miércoles, 10 de mayo de 2017

Adiós a Pepe Rueda

Se nos fue a la otra orilla, como a él le gustaba decir, José Sánchez Rueda, un "albense del siglo XIX, nacido en el XX y no adaptado al XXI".

Enamorado de Alba de Tormes, donde nació un 9 de agosto de 1930, se licenció en derecho por la Universidad de Salamanca trasladándose, poco tiempo después, a Madrid donde desarrollaría su actividad profesional alejado de su tierra natal a la que regresaría en 1986 y donde iniciaría una intensa y entusiasta actividad cultural y literaria.

Fundador de la la Asociación Cultural Sánchez Rojas y de la revista Cornezuelo,su labor en defensa del patrimonio cultural albense sería reconocida en el año 2000 con la concesión del “Premio ASCUA”.

De su pluma salieron sugestivas y evocadoras semblanzas de algunos albenses que le precedieron, al menos dos libros, Recuerdos y esperanzas (Salamanca, 1992) y Al margen del Quijote (Salamanca, 2004), así como numerosos artículos en periódicos y revistas  no solo de Alba, sino también de Salamanca y Almería, provincia en la que residió los últimos años de su vida y donde ha fallecido en el día de hoy.

1 comentario:

  1. Ángel González Pérez11 de mayo de 2017, 13:01

    En un breve espacio de tiempo se nos han ido tres figuras representativas: Julián Moreiro, Fernando Jiménez y ahora Pepe Rueda. La cultura albense se está quedando cada vez más huérfana, mustia, deshabitada, yerma...
    Vuelvo a recordar los versos que Moreiro le dedicó en un tiempo que hoy se nos antoja remoto:
    Albense hasta con encono,
    -que más allá nadie queda-
    es Don José Sánchez Rueda,
    a quien su exceso perdono
    -pese a no tener templanza-
    siempre y cuando no se exceda
    nunca más en sus semblanzas.

    Te seguiremos releyendo.

    ResponderEliminar

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.