de donde fuera cada obrero.
Estos gastos de alojamiento y tránsito debieron ser tan cuantiosos (en el invierno de 1712 se alojan cinco compañías del Regimiento de Jerez en Alba, asignándoles cinco casas para ello, y en 1720 se alojan durante dos días los 700 soldados del Regimiento de Infantería de Cuenca), que el Concejo se ve en la necesidad de solicitar al rey un descuento en los impuestos por la venta del vino tinto, descuento para poder atender a los gastos de alojamiento de las tropas.
Además de los impuestos de donativos y utensilios (estos últimos son exigidos por cada regimiento, como en 1710 por el Regimiento de Lombardía y por el Regimiento de Dragones), y además de los gastos de alojamiento y tránsito, hay que reseñar las contribuciones extraordinarias que ordena el rey para asistencia y abastecimiento de las tropas. Así, en 1708, por este motivo se han de recaudar 12 reales y 8 maravedís por cada vecino del estado general, y en 1711 han de aportar los mismos vecinos un real y medio.


Próximamente:
II.- RELACIONES ENTRE EL MUNICIPIO Y EL DUQUE DE ALBA.

miércoles, 28 de marzo de 2018

Los Judios

Y aquél sayón inhumano,             
que al dulce Jesús seguía             
con el látigo en la mano,              
¡qué feroz cara tenía!                   
¡qué corazón tan villano!              
(La pedrada, Gabriel y Galán)

 La Soledad –de Pedro de Mena–, el  Cristo de la Salud –más conocido por Cristo de San Jerónimo– e, incluso, La Dolorosa –de la escuela de Gregorio Fernández– son, sin duda, las imágenes más representativas de nuestra Semana Santa, sin embargo existen otras, menos valiosas, menos artísticas, que las complementan y que desde siempre han despertado un especial atractivo para la chiquillería albense. Estas no son otras que las popularmente conocidas como Los Judíos, y más concretamente el paso de La flagelación del Señor, al que la leyenda local siempre atribuyó un peso desmesurado y a cuyos personajes se les apodaron con  los nombres de otros similares de la iconografía pasional de la capital salmantina: Bocarratonera y Culocolorao.

 




                
"Bocarratonera"                                                          "Culocolorao"  

lunes, 26 de marzo de 2018

Aniversario del nacimiento de Santa Teresa

«En miércoles, 28 días del mes de marzo de 1515 años nasció Teresa, mi hija, a las cinco horas de la mañana, casi amaneciendo».
Alonso Sánchez de Cepeda

jueves, 22 de marzo de 2018

Camino de la estación

 Alba de Tormes
1954

CAMINO DE LA ESTACIÓN
José Luis Miñambres

       No es frecuente una vista fotográfica desde el Camino de la Estación, por donde el Tormes baja impetuoso, arrastrando en su corriente mimbreras y bardas, dejando atrás las tierras de La Maya y Sieteiglesias. Por eso es ésta una imagen distinta: es éste un Alba mutilado por su zona del mediodía. No existe el Castillo ni el Torreón se lanza hacia la orilla del río. Por eso, es otro Alba. Alba sin castillo…no es la villa. Tal vez aquí se vea un Alba diferente, más acartonada y dispersa en su cabellera vegetal, que la rodea con sus árboles. Este Alba es el Alba descarnado, algo pobre, a fin de cuantas. No se aprecian las ruinas de la Basílica y está ausente la torre de San Pedro. La falda del poniente albense luce sólo ruinas. Excepcionalmente, El Espolón se muestra enhiesto en su terraza y fragante en su jardín superior. Casi al fondo, la Fábrica de los Moros, domina y encauza el furor de las aguas del Tornes para el ejercicio de la molienda diaria. 
       El Alba de la foto es también un Alba residual, como de aprovechamiento de cascotes pretéritos y viejos. Alba resulta trasnochada, creciendo con el Tormes, dividido por el puente, sin verja; con un carro que, lento e indolente, parece dirigirse hacia el Palacio, destino señero en otros tiempos. Ese destino agazapado entre las carreteras de la Estación, Valdemierque y Salamanca, con la curva del Ventorro y los restos del viejo puente. 
       Camino de la estación, a contracorriente del Tormes, otro carro rueda con indolente parsimonia. Es un carro de mulas, en nada parecido a los gloriosos carros de bueyes que luciera Alba en otros tiempos. Tal vez camina a la estación para recoger encargos ferroviarios. Con su paciencia cansina deshará el camino, hasta llegar a la Posada, junto a la iglesia de San Pedro. Y así, indolente y sufrido… seguirá girando el mundo. Como el tiempo infinito.

viernes, 16 de marzo de 2018

Gracias por seguir ahí, amigos

Y con este que hoy cumplimos son ya diez los años que nos mantenemos en red, diez años que continuamos actualizando, al menos semanalmente, nuestras publicaciones, diez años que perseveramos en la búsqueda de nuevos contenidos que incorporar a nuestro proyecto de consolidar un repositorio documental que contribuya a la divulgación de la historia, la cultura y las tradiciones de Alba de Tormes y sus gentes.
¿El futuro?… Ese le iremos descubriendo día a día. De momento aún nos quedan temas en la recamara.

jueves, 8 de marzo de 2018

Los danzarinos de Alba

Fuera de inventos, los albenses somos charros y nuestros abuelos vistieron los trajes clásicos de la charrería. Y pasearon aquel empaque orgulloso con olor a rancio por nuestras calles hasta que el progreso y la revolución industrial los desterró para siempre.
(Jesús Mª García, Libro-programa de fiestas de Alba de Tormes, octubre 2015)

A principios del siglo XX tenemos que remontarnos para tratar de esta agrupación que, con el nombre de La Charrada, adquirió notoriedad no solo por su gracia y acierto –que también– en la ejecución de las danzas charras, sino, y fundamentalmente, por haber sido uno de los grupos participantes en las Fiestas Reales organizadas con motivo de la boda de Alfonso XIII con Victoria Eugenia de Battenberg celebrada el 31 de mayo de 1906 en la madrileña basílica de San Jerónimo el Real.

Para festejar el enlace regio se programaron una seria de actos que despertarían gran interés y una masiva afluencia de público. Entre ellos, un concierto en el Teatro Real, una fiesta literaria, una expedición automovilística entre Barcelona y Madrid, distintos bailes de sociedad, una corrida de toros, una retreta militar, una batalla de flores,… y un certamen musical en el que participarían los danzarinos de Alba que hoy recordamos.

Todas las sociedades seleccionadas para este certamen debían estar en Madrid, a disposición de la Comisión Organizadora, el día 1 de junio, y para ello los danzarinos de la agrupación albense, encabezados por su Presidente –Fidel Criado Miguel «Machaquito»–, partieron en la mañana del 31 de mayo con dirección a la capital del Reino ignorantes de los acontecimientos que allí se desarrollarían.

Efectivamente, a las 13:55 horas de aquel día, cuando el cortejo nupcial se dirigía desde la iglesia de los Jerónimos al Palacio Real, sufrió un atentado mediante una bomba que, oculta en un ramo de flores, fue arrojada desde uno de los balcones del nº 88 (hoy 84) de la calle Mayor. Los Reyes resultaron ilesos, pero murieron cerca de 30 personas y más de cien resultaron heridas.

En estas circunstancias llegaron nuestros danzarinos a Madrid. Resulta difícil imaginar los apuros y peripecias que pasarían al comprobar que nadie les hacía caso y sentirse abandonados en las calles de una ciudad desconocida que se encontraba sumida en un indescriptible revuelo.

No obstante, y aunque, en un primer momento, se suspendieron algunos de los actos programados, no ocurrió igual con el certamen musical, que se celebraría en la tarde del 4 de junio en la antigua Plaza de Toros de Goya (situada en los terrenos en los que actualmente se levanta el pabellón de los deportes madrileño) y en él participaron la rondalla La Logroñesa; los orfeones Juan Bravo (Segovia), Pamplonés, Los Amigos Tintoreros (Barcelona), BurgalésUnión y Concordia (Gerona), Asturiano (Gijón), La Oliva (Vigo), Sociedad Artístico-musical (Pontevedra), El Áncora (Tarragona), La Vega (Valencia), y los madrileños Círculo Católico Obrero de San José, Eco de Madrid, y Fraternidad Castellana; así como grupos de bailadores de Ciudad Real, Zaragoza y Alba de Tormes.

En el mismo destacaron los orfeones de Pamplona y Vigo, el grupo de baile de Zaragoza y La Charrada albense, que sería subvencionada, por el gobierno de la nación, con 1.000 pts. y cuyos componentes, tras unos días de estancia en Madrid, regresaron a la vera del Tormes con algunas pesetas en sus bolsillos y una aventura que contar.


Eran integrantes de esta agrupación, entre otros, «Mallares»,Víctor Martín, Urcisino M. Miguel, José «El Soldao», Miguel González, Águeda Cuesta, Manuel Romero, Mateo Crespo «Sr. Polainas», Antonio Flores, Tinito «El Colchonero», Gustavo Martín, , Francisco Gómez, Isidoro Hernández «El Redobla», José Rodríguez, Jesús Aparicio, Andrés Gonzalez «Bocachica», Miguel Sánchez, Luis Sierra, Isidro Hernandez Rodriguez «El Monjo», Felipe García, Jesús Amores, Cesáreo Moro, Rosa «La Partera»



Desconocemos la fecha de creación de este grupo de bailadores albenses o si lo hizo ex profeso para participar en el certamen real madrileño. Tampoco sabemos de su duración, ni cuando se disolvió. Las últimas noticias que tenemos de él hacen referencia a su participación, con similar éxito al obtenido en Madrid, en un festival celebrado en la plaza de toros de Salamanca en las ferias y fiestas de aquel mismo año de 1906.

Bibliografía:
  • El Día de Palencia, 18-05-1906
  • Heraldo de Tarragona, 18-05-1906
  • La Voz de Peñaranda, 19-05-1906
  • El Noroeste, 05-06-1906
  • El Imparcial, 06-06-0906
  • La Cruz, 06-06-1906
  • El Adelanto, 17-06-1906
  • La Basílica Teresiana,15-12-1907
  • Programa de fiestas de Alba de Tormes, Octubre 1992
  • Wikipedia

miércoles, 28 de febrero de 2018

Nuestras fiestas en 1931

Posiblemente fuese el desempleo la principal preocupación de aquel primer ayuntamiento republicano albense, o al menos así parece desprenderse de las crónicas de las fiestas de Santa Teresa publicadas a lo largo del mes de octubre de 1931 en distintos números de El Adelanto en las que se aprecia un especial énfasis en destacar la celebración de la Fiesta de la flor –una cuestación en la que se entregaba un flor natural a cambio de un donativo– y de una novillada, ambas actividades destinadas a recaudar fondos en beneficio de los obreros sin trabajo de la localidad.

Al margen de esta apreciación, resulta significativo comprobar la similitud, al menos en las formas, de las publicaciones relativas a Alba de Tormes en la prensa de entonces y en la de hoy, en las que encontramos, de forma habitual, noticias complementadas de manera superflua con verdaderas retahílas, antaño de nombres, hogaño de fotografías, que, suponemos, atienden más a objetivos comerciales que a intereses informativos.

                           
06/10/1931                                                      20/10/1931                                                     22/10/1931

viernes, 23 de febrero de 2018

Adios a Venancio Blanco



En memoria de Venancio Blanco (Matilla de los Caños del Río, 13-03-1923 – Madrid, 22-02-2018), un artista que, a través de Santa Teresa, siempre mantuvo una estrecha ligazón con Alba de Tormes.

miércoles, 21 de febrero de 2018

El teatro


Antiguo teatro de Alba de Tormes 
"Teatro del Hospital"
(Patio de butacas, palcos y gallinero)
Foto: Gombau (1929)

FLOTA UN EXTRAÑO DESASOSIEGO
José Luis Miñambres
León, Febrero de 2018

          Allá se encuentra, junto la iglesia románica de Santiago, con torres antiguas del románico mudéjar, del viejo ladrillo que sigue ensalzando la belleza románica tan pura. A su vera surgió, como de las honduras de la tierra, el hospital de peregrinos, refugio ancestral para los hombres desolados del Camino. Pasaron los siglos y (tal vez, por efectos de los avances sociales) al lado del viejo hospital se instituyó un teatro que, más tarde, se transformaría en el símbolo de la luminotecnia: un cine ocupa ahora su lugar que fuera antaño escenario de sueños e ilusiones.
          Así debieron conocerlo ese público, en esencia femenino, que mira a la cámara como si observara un mundo distante, lejano. Los rostros de las mujeres, mayoritariamente, están obnubilados por efectos del calor y, quién sabe, de una extraña vergüenza. Las bellas columnas y las lámparas iluminadas intensifican su dolor o una extraña e ignota vergüenza. ¿Qué pueden lamentar las mujeres en su mirar? ¿Acaso un íntimo pudor que, sin culpa, nace del fondo del alma?  
          De ahí puede surgir ese inesperado desasosiego en su mirada y tal vez en sus manos laboriosas ¿De dónde habrán venido esas mujeres?. Quién lo sabe: de Alba, seguramente, sin el apoyo humano y valiente de los hombres. O de las llanuras cubiertas de pedernal del viejo Terradillos; o del Carpio lejano y antiguo, dejando la casa abandonada, con pesar seguramente. Y ¿por qué no de ese Amatos de peñas próximas a los milenarios Arapiles?
          Todo es lo mismo: la misma vida y su sorpresa al verse reflejadas en la máquina de fotografía. Por ello germina su silencio y su dolor y, ¿por qué no su alma campesina, suspirando por otros horizontes?

martes, 13 de febrero de 2018

Informe ISPA

ISPA (Información Salarial de Puestos de la Administración) es un sistema del Ministerio de Hacienda y Función Pública que comprende tanto las retribuciones de puestos de trabajo de las entidades locales como las percepciones de sus cargos electos. Su finalidad es facilitar una información homogénea que permita que sus datos puedan ser comparados y agregados para obtener una adecuada visión de conjunto.
Este informe se elabora en base a la información facilitada (a año vencido, por lo que no está disponible hasta mediados del siguiente año) por las distintas entidades locales al sistema, y consta de:
  • Relación individualizada de percepciones de cargos electos de los ayuntamientos agrupada  en cuatro listados: uno con las cantidades percibidas por los alcaldes, un segundo con las percepciones de los concejales, otro con la relación de las entidades que han comunicado que ningún miembro de la corporación municipal ha percibido cantidad alguna por el ejercicio de su cargo, y un tercero con la relación de los ayuntamientos que no han facilitado ninguna información. 
  • Relación individualizada de las percepciones de los cargos electos de las Diputaciones Forales y Provinciales, Consejos Insulares y Cabildos Insulares. 
  • Cuadro resumen de las retribuciones asignadas a los puestos de trabajo estructurales de funcionarios de los ayuntamientos, diferenciando bandas salariales por grupos/subgrupos y tamaño de los ayuntamientos. 
  • Cuadro resumen de las retribuciones asignadas a los puestos de trabajo estructurales de funcionarios de las Diputaciones, Consejos y Cabildos insulares y bandas salariales por grupos/subgrupos y tipo de entidad. 

Utilizando los datos disponibles en el último informe publicado –el correspondiente al año 2016– hemos confeccionado un ranking provincial con los veinticinco municipios salmantinos que despuntan por el montante total de las cantidades percibidas por sus cargos electos y también por la distribución de ese montante entre el número de habitantes censados en cada uno de ellos a 1 de enero de 2017, lo que nos permite conocer el coste de nuestro Ayuntamiento –algo que ya sabíamos– y compararlo con los de nuestro entorno.