sábado, 14 de septiembre de 2013

Fray Hernando de Talavera

En el próximo capítulo de Isabel, serie emitida  por rtve1 en la noche de los lunes, entra en escena Fray Hernando de Talavera, histórico personaje relacionado con Alba de Tormes en cuyo monasterio de San Leonardo profesó como monje jerónimo.
Confesor de Isabel la Católica y Consejero Real, fue una de las personas más influyentes de la Corte, donde adquirió un especial protagonismo en las negociaciones entabladas entre la Corona  y Cristóbal Colón  para financiar la expedición a las Indias Orientales que culminaría con el descubrimiento de América. 
Emparentado con los Álvarez de Toledo (se le presume hijo bastardo de García Álvarez de Toledo y Ayala), su biografía se resume en la placa que la fundación de esta familia le dedicó en el año 1986 y que se encuentra expuesta en la toledana colegiata de San Juan de los Reyes con el siguiente literal:

«A Fray Hernando de Talavera (1430-1507) Familiar y protegido de los Álvarez de Toledo, señores de Oropesa, niño cantor de la Colegiata de Talavera de la Reina, catedrático de la Universidad de Salamanca, monje jerónimo en San Leonardo de Alba de Tormes, prior de Nuestra Señora de Prado de Valladolid, confesor de Isabel la Católica y su consejero real, supremo organizador de Castilla a finales del siglo XV, obispo de Ávila y administrador de Salamanca, impulsor de la Gramática Española de Nebrija, examinador de los proyectos de Colón y su protector, reformador de la nobleza y de las órdenes religiosas, primer arzobispo de Granada, santo alfaquí apóstol de los moriscos, modelo para la evangelización de América, detractor y, finalmente, víctima de la Inquisición, varón integérrimo y castellano perfecto, fraile escueto de ayunos y tipo ideal de obispo, ...»


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.