viernes, 22 de marzo de 2019

Programa de fiestas 1967

Una exhibición de patinaje artístico, partidos de baloncesto, minibasket, balonmano, hockey sobre patines, campeonato de pedestrismo, trofeo de ciclismo, gimkana hípica, velada de boxeo en la pista municipal,… eran algunas de las novedades que aportaba una nueva corporación municipal, encabezada por Eduardo Acevedo, a nuestras festividades patronales de octubre de 1967 que ahora rememoramos al revisar la edición digital del programa de fiestas de aquel año que ya está disponible para cuantos quieran consultarlo.

sábado, 16 de marzo de 2019

Aniversario

Según un estudio realizado por la web educativ.wikispaces la vida media de un blog es de 15 meses y medio, aunque otros datos afirman que la mayoría de ellos –en torno al 95%– se clausuran antes del primer año. Normalmente, el motivo fundamental del cierre viene determinado por el hastío de sus autores cansados de actualizar periódicamente sus publicaciones o de buscar noticias que puedan interesar. Esto último, la localización de nuevas materias, se acentúa en los blogs temáticos –como es el caso– en los que el transcurso de tiempo incrementa enormemente la dificultad de descubrir nueva documentación y nuevos contenidos.
Pues bien; en contra de lo dicho anteriormente, y a pesar de todas las dificultades –que son muchas–, aquí seguimos..., y aquí seguiremos mientras no perdamos la ilusión.

jueves, 7 de marzo de 2019

La gran riada

No siempre el Tormes, a su paso por Alba, ha sido el río tranquilo y apacible que actualmente conocemos. Antes de la construcción del pantano de Santa Teresa –cuyas obras finalizaron en diciembre de 1960– su caudal aumentaba considerablemente durante los meses invernales y en algunas ocasiones sus aguas perdían el sosiego con el que ahora discurren y tras anegar la dehesa,  aceñas y huertos ribereños, pasaban embravecidas bajo los ojos del puente.
De aquellas crecidas nos han llegado algunas referencias que se remontan a los años 1256 –la más antigua que se conoce– o a 1626, también llamada de San Policarpo, que en la noche del 26 de enero llegó a sobrepasar las murallas de la villa y causar importantes estragos en la ciudad de Salamanca; y también otras, de las que apenas si tenemos noticias –salvo las de su existencia–, ocurridas en los año 1500, 1739, 1743, 1840, 1855, 1881, 1905, 1909, 1947, 1948… o esta del 18 de febrero de 1936 de la que se conservan algunos documentos gráficos y una reseña publicada en el diario El Adelanto del día 23 de aquel mismo mes y año, en la que se describe la inundación de la fábrica de luz  –regentada por Bernabé Reyes– y otras industrias albenses y también el valeroso rescate de los habitantes de Las Huertas protagonizado por los hermanos Enrique (Portus) y Juan (Sapaña) Polo Barba.


          

          


miércoles, 27 de febrero de 2019

Fonda Elpidio



LA HOSPEDERÍA DE ELPIDIO Y EL CASINO
José Luis Miñambres

          Sólo el tiempo y la luz transforman los colores y las viejas construcciones surgidas a su arrimo, evocando su muerte y el olvido. Ambos edificios lucen en la foto con su temple erecto y pétreo. De piedras escogidas por doquier, quizá allá en las orillas de Las Canteras o cerca de los Coladeros, donde brilla el barro de futuros cacharros y pucheros. No sabemos de dónde serán pero sí que no proceden de los cantos rodados en las orillas del Tormes. Ni de los Rolladales de Amatos; ni de los Arapiles.

          El blanco y negro suscita la pasión de lo eterno. Y ahí está el recuerdo de la Fonda de Elpidio, con solidez arquitectónica, junto al Casino. No sabríamos decir qué edificio fue el primero: ¿El Casino con sus fiestas y saraos, buscando el amor? ¿O…la fonda de Elpidio celebrando el ágape de los nuevos esposos uncidos con la coyunda amorosa? Quién sabe.

          Y ha habido variación vegetal en las plantas que tapan la fachada. El negro, sin embargo, impide saber su clase arbórea, pero se mantienen enhiestas en su salvajismo, símbolo, acaso del verdor.

          A quien esto escribe, algún personaje le anticipó la magnificencia del sarao de su boda. Y el futuro cumplió la profecía. Qué tiempos aquellos, que guardan celosos, los sentimientos y el pasado. Se ha dicho siempre…non omnis moriat

martes, 19 de febrero de 2019

Nuevo acercamiento a la obra de Sánchez Rojas

102 nuevos artículos, la mayoría de ellos localizados en La Voz de Guipúzcoa y en la revista argentina El Hogar –aunque también, y de modo casi testimonial, en algunas otras cabeceras a las que hemos tenido acceso– constituyen la nueva actualización de nuestra sección dedicada a la obra del escritor albense José Sánchez Rojas que, con estos que hoy incorporamos y tras una laboriosa tarea de búsqueda, con la que pretendemos continuar, ya alcanza  un total de más 2.700 publicaciones originales suyas.

lunes, 11 de febrero de 2019

Programa de fiestas 1965

Una original carrera de camareros se incluía como «nuevo deporte» entre las actividades a desarrollar durante las fiestas patronales de octubre de 1965 que, junto a un artículo sin firma relativo a los duques de Alba y santa Teresa, el ya habitual de Antonio Álamo -Cronista Oficial de la Villa-, y los consabidos reclamos comerciales, se anunciaban en el programa de fiestas correspondientes a aquel año que hoy reeditamos en formato digital.

lunes, 4 de febrero de 2019

Alba de Tormes a comienzos del siglo XVIII (6)

ORGANIZACIÓN Y FUNCIONAMIENTO DEL MUNICIPIO DE ALBA DE TORMES A COMIENZOS DEL SIGLO XVIII
Jesús Gómez Criado

I.- RELACIONES ENTRE EL MUNICIPIO DE ALBA Y LA MONARQUÍA. (Leer)
II.- RELACIONES ENTRE EL MUNICIPIO Y EL DUQUE DE ALBA. (Leer)
III.- CARGOS DEL GOBIERNO DEL  MUNICIPIO. (Leer)
IV.- LA COMUNIDAD DE VILLA Y TIERRA DE ALBA. (Leer)
V.- OFICIOS ADMINISTRATIVOS. (Leer)


VI.- OFICIOS RELACIONADOS CON LA AUDIENCIA.
Aparte del Corregidor, entre cuyas funciones estaban las relacionadas con la Administración de Justicia, como quedó expuesto en el capítulo III de este trabajo, dedicado a los cargos concejiles, existían estos otros oficios:
1.- Alguacil Mayor de la Audiencia.
El oficio era ejercido por uno de los regidores siendo compatible con el oficio de Regidor. Era nombrado por el Duque al mismo tiempo que le nombraba regidor perpetuo “en consideración de los servicios de vuestros padres y abuelos”. Por tanto, el oficio era vitalicio, aunque en el nombramiento se hiciera constar que lo era “por el tiempo de mi voluntad”.
Sus funciones consistían en “distribuir todos los mandamientos para la Administración de Justicia en la Villa y Tierra. Si no pudiera por su persona lo hagan sus tenientes”.
A veces se le encomienda alguna comisión.
2.- Tenientes de Alguacil Mayor.
Aunque en la cita anterior se habla de “tenientes”, no está claro que existieran dos o uno solo.
Era nombrado por el Duque, aunque en una ocasión fue arrendado el oficio por la viuda del anterior Teniente durante un año.
Ayudaba al Alguacil Mayor en la realización de sus funciones o, quizás más probablemente, le sustituía en muchas de ellas.
3.- Procurador de Causas.
En los primeros años lo nombraba el Duque de entre los ciudadanos más relevantes del estado general. Posteriormente, el Duque daba poder a alguna persona o a alguna institución, como al Convento de las Carmelitas Descalzas, para que arrendasen el oficio a quien “más les beneficiare”. Tomaba posesión ante el Ayuntamiento.
El arrendamiento solía hacerse por un año, aunque se renovase. De todas formas, duraba poco tiempo.
Las funciones encomendadas a este oficio eran: “Cumplirá con la obligación de su oficio en todas las causas, negocios y dependencias de su manejo, fundamentalmente atendiendo a la defensa y solicitud de sus partes y de las viudas, huérfanos y menores, pena de resarcir los daños y perjuicios que por su omisión y defecto se ocasionaren”. No era exactamente un antecedente de nuestro actual Defensor del Pueblo, más bien parecía ser un abogado de oficio, pero puesto por el poder.
En el año 1722 es nombrado por el Duque el Procurador de Causas añadiéndole otra función; además de padre y defensor de menores, huérfanos y de otras personas pobres e imposibilitadas, ahora también es tasador de los derechos judiciales de la Audiencia.
Las funciones de tasador consistían en tasar, previamente a los pleitos, los derechos de los escribanos, alguaciles y demás oficiales de la Audiencia. Pero, en cuanto a él, “no debe pretender derechos en los negocios de personas pobres”.
4.- Escribano o escribanos de la Audiencia.
Aunque en el párrafo anterior, referido a las funciones de tasador del Procurador de Causas, se hable de escribanos, en plural, parece ser que sólo existía un escribano, puesto que al nombrar el Duque en una ocasión escribano en la Audiencia se dice que el cargo estaba “vaco”.
Antes del nombramiento había realizado un examen.
5.- Ministros numerarios o de número.
Eran elegidos por el Duque y sus funciones eran análogas a las que realizaban en el Ayuntamiento los porteros del mismo.
En una ocasión se les encomienda la misión de notificar a los justicias y concejos de los lugares de la Tierra que paguen lo que deben a la Alhóndiga. Por esta misión cobraron por legua recorrida.
6.- Alcaide de la cárcel.
Era nombrado por el Ayuntamiento, quien se reserva el poder de “moverle y quitarle con causa o sin ella”. De hecho, así ocurre en una ocasión.
Antes de tomar posesión y prestar juramento, debía presentar la correspondiente fianza. Era un requisito siempre rigurosamente exigido.
Vivía en la última planta de las Casas Consistoriales. La cárcel estaba abajo.
7.- Alcalde de la Hermandad.
Era nombrado también por el Ayuntamiento al comienzo de cada año, cuando se renovaban los oficiales menores.
Tomaba posesión ante el Ayuntamiento al mismo tiempo que lo hacían el resto de los oficios anuales. Se le entregaba una vara, insignia de justicia.
Sus funciones eran “conocer de todos los casos y causas que contienen capítulo de hermandad”, “administrar jurisdicción en los casos de Sexmos de que puede y debe conocer según leyes de estos términos y el cuidado y vigilancia que debe tener en la aprehensión de los malhechores y en visitar y recorrer los caminos y despoblados”. En resumen, su misión se circunscribe al mantenimiento del orden público fuera de la Villa; es decir, en caminos y despoblados.
Se le da poder para que nombre “ministros quadrilleros” de su satisfacción que le asistan y acompañen.

Poximamente 
VII.- OFICIOS PROFESIONALES Y ARTESANOS.