martes, 21 de diciembre de 2010

Alba de Tormes al Día nº 14 y 15

...............
Entrega doble la que hoy efectuamos al incorporar a nuestra hemeroteca los números 14 y 15 de la revista Alba de Tormes al Día, donde Wences Moreno adquiere un destacado protagonismo en la edición de octubre y, como no podía ser de otra manera, nuestras fiestas patronales en honor de Santa Teresa de Jesús en la de noviembre, en la que se insertan reportajes sobre el desarrollo de los actos más significativos y se presta una especial atención a la visita de la Duquesa de Alba acompañando a su hijo Cayetano, a la sazón pregonero oficial de las de este año.

10 comentarios:

  1. Hay halagos que duelen, porque la realidad los convierte en una gran mentira.
    Me ocurrió cuando oía un párrafo del discurso de Cayetano en la plaza, y me ha vuelto a acurrir ahora, al leerlo de nuevo. Me revuelvo por dentro.
    Porque, ni cerrando los ojos, puedo encontrar algo parecido a lo que expresa el hijo de la Duquesa: "...la explosión de la modernidad define vuestra arquitectura asombrosa (me viene a la mente la reforma de la basílica) y vuestra vida de trabajo, también vuestra prosperidad y vuestro futuro. El Gran Duque de Alba, Fernando Álvarez de Toledo, se sentiría muy orgulloso si pudiera contemplar hoy vuestros trabajos y vuestros días." (¡¡¡De verdad???)
    Y me vienen a la mente el Espolón, iglesias y casas señoriales desaparecidas, el paro, la suciedad de las calles, ambiente cultural bajo mínimos,...
    Sus palabras son como una bofetada por lo que debería ser y no es.

    ResponderEliminar
  2. Palabrería hueca, discursos vacíos de contenido, verborrea para halagar las orejas de mentes obtusas...
    Por tu higiene mental, pecosa, deberías evitar leer semejantes chorradas propias de esa casta de individuos-florero que únicamente sirven para figurar en espectáculos banales.
    Porque sabemos que la realidad es otra bien distinta.

    ResponderEliminar
  3. Cuanto odio hacia la nobleza.

    ResponderEliminar
  4. Algunos se empeñan en sacar todo de sus quicios....un pregón de fiestas es un pregón de fiestas y punto. Tienen que echar flores...aquí y en todas partes...hubo en otros tiempo quien decía haberse quedado admirado de la iglesia de San Miguel...o pregones de pago (aunque indirecto) como el de Juanito Navarro....Claro que tenemos futuro, claro que el espolón se está arreglando, claro que hay en marcha un plan de conservación de lo que queda del casco histórico...dañado hasta la pasada legislatura de forma brutal e impune por un ayuntamiento soberbio e insensible y unos ladrilleros sin gusto alguno...Todos tenemos que mirar al frente, dejar atras las rencillas localistas, dejar de lado los politiqueos vacíos que no conducen a ninguna parte. Trabajar por el pueblo , hablar siempre bien de él, gastar en el pueblo, invertir en el pueblo, salir a divertirse en el pueblo....no tirar piedras contra nuestro tejado y después quejarnos de lo rotas que están las tejas....
    Felices Pascuas. Cornezuelo.

    ResponderEliminar
  5. Para el Anónimo de las 12:31, he comentado lo que sentí cuando oía y leía un párrafo concreto del pregón. No lo critico, si lo hiciera, mi crítica iría en otros varios sentidos muy diferentes.
    Estoy de acuerdo con casi todo lo que dices, ya me he expresado en otros comentarios, ese es el camino a seguir, "tirar" todos juntos y en la misma dirección para poder avanzar.
    Pero no es fácil, tu mismo te contradices cuando hablas de dejar atrás las rencillas y al mismo tiempo criticas de forma muy dura y despectiva.
    Reconocer y valorar la situación de Alba, sus carencias, errores de unos y otros, dificultades,etc, no debe de servir para decepcionarnos, paralizarnos y enzarzarnos unos contra otros. La verdad y la crítica son necesarias, aunque duela. O podría ser Alba como el rey del cuento, al que todo su pueblo alababa lo hermoso y bien hecho que estaba su traje cuando en realidad iba desnudo.

    ResponderEliminar
  6. No por hablar siempre bien de tu pueblo es quererle más y mejor. ¿Por qué a algunos les molesta tanto la crítica que se hace de determinadas cuestiones?
    Queda muy bonito lo de estar todos unidos y remar juntos en la misma dirección pero eso es engañoso,falso, pues habrá temas en los que así sea y otros en los que la discrepancia abrirá nuevos horizontes que posibilitarán nuestro progreso.
    En cuanto al pregón... ha habido de todo, buenos, malos y regulares... Entre el de Corredera, por ejemplo, y esta chorrada, hay una diferencia abismal... Claro que algunos valoran más el envoltorio que el contenido... y así nos va.

    ResponderEliminar
  7. Muy bien anónimo...pero las discrepancias en casita.....hacia afuera: unión y trabajo....De acuerdo el de Corredera de los mejores..pero corredera solo hay uno y ya lo dio....A veces para promocionarse y crecer hay que acudir a personalidades, envoltorios de relevancia pública.

    ResponderEliminar
  8. ¡Menudo envoltorio! Vale que pelotees a tu jefa en el ayuntamiento, pero mira que tambien pegar lametazos a la duquesa y al hijo. Añoras demasiado otra epoca y asi nos luce el pelo.

    ResponderEliminar
  9. Al anónimo de las 19.40...no merecerías que te contestase por desorientado y faltón....no obstante lo haré por una íntima vergüenza torera, porque "intelectuales" como tú me durarían en un cara a cara dialectico menos que un pastel en la puerta de las Isabeles. Ni he peloteado en mi vida a Yañez ni pretendo hacerlo a la actual alcaldesa, si quisiera pelotear daría mi nombre y apellidos o iría de vinos con ellos por todas las tabernas...Tampoco tengo el gusto ni el interés por lamer nada a la Señora Duquesa ni a su hijo, de quienes por cierto me siento orgulloso de que lleven el nombre de Alba por todas partes. Veo que desconoces su trayectoria y su importancia cultural y social, o lo que es peor sólo lo conoces por los programas del corazón.
    Los comentarios de gente como tú son los que arruinan proyectos como los de este blog, gente que tira la piedra y esconde la mano tratando de echar un poco de su propia mierda al vecino...Si efectivamente así nos luce el pelo con personas como tú que seguramente entras en esta página con la insana intención de hacer una pequeña y gratuita propaganda política. Para tu información no trabajo en el Ayuntamiento, ni siquiera vivo en Alba de Tormes y sí, añoro otras épocas, las de mi infancia, las de mis correrias por las calles del pueblo, la de mis paraisos perdidos...hasta que no se toma perspectiva no se sabe qué es eso....y si, nos luce el pelo, cada vez un poquito más, con ayuda de todos, cada vez más brillo, a pesar del desprestigio de algunos, a pesar del destrozo del mobiliario urbano, a pesar de que cualquier proyecto en ese bendito pueblo no obtenga más que críticas, a pesar de el urbanismo que hemos sufrido en la última década...a pesar de todo nos luce el pelo y tenemos condiciones de que brille más....pero no nos damos cuenta. Yo, en lo que puedo, ya aporto mi granito....
    Concluyo diciéndote que no volveré a contestarte, aunque salgas por los cerros de úbeda o por el camino de las estrellas...no lo mereces.
    cornezuelo

    ResponderEliminar
  10. Hay demasiada arrogancia en las palabras del anónimo de las 11:41. Los retos dialécticos no los suelen ganar los extremistas, y tanto el anónimo al que contestas como tú mismo lo parecéis.
    La crítica es no solo lícita, si no también necesaria para evitar que los que nos mandan hagan lo que están haciendo en Alba ahora mismo por ejemplo: vetar a los que piensan diferente y colocar en empleos públicos a familiares de su partido político.
    ¿Tendríamos que callarnos ante la injusticia? ¿Quién da mala imagen para Alba de Tormes, los que cometen la injusticia o los que la denuncian?
    El auténtico valor de este blog es su verdadera libertad, y no creo que se vaya al traste por ello, ni siquiera por opiniones como las tuyas, que son tan respetables como las de los demás.
    El nombre con el que terminas tu comentario no parece el de la bella fuente albense, si no el del hongo del centeno.

    ResponderEliminar

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.