viernes, 16 de octubre de 2015

El birrete de Santa Teresa

De sobra es conocido por los albenses que son dos las ocasiones al año en las que abandona su clausura la imagen procesional de Santa Teresa. Lo que quizás no todos sepan es que en cada una de ellas lo hace ataviada con distintas vestiduras y diferentes birretes. Así, si en agosto podemos verla tocada con un modesto birrete de seda confeccionado en 1902 por la religiosa Cándida María de Jesús –fundadora de la Congregación de las Hijas de Jesús–, en octubre luce sus mejores galas y ostenta el lujoso birrete elaborado –con metales nobles– por el orfebre Félix Granda y costeado mediante suscripción nacional por las mujeres españolas, que le fue impuesto, junto a la pluma de oro, en la mañana del 8 de octubre de 1922 por los reyes de España, Alfonso XIII y Victoria Eugenia, en un emotivo acto celebrado en la Basílica Teresiana.

          

Publicaciones relacionadas:

          

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.