domingo, 24 de marzo de 2013

Jorge de Alba, seudónimo de José Sánchez Rojas

No fue algo habitual, ni mucho menos permanente. En realidad se trata de un reducido número de artículos (apenas si hemos localizado 36) en los que José Sánchez Rojas utilizó éste seudónimo, y lo hizo en dos publicaciones salmantinas: El Castellano y El Diario -ambas dirigidas por Candido Rodriguez Pinilla- en las que, durante el año 1904, compaginó sus colaboraciones firmando unas como José Sánchez Rojas y otras como Jorge de Alba.

De igual forma, en uno de estos periódicos (El Diario, 02-marzo-1904), aparece una reseña suscrita por Jorge Sánchez que también atribuimos a Sánchez Rojas, aunque en este caso no podríamos hablar de seudónimo puesto que estaría utilizando una identificación real. (Recordemos que su verdadero nombre era José Jorge Sánchez Domingo).

Como circunstancia curiosa, encontramos en una misma edición (El Castellano 29-julio-1904) dos colaboraciones del periodista albense signadas, una con su firma habitual, y la otra con su seudónimo. 

La consulta de estas publicaciones (y de estos artículos) ya puede realizarse en la sección que dedicamos a la obra de Sánchez Rojas, a la que también hemos añadido nuevas cabeceras y nuevas colaboraciones que, al igual que en otras ocasiones, y para una mejor localización, destacamos con las indicaciones “Nuevo” ó “Actualizado”.


           



1 comentario:

  1. ¡Esto engancha!. Doblemente interesante, además de los artículos de Sánchez Rojas, leer los contenidos que rodean estos artículos nos permite conocer parte del pasado reciente de nuestro país.
    (Por cierto, ¿por qué tengo la impresión, leyendo estas páginas, de que estamos en un peligroso retroceso social y cultural....?

    ResponderEliminar

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.