domingo, 1 de noviembre de 2009

Un barrio en el olvido

Ninguno de los albenses que aquella mañana del 15 de octubre de 1896 salían de sus casas y ataviados con sus mejores galas subían por la calle de San Juan, la de San Pedro, o por la calle Colada para asistir a la Misa de la fiesta de Santa Teresa en la iglesia de la Madres, podían imaginar que antes de transcurrido un año se verían forzados a abandonar definitivamente sus hogares para que, una vez derribados, sirviesen de solar en el que erigir un nuevo templo en Alba.

Todo comenzó aquella mañana y en aquella Misa Mayor a la que asistían, entre otros Prelados, el Nuncio de Su Santidad en España, y en la que el Obispo de Salamanca, Tomás Cámara, pronunció sus ya memorables palabras:

«Santa Teresa nos pide un templo..., ¿se lo negaremos?...»

Tras ellas Alba pareció despertar de su modorra y letargo de siglos. Junto al Obispado salmantino, la Parroquia de la villa, encabezada por su Arcipreste, y más tarde Obispo, D. Juan Antonio Ruano; el Ayuntamiento presidido por D. Juan Escudero, otras instituciones locales y provinciales; así como profesionales y particulares entusiastas de la idea, se pusieron de inmediato manos a la obra.

El proyecto fue encargado al arquitecto Enrique María Repullés y Vargas con la premisa de conservar la iglesia y el Convento de las Madres y ponerlos en comunicación con el nuevo templo, que debería ser no solo grande «sino suntuoso» y construido «de piedra todo. ¿Qué menos para Santa Teresa?».


La proliferación de casas en los alrededores del convento planteaba la primera dificultad ya recogida por Repullés en sus estudios preliminares.

Resultaba necesario “hacer sitio” a la nueva Basílica para que pudiera quedar unida a la antigua iglesia/convento. En sus inmediaciones se encontraban, de una parte, la iglesia de San Juan, la Plaza Mayor y el Ayuntamiento de la Villa; de otra, el convento e iglesia de los Frailes y la iglesia de San Pedro, y por último, de otro lado, una pintoresca barriada que descendía por la ladera, desde la trasera de las Madres hasta el rio, formada por casas, con sus correspondientes corrales y cercados, en las que habitaban pescadores y modestos trabajadores, y en la que también se asentaba un colegio privado de segunda enseñanza, al parecer de escasa o nula utilidad.

Conocidas las distintas alternativas nadie en Alba dudaba cual sería el lugar elegido, y, efectivamente, tal y como todos pensaban, y a pesar de la enorme oposición de los vecinos a enajenar sus hogares, y a la dificultad que para la cimentación de la obra representaba salvar el desnivel existente, el lugar elegido para levantar la Basílica Teresiana fue el ocupado por una pequeña parte de la huerta de las Madres Carmelitas y por la práctica totalidad del pintoresco barrio de pescadores y gente humilde al que antes aludimos.

Con inusitada rapidez, y para hacer frente al pago de las correspondientes indemnizaciones y justiprecios, el Ayuntamiento de Alba de Tormes suscribió un empréstito por un importe de 50.000 pesetas y procedió a la expropiación forzosa de un total de 41 de estas casas, que conformaban una manzana completa y parte de otras tres.

En la mañana del 16 de octubre de 1897 se inauguraron solemnemente las obras, iniciándose las tareas para la completa explanación del solar y apertura de zangas para los cimientos, y el 1 de mayo de 1898, apenas año y medio después de concebida la idea, se celebró la ceremonia de colocación de la primera piedra.

Finalmente, con la ampliación de la tapia del Monasterio Carmelitano hasta la calle de San Pedro, se perdieron las últimas «casucas» que quedaban en el lateral derecho de esta calle y junto a ellas la ermita de la Cruz, donde se custodiaban los “judíos” y de donde salían los “pasos” de las procesiones de Jueves y Viernes Santos.

Y así, de esta guisa, en las postrimerías del siglo IXX desapareció la totalidad de esta barriada junto con algunas de las calles y plazas que la articulaban:
  • Calle Colada I.- Paralela de la calle de San Pedro (Hoy Padre Cámara), comunicaba la Plaza de Santa Teresa con la calle Caldereros (Después llamada calle de la Marquesa de Squilache y en la actualidad Caídos por la Patria).
  • Calle Colada II.- Discurría entre la calle de San Pedro, justo por encima de la ermita de la Cruz, y la calle de San Juan (Actualmente Sor Mariana de San José) que por entonces llegaba hasta la calle Caldereros.
  • Plazuela de la Pavía, o plazuela de la Parra, situada al finalizar la calle del Horno.
  • Plazuela de la Corralada, formada por la intersección de las calles Colada I y Colada II
Y así, de esta misma guisa, cambio para siempre la fisonomía de Alba de Tormes que, desde entonces, recibe a cuantos a ella se acercan con el saludo de un ambicioso y secular proyecto inacabado.

 Alba de Tormes.
Vista general previa al inicio de las obras de la Basílica Teresiana

Bibliografía:
  • E.M. Repullés y Vargas. El Lábaro. 27 de agosto de 1897
  • La Basílica Teresiana. 15 de noviembre de 1897
  • Proyecto de Basílica a Santa Tersa de Jesús en Alba de Tormes. Memoria descriptiva. La Basílica Teresiana. Publicaciones comprendidas entre los meses de Mayo – Diciembre del año 1900
  • E.M. Repullés y Vargas. La Ilustración Española y Americana. 30 de marzo de 1908
  • La Esfera. 4 de septiembre de 1915
  • José Sánchez Rojas. El Tormes 02 de marzo de 1930
  • Revista “Viajar”. Edición enero 2009

8 comentarios:

  1. Como siempre la hipocresia de la Iglesia,hacer lo contrario de lo que dicen,en otras palabras ,quitar al que menos tiene para quedarselo,y no contentos sigen pidiendo para la construcion .
    SALUD Y RESPETO PARA TODOS

    ResponderEliminar
  2. Así se construyó la historia en el año 34

    ResponderEliminar
  3. Y después la quema de iglesias y todo lo que sabemos.

    ResponderEliminar
  4. Anda y se te ha olvidado el golpe de estado contra la Republica legitima que produjo el PSOE, por medio de Indalecio Prieto y Largo Caballero.

    ResponderEliminar
  5. Y TAMBIEN EL GOLPE DE ESTADO DEL 36 ,ANTE UN GOBIERNO ELEGIDO DEMOCRATICAMENTE ,Y NO OS OLVIDEIS DE LA POSICION DE LA IGLESIA SIEMPRE AL LADO DEL SOL QUE MAS CALIENTA,Y QUE ME DECIS DE LA PERDIDA DE DERECHOS EL CUAL LA IGLESIA SIEMPRE HA ESTADO DE ACUERDO PARA PODER IMPLANTAR SU DOCTRINA,LA "DOCTRINA DEL MIEDO ".
    ALGO TAMBIEN TENDRAN QUE DECIR LAS MUJERES QUE DURANTE CUARENTA AÑOS NO HAN TENIDO NI VOZ NI VOTOS,SI EL MARIDO LA PEGABA EL CURA LA ACONSEJABA QUE PUSIERA EL OTRO LADO.
    EN FIN QUITAROS LA VENDA
    SALUD Y RESPETO PAR TODOS

    ResponderEliminar
  6. y las reuniones de ugt y el psoe en los locales de las iglesias cuando éstos eran ilegales... vamos a ver, un poco de cordura, que sólo vemos una parte majetes

    ResponderEliminar
  7. Nunca habia visto una imagen de Alba sin la Basilica, ni tampoco de la antigua torre de la iglesia de San Pedro.
    Gracias Gerardo. Muchos de los documentos que nos ofreces en esta pagina son realmente importantes

    ResponderEliminar
  8. ANONIMO DE LAS 15:12,no te lies una cosa es que un cura en particular hiciese la vista gorda pero me extrana que fuese de manera desinteresada porque como dicen por aqui;"rosquilla de monja ,fanega de trigo"y otra cosa es de parte de quien esta y ha estado la jerarquia eclesiastica,y lo mas fuerte es que tenian que esconderse para tener una reunion.
    SALUD Y RESPETO PARA TODOS

    ResponderEliminar

Las opiniones aquí reflejadas corresponden a los comentaristas y no representan, necesariamente, las del autor de Entre el Tormes y Butarque, quien se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, bien por utilizar un lenguaje indecoroso, emplear descalificaciones personales, ser repetitivos o introducir argumentos al margen del tema de debate.

En caso de que no desee revelar su verdadera identidad se sugiere que utilice un alias o nombre ficticio, lo que agilizará el debate y permitirá identificar claramente la autoria de las opiniones que quieran ser rebatidas o corroboradas por otros comentaristas.