domingo, 11 de noviembre de 2012

Diario de la defensa y evacuación del castillo de Alba de Tormes: Miércoles, 11 de noviembre de 1812

«DIARIO DE ESTA COMISION

Día 11 de noviembre. Al amanecer rompió su marcha con esta columna desde la ciudad de Salamanca para la villa de Alba de Tormes el referido don José de Miranda guiándose por la parte interior del río, respecto á que la exterior se hallaba ocupada por el ejército enemigo y llegando como á las tres de la tarde encontró una división de ingleses y portugueses al mando del general John Tameter, colocados sus puestos avanzados á la salida del pueblo en el campo de Amatos, y los del enemigo como á dos tiros de fusil: seguidamente pasó á entregarse del castillo que era guarnecido por ingleses y portugueses con orden de quedar en él, si antes de retirarse el ejercito no los relevaban tropas españolas.

El titulado castillo era un antiguo palacio del duque de Alba situado en la altura de la villa sobre la cabeza del puente, dominando el pueblo y la pradera de san Gerónimo: los enemigos en el año de 1809, ya por el local como por un torreón de toda consistencia, lo fortificaron para asegurar guarnición que conservase el puente y la villa, la cual en repetidas ocasiones pasó de tres mil hombres, inclusos algunos caballos, y cuatro piezas de cañón para jugar en batería. En el año de 1812, obligados a abandonar el Tórmes retiraron todo su tren dejando intacto el edificio y fortificación, que quemó y destruyó enteramente el brigadier don Julián Sánchez apenas aquellos lo evacuaron: así fue, que sólo existía la torre con varios portillos al pie, y paredes viniéndose á tierra por sí solas como pasadas con el incendio; y aunque el general Castaños mandó al corregidor de Alba don José Escudero lo reparase, supuesto debía quedar en él una guarnición, le contestó ser totalmente imposible, que no había cubierto alguno, y que cualquiera tropa sería  víctima de las ruinas que subsistían.»


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.