martes, 29 de diciembre de 2009

Una institución centenaria.

Casi se nos escapa el año sin hacer mención alguna a una institución albense que en este 2009 que ahora termina alcanza sus 100 años de existencia.

Nos estamos refiriendo al Casino de Alba de Tormes (merecedor, sin duda, de un posterior y más exhaustivo estudio), cuya fundación ya venia siendo objeto de consideración desde noviembre de 1907 por algunos vecinos quienes “desarrollaron la idea, y desde luego acordaron, con el deseo de procurar algún mejoramiento a esta villa, constituir, con las personas que se adhirieran una Sociedad Civil Anónima para la construcción de un edificio capaz para instalarse un Casino y Fonda de nueva planta…”

En el mes de enero de 1909 se materializaría legalmente esta idea con la constitución, ante notario, de la Sociedad Civil Anónima LA UNION, la redacción de sus estatutos, (a los que podríamos considerar como el primero de sus Reglamentos) y la posterior construcción de un nuevo edificio que cambiaría radicalmente el aspecto de nuestro Bulevar (antigua plazuela de la Concepción) que, años más tarde, sería glosado por Antonio Álamo en su Senda Emocional de Alba de Tormes.

«Dos edificios –el “Casino” y el “Palacio de la Vizcondesa”- dan al “Bulevar” todo su aire cosmopolita y romántico: cosmopolita, por sus hechuras y formas elegantemente sencillas y sencillamente elegantes…, por su sincera esbeltez…, por su arrogancia ciudadana; romántico por sus verjas y por sus acacias…»

Lamentablemente ese aire cosmopolita y sobre todo ese aire romántico se perdería definitivamente cuando, en la pasada década de los ochenta, la piqueta reducía a bloques de viviendas estas sencillas y elegantes edificaciones.

Entre tanto el edificio promovido por la Sociedad Civil Anónima La Unión alcanzaría los objetivos que impulsaron su construcción y se convertiría, desde el 4 de enero de 1914, en la sede del Círculo de la Amistad de Alba de Tormes (popularmente conocido como Casino y actualmente alojado en un nuevo edificio levantado sobre el mismo solar) y albergaría a lo largo de su historia distintos establecimientos hosteleros, así como diversas dependencias administrativas (Auxilio Social, Organización Sindical…)

. . . . . . . . . . .
. . Constitución. . . . . . . . ......... . . . . . . . . . . . . Reglamento 1982

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.