viernes, 16 de mayo de 2008

Los Junkos

Los Stones de Alba
En los 60 Los Junkos osaban tocar Rhythm & Blues en la villa ducal.

A mediados de los 60, la fiebre del rock and roll se había extendido ya desde la capital a los pueblos de la provincia de Salamanca. A Los Abejas de Bejar – de los que ya hemos hablado- se fueron añadiendo otros conjuntos, muchos de gran calidad. Entre ellos destacan Los Junkos, de Alba de Tormes. Su historia es representativa de las “difíciles” relaciones que existían entre los jóvenes músicos pop y la autoridad competente, por más que esta organizara concursos anuales en el Pabellón de Deportes.

En 1965 cuatro amigos se reunían por las tardes a tocar sus guitarras españolas. Sus nombres eran Paco García Arnés, alias Capone (punteo), Jesús Nieto, apodado La Fiera (rítmica), Isidro González Cavi (batería) Y Manolo Patrocinio Moreno (bajo).

Tras un año de rascar y rascar, Cavi, que hasta entonces marcaba el ritmo sobre mesas y sillas, consiguió que su padre le comprara una batería Twister, casi de juguete, mientras que sus compañeros adquirieron a José Luis Ingelmo, dos guitarras y un bajo Jomadi, procedentes de Los Escorpiones. Los amplificadores eran caseros y construidos por un hermano marista. Afortunadamente, gracias a las facilidades del tío Manolo, pudieron enseguida cambiar estos trastos por un Music Son de bajos y un magnífico Fender por el que salían las guitarras de Paco y Jesús, así como por una batería Sonor, de mucho mejor sonido que la “sartén” anterior.

De los Beatles a los Stones


El grupo se formó bajo la influencia de los Beatles y Los Brincos, cuyas canciones les enseñaba Ángel Chin, organista de Los Vanadiors hermano de Paco, su punteo. Sin embargo, pronto evolucionaron hacia una línea más dura, más stoniana. “Se nos daba bien el Rhythm & Blues, por lo que nos especializamos en temas de los Rolling Stones y de un grupo alemán llamado Los Vampiros”, afirma Cavi.

Gracias a su buen sonido y a los oficios de Pedro Nieto, Perry, manager del grupo y hermano de su otro guitarrista, les fue fácil actuar en el Hotel Colón de Béjar, en Plasencia, en otros pueblos de la provincia de Cáceres y en Peñaranda junto a sus amigos Los Penbrac.
"Nuestros únicos rivales era eran Los Crashers”, afirma Perry. “Su estilo era similar al nuestro, pero en muchos lugares nos preferían porque a diferencia de ellos, no hacíamos ascos a tocar cumbias, pasodobles, jotas y otra música de baile”. Por ello el conjunto gozó desde el principio de una excelente acogida allá donde actuaba. Sin embargo, fueron frecuentes sus colisiones con la autoridad competente. Y no hay que olvidar que la autoridad competente tenía mucha autoridad en la España de Franco.
El primero de estos choques tuvo lugar en Fermoselle, localidad zamorana junto a Portugal. Según Cavi, “el mando de la Guardia Civil correspondía a un capitán. Como estábamos en un pueblo fronterizo, éste utilizaba una gorra de plato, distinta al habitual tricornio. Recuerdo que me crucé con él a las cuatro de la mañana, tras la actuación. Yo estaba muy alegre por la ingestión etílica y la perspectiva de pillar la pasta. Así que, no se me ocurrió otra cosa que gritar a mis compañeros ¡qué viene el sereno!”. El resultado fue que, aquella noche durmieron en la casa cuartel, y que solamente la abandonaron tras abonar la multa correspondiente.

Más grave fueron sus diferencias con algún cacique de su pueblo. “Teníamos un contrato para tocar en carnavales en Guijuelo y nos iban a pagar 18.000 pesetas” asegura Perry. “Pero nos dejamos convencer por nuestros padres para actuar en El Casino de Alba por 17.000. Se daba la circunstancia de que el presidente del casino y el alcalde de la villa ducal era la misma persona. Como no estaba allí, firmamos el contrato con el vicepresidente. Al regresar, el señor alcalde (y jefe local del Movimiento) estimó que no quería vernos allí y que de lo firmado nada. Tras varios rifirrafes en los juzgados, se instó a nuestro abogado a retirar la demanda porque nunca íbamos a ganar. Además, el secretario del gobernador civil en persona, nos aconsejó que dejáramos la música puesto, decía, no se nos iba a permitir extender el comunismo por los pueblos en que tocábamos”. Y así, a solo dos años de comenzar, acabó para siempre la carrera musical de los Junkos.

El destino posterior de los miembros del grupo ha sido muy diverso. Manolo Patrocinio trabaja actualmente en una oficina bancaria de Sevilla, Paco, de relaciones públicas en Ibiza, Isidro González es funcionario del Ayuntamiento de Santa Marta, mientras que Jesús Nieto falleció.


ooooOoooo

Hasta aquí el reportaje que firmado por Víctor G. Villarroel y publicado el 3 de enero de 2007 en El Adelanto de Salamanca reavivó el recuerdo de unos y despertó la curiosidad de otros.

Hasta aquí su historia, pero... ¿y su música? ¿Qué pasó con su música? ¿Como recordarla?

Alguna vez pudimos oírla en la Perdiz donde en ocasiones Daniel reproducía una cassette; pero fundamentalmente ha llegado hasta nosotros gracias a Cavi quien hace algún tiempo me facilitó una copia en formato CD.


Para nostálgicos y curiosos hoy iniciamos aquí una serie de entregas con diversos temas musicales que ellos interpretaban. Activa el sonido de tu equipo, pincha en la flecha de la barra del reproductor y disfruta del sonido de Los Junkos, emblemático grupo musical albense de los años 60.

8 comentarios:

  1. Los primeros rivales de los Los Crashers fueron sin duda Los Vanadiors, a quienes derrotaron por dos veces en dos concursos musicales. Me refiero a los primeros Vanadiors, conjunto músico-vocal, como se decía entonces, compuesto por Javi, Angel Luis, Paco y Manolo. Los Junkos creo que no existían, o al menos no eran conocidos a nivel provincial, en el momento de separarse los primeros Vanadiors

    ResponderEliminar
  2. Convendría que la gente que escribe en los foros, sea cual sea el tipo de foro, fuese un poco más seria y se informase bien antes de publicar nada para no decir cosas que no fueron verdad o decir cosas poco claras que inducen a error.
    Se puede entender la pasión familiar que pretende inmortalizar algo que apenas si existió... pero, por favor no cambiemos ni mezclemos ...

    Se barajan y mezclan ahi nombres sin sentido ninguno, al menos para los que fuimos testigos directos por haberlo vivido muy de cerca.
    Hablan ahi de la música de los 60 salmantina mezclando Abejas con Junkos, Junkos rivales de Crashers pero por favor si cuando estos dos grupos, Abejas y Crashers andaban por Salamanca o Béjar eran los años 65 y 66 y estos Junkos nadie los había oido, no hay mas que tirar de hemeroteca.
    Por otro lado mezclar Abejas con Junkos me parece un disparate pues
    los primeros formaron un grupo bastante bueno lo mismo que Crashers y Vanadiors donde había componentes que además de ser muy buenos músicos "per natura" muchos de ellos tenían una sólida formación de Conservatorio.

    Incluso el Anónimo que corrige y puntualiza después, el día 8 de octubre de 2008, parece que tampoco tiene my claro el panorama musical de la época pues dice:
    "Los primeros rivales de los Los Crashers fueron sin duda Los Vanadiors, a quienes derrotaron por dos veces en dos concursos musicales"
    NO, perdone usted que le corrija, no fueron Los Crashers quienes derrotaron a sus rivales Los Vanadiors sino Los Vanadiors quienes derrotaron a Los Crashers en aquel famoso concurso celebrado en el Teatro Bretón, a lo largo de varios meses.
    SI estoy, sin embargo, de acuerdo con usted en que Los Junkos no existían cuando los primeros Vanadiors se separan allá por el año 1968.

    En cuanto a la vinculación de Ángel Chin con éstos como organista de Los Vanadiors no se produce hasta el año 1970 o 1971 o sea que no tiene ningún sentido lo que se dice al respecto.

    ResponderEliminar
  3. Convendría, anónimo que me precede, que cuando escriba comentarios en ésta página lo haga desde el respeto y no se permita la ligereza de acusarnos de falta de seriedad, poco rigor informativo, escasa claridad y dudosa credibilidad. En todo caso, si considera que el reportaje que aquí se reproduce adolece de esas cualidades, debería dirigirse a su autor, Víctor G. Villarroel, quien como un capitulo más de su “Historia del pop y del rock en Salamanca” lo publicaba en el diario salmantino El Adelanto el día 3 enero de 2007. Nosotros, desde esa pasión familiar de la que habla, nos limitamos a transcribir literalmente lo allí publicado y a facilitar la descarga de la reseña original al tiempo que comprobamos que su contenido coincide con buena parte de nuestros recuerdos.

    ResponderEliminar
  4. ANONIMO del 13 de septiembre de 2011

    Tal vez deba puntualizar algo sobre el escrito de ayer:

    1 - En primer lugar mis disculpas si se ha sentido ofendido usted pues mi intención no era ésa, ni muchísimo menos.

    2 - Puede que, efectivamente, debiera haberme dirigido al autor de tales comentarios y reitero mis discculpas pero éso no cambia un àpice todo lo que dije y que podría vover a repetir.

    3 - En cuanto a que el Sr. Victor Villarroel sea el autor de tales afirmaciones para mi, insisto, no cambia absolutamente nada.

    4 - Tengo un gran respeto y admiración por este periodista y el trabajo que ha llevado con este libro me parece muy interesante sin embargo sí que puedo decir que tal vez haya pecado de un poco de ingenuidad o posiblemente de buena fe pues él se ha basado en muchas ocasiones exclusivamente en lo que le han contado cada uno de los grupos entrevistados y por tanto tampoco quiero culpabilizarle de la posible falta de veracidad de algunos datos que pueda existir en su libro.

    5 - Pienso que lo que voy a decirle a continuación usted ya lo sabe o debería saberlo: en la época de la que hablábamos, años 65 y 66, el Sr. Villarroel tendría como mucho 7 u 8 años y mucho me temo que poco vivió de esto de lo que habla en su libro por tanto créame que el mencionado libro no es ni más ni menos que una labor de investigación periodística.

    Para finalizar, ya sabemos que la historia escrita en general siempre es bastante parcial, nunca fue objetiva, lógicamente depende de la intencionalidad de quien la escribe.

    Y precisamente por esto último debo agradecerle muy sinceramente el que me haya permitido hacer. aquí en su página , las matizaciones que en honor a la verdad hice en mi escrito de ayer.

    Muchas gracias por su respeto

    ResponderEliminar
  5. Vale... todo muy bonito pero nadie hace mención al grupo que realmente marcó un antes y un después. Primero porque fueron los verdaderamente pìoneros en ese incipiente mundillo y sus actuaciones en el Avenida de Salamanca, el Club 91, etc. (Años 65/66). Tenían, si cabe, más mérito por la deficiente calidad de los instrumentos. Pero... pronto pudieron adquirir un "instrumental" ya bastante bueno. Hablo de Guitarras Fender, Bajo Hofner, Vox, Farfisa, micros Shure, etc. Y segundo, porque fueron los realmente vencedores del último festival rockero (O Musico Vocal como se decía) en el Palacio de Deportes de Salamanca. Ante grupos como decis: Vanadiors, Soles>>hijo de Crashers, etc. etc. Corría el año 1968.
    Este grupo, como me imagino ya habeis deducido eran LOS REJAS (http://www.losrejas.com/losrejas).
    Y no se puede desmerecer el entusiasmo, ilusión y trabajo de todos estos pioneros del rock salmantino.TODOS SON IMPORTANTES. Y todos tienen su mérito en las aportaciones que en esos años hicieron a la música.
    Desgraciadamente, algunos de ellos, al menos de los que pasaron por Los Rejas, por un motivo u otro han fallecido. Que sirvan estas lineas de merecido homenaje.

    ResponderEliminar
  6. Pedro cuando empeze a leer tu comentario crei que estabas hablando de nosotros (Los Principes )lo digo por el equipo que has mencionado y por los sitios que has mencionado....no se la edad que teneis los que haceis estos comentarios yo tengo 66 años y toda aquella me pillo con 20 años...tambien recuerdo que entre todos aquellos grupos que habeis mencionado esa rivalidad que decis...existia muy buen royo...creo que todos os acordaris de amado fue el que fundo el grupo y continuo en la musica hasta el dia que fallecio empezo con Los Princepes y fallecio tocando y dirgiendo uno de los grupos actuales Latinos Show

    ResponderEliminar
  7. Me gustaria saber que fue del inicial grupo los Vanadiors (Angel Luis,Javi, Manolo y Paco) en los 70 fui su representante y toqué tambien con ellos durante un tiempo en fiestas de Verano en Plasencia,Aldeadavila, Zamora como vocalista. Y actuamos en Radio Salamanca en un programa de Monia Hernandez. Por motivos prfesionales me distancie de ellos, Aunque con Manolo mantuve una relación de amistad durante mas tiempo. Si alguien se acuerda de esa epoca y tiene alguna foto de aquellas actuaciones me gustaria me lo hiciera saber.Ah por cierto mi nombre es Pepe. Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Hola Pepe. Entro muy de tarde en tarde en esta página y no había leido tu comentario. Si que recuerdo a Los Vanadiors pues con todos ellos había muy buen rollo. Es más con alguno de ellos,(Angel creo recordar), una vez disueltos ellos y los Rejas, toqué alguna noche en una Sala de Fiestas que no recuerdo el nombre. Creo que era Atenas o algo así)
    Si que es cierto que fueron años muy bonitos, y en los que al margen de la rivalidad musical, que a la vez servia de acicate, había muy buen rollo personal entre todos. Y por supuesto, nunca se puede menospreciar el trabajo y la ilusión de todos los que participaron en aquellos incipientes inicios que con más ilusión que medios convirtieron a Salamanca en el germen para que luego surgieran grandes músicos y grandes grupos. Pero las "roderas" fueron marcadas por todos estos grupos: Los Rejas, Los Crashers, Los Vanadiors, Los Vivas, Los Soles,LSD 125, Los Clavos, Los Principes, Los Junkos, etc. Se quedaran algunos nombres en el tintero pero para ellos también el reconocimiento de sus aportaciones

    ResponderEliminar

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.